Álava pide que el CSN afronte "cualquier indemnización por reabrir Garoña"

El diputado general de Álava, Ramiro González (PNV), ha emplazado hoy a los miembros del Consejo de Seguridad Nuclear a que "paguen cualquier posible indemnización que pudiera derivarse" de la reapertura de la central nuclear de Garoña (Burgos).

González ha opinado durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Diputados que la posición del PP "es claramente favorable a la reapertura" de la central burgalesa y que un próximo Gobierno podría denegar la reapertura posteriormente, con lo que los propietarios de la instalación Endesa e Iberdrola podrían reclamar por lo tanto una indemnización.

Ante esta posibilidad González ha invitado públicamente a los miembros del Consejo de Seguridad Nuclear a que paguen esa posible indemnización, ya que "si quieren seguir amparando una decisión del PP, entonces que se hagan responsables personales de sus actos".

Asimismo ha asegurado que si los integrantes del Pleno del CSN están seguros de que hay razones técnicas para permitir la reapertura de la instalación, entonces "no tendrán ningún miedo a hacerse responsables de sus actos y afrontar las posibles indemnizaciones que podrían tener que pagarse".

Fuentes forales han confirmado a EFE que tanto el Gobierno Vasco como la Diputación de Álava se personarán conjuntamente "de manera inmediata" en el expediente de reapertura de Garoña, para mostrar su "disconformidad con cualquier acto administrativo encaminado a la reapertura de la central".

Si pese a los fundados motivos jurídicos no se permitiera la personación de la Diputación, ésta recurrirá, ha adelantado el diputado general.

El ejecutivo foral y el Gobierno Vasco solicitaron un informe jurídico sobre las posibilidades de actuación legal en el procedimiento de reapertura de la central, "ya que no se ha tenido en consideración la opinión de Álava en ningún momento".

El informe jurídico ha concluido que la entidad foral alavesa "tiene que ser parte en dicho procedimiento, ya que tiene un interés directo".

El Pleno del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) reunido ayer dio su visto bueno "por mayoría" a varios de los requisitos necesarios para que la central nuclear de Garoña (en Burgos), actualmente parada, pueda prolongar su actividad hasta el año 2031.

La decisión se produjo un día después de que nueve partidos con amplia mayoría parlamentaria enviaran una carta al presidente del CSN, Fernando Martí, y al resto de consejeros del órgano regulador, solicitando que se abstuvieran de aprobar nuevas resoluciones sobre la central burgalesa mientras no se haya formado un nuevo gobierno.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.