Empresas del IBEX

Másmovil se hace con Lycamobile, una compra "no muy atractiva" y a múltiplos "elevados"

Másmovil paga 372 millones de euros por Lycamobile pero los analistas creen que la compra no es especialmente atractiva y se ha hecho a múltiplos elevados

Másmovil

El grupo Másmovil llegó a un acuerdo para comprar el operador de prepago Lycamobile por 327 millones de euros, con el objetivo de reforzar su presencia en este segmento, tras las adquisiciones de Llamaya y Lebara. Tras saberse esta noticia, las acciones cotizan en la Bolsa de Madrid con una subida del 2%.

Másmovil estima que la incorporación de Lyca al grupo permitirá generar sinergias fundamentalmente a través de la reducción de los costes del uso de la red móvil, que generará un ebitda proforma superior a 75 millones de euros anuales. Estas sinergias se espera que empiecen a cristalizar desde principios de 2021.

Ahora  bien, la pregunta es si hay razones para esta alegría entre los inversores y si Lyca puede aportar algo significativo al grupo. Los analistas del Sabadell consideran que ésta es una compra “no muy atractiva”, pues el mercado de prepago es menos rentable e interesante.

El mercado prepago es menos rentable e interesante

En todo caso, los mismos expertos piensan que la compra se podría justificar por las sinergias, ya que a su modo de ver, serían importantes, al cambiar de la red de Telefónica al contrato mayorista de Másmovil con Orange. Además, también es importante la rebaja de competencia en prepago que supone esta adquisición.

Sobre el precio, los analistas de Bankinter creen que Másmovil paga unos múltiplos elevados. Así, esta adquisición se ha hecho con una ratio EV / ebitda de 8,2 veces, frente a las 7,8 veces que tiene la propia empresa.

Según la compañía, ajustando el efecto de las sinergias, la ratio mejora al caer hasta 5 veces. Además, la operación se financia con deuda y provocará “un repunte del apalancamiento de 0,2 veces”, dicen en Bankinter, con lo que la ratio deuda financiera neta / ebitda alcanza las 3,5 veces. Eso sí, no hay problemas de caja para atender la deuda.

Balón de oxígeno

En definitiva, Másmovil se mete en esta operación para crecer en un segmento a priori menos interesante y rentable, cuya única justificación son las sinergias a futuro que pueda conseguir.

El rebote en bolsa es un balón de oxígeno para Másmovil, que no llega un año bursátil especialmente brillante y ha visto cómo sus títulos pierden más del 9%. El mercado comenzó a ponerse muy nervioso a finales de agosto, tras anunciar la entrada de la empresa en Portugal mediante la compra de una participación minoritaria en Cabonitel. Y los títulos desde entonces no levantan cabeza.

¿Qué más leer?

Másmovil. Las opciones de un gran rebote siguen intactas

El grupo tiene unos objetivos muy ambiciosos y quiere doblar el ebitda en los próximos tres años. Y el mercado tiene dudas razonables de que Másmovil pueda llegar a este objetivo si la empresa sigue comprando compañías.

La cara positiva de esta actividad compradora tiene que ver con el buen ‘track récod’ que está dejando la empresa. Así, Másmovil ha integrado con éxito "una serie de adquisiciones locales en los últimos años", dicen en una nota los analistas de Goldman Sachs. "Por lo tanto, vemos este acuerdo como un apoyo”, apuntan los mimos expertos en relación con la operación de Lyca.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.