Empresas del IBEX

Santander. El precio de la acción cae a mínimos de 25 años

La crisis económica generada por la pandemia del coronavirus ha desplomado el precio de la acción de Banco Santander hasta cotizar a 1,8 euros, llevando al valor a marcar mínimos de 25 años. Cae en el año más de un 49% y es la sexta entidad del IBEX 35 que más se deja en lo que va de ejercicio

Ana Botín, presidenta de Banco Santander.
Ana Botín, presidenta de Banco Santander.

Desde 1995 Banco Santander no cotizaba tan bajo, ni siquiera durante los peores años de la crisis financiera llegó a sus actuales cifras: 1,8 euros la acción.

Una de las causas de esta caída hay que buscarla en el impacto que ha tenido la crisis sanitaria en la economía y en los mercados, y sobre todo en aquellos valores cíclicos como los de la banca.

“Ahora existen muchos condicionantes que perjudican a la banca", apunta Joaquín Robles, analista de XTB. El primero es "el cambio del ciclo económico al que nos enfrentamos, que traerá consigo un menor negocio bancario con la reducción de solicitudes y concesiones de créditos y la merma de operaciones corporativas".

Esto reduce el apetito de los inversores por los valores bancarios y "lleva a muchos a deshacerse de ellos. Así ha pasado con Banco Santander”, recalca este experto. 

Otra de las causas del desplome es la inyección de estímulos por parte del BCE para paliar los efectos negativos de la crisis. “Esto significa que la política monetaria laxa va a permanecer más de lo previsto, estrechando los márgenes del sector bancario y limitando su rentabilidad al generar menos ingresos y menos beneficios”, señala Robles.

Además, la crisis provocará un aumento de la morosidad que deberán afrontar los bancos aumentando sus provisiones bancarias que saldrán de sus beneficios y afectarán a su rentabilidad.

“Santander tendrá que afrontar un grave problema de morosidad, ya que con el aumento del paro y el cierre de empresas muchos de sus clientes no podrán devolver sus créditos ni sus hipotecas”, apunta Susana Felpeto Piñeiro, directora de Renta Variable en ATL Capital.

¿Qué más leer?

Banco de Santander: ¿qué ha gustado de los resultados?

A todo ello se suma, y así lo ha advertido el banco, que la crisis del coronavirus está perjudicando sus negocios en Estados Unidos y en México, de los que obtiene el 16% de sus beneficios.

 “La crisis económica que castigará a ambos países perjudicará al banco, que ya ha anunciado que Santander México incumplirá sus objetivos previstos para 2020", Miguel Ángel Bernal, profesor de la Fundación de Estudios Financieros.

Además, "puede llevarle a ampliar capital, lo que están descontando los inversores y ha hundido la cotización”, afirma este experto. 

¿Es un buen momento para entrar en el valor?

La caída de la cotización a mínimos históricos puede suponer una oportunidad para invertir en el valor, pero con tanta incertidumbre es arriesgado.

“Dependerá del tipo de inversor del que se trate”, apunta Susana Felpeto. “Si posee un perfil de riesgo elevado y es capaz de asumir una volatilidad importante sí podría ser un buen momento para invertir, pero para aquellos más conservadores no”.

En su opinión, a largo plazo, el actual precio de 1,8 euros la acción es “un buen precio”, pero reconoce que nadie puede asegurar que haya tocado suelo.

Por tanto, recomienda que en caso de tomar posiciones deberá hacerse con un importe razonable respecto al perfil del cliente y teniendo claro las pérdidas que es capaz de asumir.

La crisis económica ha desplomado el precio de la acción de Banco Santander hasta cotizar a 1,8 euros

También Joaquín Robles cree que si se toman las referencias de precios históricos del banco puede ser “una buena oportunidad”, pero advierte que la acción puede seguir cayendo: “Si atendemos a su evolución pasada parecen buenos precios de entrada, pero estamos ante una crisis que no sabemos cuánto va a durar ni cómo va a dejar la economía”. 

Miguel Ángel Bernal se muestra negativo ante el valor y señala que el inversor se lo tiene que pensar muy bien. “Hay que ver qué impacto tendrá el coronavirus en la economía real, pero todo indica que más de un banco se verá obligado a ampliar capital, lo que al accionista le vendría mal”.

Otro aspecto en su contra es que ha suspendido el dividendo. En marzo canceló el dividendo complementario de 2019 que tenía previsto abonar en mayo, consistente en 0,13 euros por acción, y dejó en suspenso la política de dividendos para 2020.

Rebote, ¿para cuándo?

Las previsiones apuntan que la remontada de Santander no se va a producir a corto plazo. Joaquín Robles no ve un cambio de tendencia hasta que los temores sobre la propagación del virus desaparezcan o se encuentre una vacuna para su tratamiento, y esto no se va a producir durante los próximos meses.

Además, considera que cuando pase la crisis dejará una economía muy dañada, pero “ya se podrá empezar a trabajar en reconstruirla. Es entonces cuando veremos un fuerte rebote en Santander, pero no alcanzará los precios anteriores a la crisis porque la situación económica habrá cambiado por completo y el negocio bancario se habrá debilitado”.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.

Intereses