Empresas del IBEX

El Santander rebasará los 1.000 millones de beneficio trimestral con los dividendos en el foco

El Banco de Santander mejorará su resultado ordinario con la idea de apuntalar el dividendo. La sorpresa positiva podría saltar con el margen de intereses

Ana Botín, presidenta del Banco de Santander

El Banco de Santander logrará un beneficio neto en el tercer trimestre de 1.005 millones de euros, según las previsiones del consenso de analistas de Bloomberg. La entidad presentará sus cifras el próximo martes 27 de octubre.

No obstante, el grupo arrastra unas pérdidas atribuidas en el segundo semestre de 10.798 millones de euros, con lo que será prácticamente imposible dar la vuelta a la cuenta de resultados de aquí a final de año.

¿Qué más leer?

Santander desafía al coronavirus. Primer gran banco de la UE en proponer dividendos

Donde sí hubo números positivos hasta junio fue en el beneficio ordinario, que alcanzó los 1.908 millones de euros, aunque las pérdidas contables afloraron finalmente debido a las provisiones extraordinarias por el coronavirus. Generaron un cargo  (sin efecto en caja) de 12.600 millones de euros y provocaron las primeras pérdidas de su historia.

En todo caso, el banco confíó en la recuperación del beneficio ordinario y la recurrencia del negocio de cara al tercer trimestre. Y de hecho, el consenso de analistas espera ver en el tercer trimestre un beneficio operativo de 2.244  millones de euros, que sí está en línea (o ligeramente por encima) de lo que sugirió la directiva en julio.

El dividendo, en el punto de mira

Como las pérdidas de 10.798 millones son contables y no consumen caja, hay margen para retomar el dividendo. Brillar con los beneficios ordinarios es la condición indispensable. Y esas son sus intenciones, retomar la remuneración al accionista en cuanto el BCE levante el veto, tal y como confirmó el banco recientemente.

En cuanto al resto de los resultados, las fuentes consultadas no esperan sorpresas negativas que puedan deprimir al valor.

 Ya se ha visto que Bankinter hizo provisiones por el empeoramiento de la pandemia, pero fueron menores de lo esperado, lo que permitió una mejora en el beneficio neto.

Atención a los ingresos y el coste del riesgo

De este modo, “el mercado seguirá bastante pendiente la parte alta de la cuenta y la presión que existe en los ingresos”, dice Nuria Álvarez, analista de Renta 4 Banco.

También habrá mucha expectación por lo que pueda decir el Santander respecto al “coste del riesgo y si confirma las guías que dieron en la primera mitad del año”, recalca esta experta.

¿Qué más leer?

BBVA, como el Santander. Se suma al carro del dividendo y prevé mejorar resultados

El coste del riesgo es el cociente entre lo que un banco provisiona para insolvencias y el total de créditos concedidos. Cuanto más bajo sea, mucho mejor. El Santander informó de un porcentaje en el primer semestre del 1,26%. Para final de año estima que estará entre el 1,4% y el 1,5%.

En cuanto a los ingresos, los analistas de Bloomberg Intelligence estiman que el crecimiento del 1% que estima el consenso de analistas puede resultar optimista. Y apuntan respecto a las provisiones por insolvencias que podrían quedar algo por encima de los 3.000 millones de euros.

Efecto divisa con menos impacto

Lo que sí será más benévolo es el efecto divisa, o por lo menos debería tener menor impacto que en el segundo trimestre, ya que el movimiento ha sido menos acusado que en la primera parte del año. “Su impacto será más modesto”, opinan los expertos de Bloomberg Intelligence.

¿Qué más leer?

Santander y BBVA suben a pesar de las advertencias del Banco de España

Por ejemplo, el real brasileño marcó mínimos contra el dólar a mediados de junio, pero desde entonces ha recuperado más de la mitad de toda la caída que empezó a mediados de mayo.

Esta es una de las divisas emergentes más importantes para el Santander, pues en Brasil obtiene el 27 de sus ingresos netos.

¿Dónde podría saltar la sorpresa?

En la parte baja de la cuenta, se incorporarán unos gastos de reestructuración que podrían oscilar en torno a los 30 millones de euros. Y si las provisiones rondan los 3.000 millones, no debería haber mayores sobresaltos.

Donde si podría saltar la sorpresa es en el margen de intereses. Los analistas calculan que pueda caer un 12% interanual a nivel de grupo, pero el banco tomó medidas para contener los costes y mitigar el impacto. Así que si sale mejor de lo esperado, el mercado podría premiar al banco.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.

Intereses