CCOO pregunta por qué no se reactiva la planta de Ros Casares de Esquivias

CCOO ha pedido a los administradores concursales del grupo Ros Casares y al grupo Gedesco Financen que aclaren por qué sigue cerrada la planta de Esquivias (Toledo), a pesar de que ha transcurrido casi un año desde que un juzgado de Valencia resolvió el concurso de acreedores.

En una nota de prensa, el sindicato ha demandado hoy a la administración concursal, al juzgado de lo Mercantil número 1 de Valencia y Gedesco Financen que aclare por qué no se ha reiniciado la actividad en la planta de Esquivias, cuyos trabajadores, que están en regulación temporal de empleo, están a punto de agotar sus prestaciones.

"Instamos a la Administración Concursal encargada de gestionar el concurso, al juzgado de lo Mercantil número 1 de Valencia, y a la empresa Gedesco a aclarar que es lo que está frenando la vuelta a la actividad de la planta de Esquivias, y a solucionarlo cuanto antes", ha reclamado Comisiones Obreras.

Asimismo, ha solicitado a las Administraciones públicas de Castilla-La Mancha "que se interesen por lo que está ocurriendo, que intervengan para ayudar a resolver esta situación".

Comisiones Obreras ha recordado que ha pasado casi un año desde que el juzgado de lo Mercantil número 1 de Valencia resolvió el concurso de acreedores en el que estaba desde 2014 Ros Casares, uno de los grupos metalúrgicos más importantes de España, que adjudicó al grupo valenciano Gedesco Financen la fábrica de Esquivias, con el compromiso de que mantendría los puestos de trabajo.

Sin embargo, los trabajadores "siguen sin noticias de su nuevo propietario", a pesar de las "innumerables" llamadas y correos electrónicos que está haciendo el comité de empresa a la Administración Concursal, al juzgado, a la adjudicataria e incluso al anterior propietario de la planta Francisco Juan Ros Casares.

Según el presidente del comité de empresa, José María Pantoja: "La única respuesta que recibimos es que 'la cosa avanza', pero el tiempo pasa, nuestra situación es ya insostenible y nos sentimos totalmente abandonados".

Pantoja ha añadido: "Cuando en abril del año pasado, a propuesta de los administradores concursales, el juez de lo mercantil de Valencia adjudicó a Gedesco la unidad productiva de Esquivias lo acogimos como la gran noticia que estamos esperando desde que Ros Casares entró en concurso de acreedores".

"Pero desde entonces, hemos visto como todas las unidades productivas de nuestra antigua empresa que no fueron liquidadas volvían a la actividad, menos la nuestra, la de Esquivias", ha lamentado el presidente del comité de empresa.

CCOO ha subrayado que esta fábrica de Esquivas, dedicada a la transformación de acero y fabricación de tubos y de todo tipo de estructuras metálicas, llegó a contar con cerca de un centenar de trabajadores, que con la crisis y la entrada en concurso del grupo se quedaron en poco más de una veintena.

En este sentido, el miembro de CCOO-Industria de Toledo José Félix Roldán ha destacado que la planta fue una referencia durante décadas para el sector industrial del acero y metalúrgico.

Roldán a apuntado también que cuenta con unas instalaciones "excelentes" por su ubicación y por la maquinaria de la que dispone; así como con trabajadores altamente cualificados y con gran experiencia.

Por ello, no se entiende que la planta siga cerrada, ha considerado Roldán, que ha denunciado que "nadie atiende a las peticiones de información del comité de empresa y de Comisiones Obreras".

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.