China impone nuevas medidas para frenar la especulación inmobiliaria

El Gobierno chino anunció hoy nuevas medidas para frenar la especulación inmobiliaria en grandes urbes del país, como Pekín o Shanghái, en las que se vende suelo nuevo a promotores de vivienda sin dar salida previa a terrenos más antiguos.

Aquellas ciudades que tengan un inventario de casas vacías igual o superior a tres años de ventas no podrán vender más terrenos para la construcción de pisos hasta no dar salida a dicho inventario, informó este jueves el Ministerio de Vivienda y Desarrollo Urbano-Rural en un comunicado.

La nueva restricción, impulsada también por el Ministerio de Tierra y Recursos, obligará a las ciudades y municipios con más de un millón de habitantes a elaborar planes trienales y quinquenales sobre el uso de la tierra para fines inmobiliarios y hacerlos públicos a finales de este mes de junio.

Según el reporte gubernamental, en el primer trimestre de 2017 se vendieron un total de cinco millones de metros cuadrados en grandes ciudades como Pekín, Shanghái y Cantón, un 98 por ciento más que en el mismo período del año anterior, la cifra más alta desde 2015.

El Banco Popular de China (central) anunció en marzo el aumento de depósitos para aquellos que quisieran comprar una segunda vivienda en Pekín, con el fin de paliar la burbuja inmobiliaria, algo que ya había hecho en otoño de 2016 en Shanghái.

Otras medidas han sido aprobadas desde otoño de 2016 en una veintena de ciudades más como Tianjin o Nankín, donde las autoridades locales aumentaron la oferta de terrenos y reforzaron la vigilancia de los capitales con el objetivo de controlar la escalada de los precios inmobiliarios.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.