Empresas globales

Aerolíneas. ¿Se han convertido en los bancos de 2008?

Las aerolíneas europeas piden ayuda a los gobiernos para evitar la quiebra por la paralización del sector

Hasta 20 aerolíneas podrían desaparecer por el daño provocado por el coronavirus en su actividad
Hasta 20 aerolíneas podrían desaparecer por el daño provocado por el coronavirus en su actividad

El sector aéreo es uno de los más afectados por la propagación del coronavirus en el Viejo Continente y las aerolíneas europeas han visto su negocio prácticamente paralizado por el Covid-19. Ante la incertidumbre de cuándo volverán a recuperar su actividad normal, estas compañías acuden a buscar el apoyo de los gobiernos para evitar la quiebra.

Una situación muy parecida a la que protagonizaron los bancos en la crisis financiera de 2008. 

La Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA) estima que las aerolíneas necesitarían una inyección gubernamental de 185.000 millones de euros en ayudas públicas para evitar la quiebra.

La IATA tiene claro que el sector se enfrenta a la crisis más grave de su historia (muy por encima de lo que sucedió tras el 11-M) y esos 185.000 millones de euros serían “simplemente para sobrevivir”, expone Alexandre de Juniac, director general de la IATA.

Así, la IATA estima que la caída de ingresos de las aerolíneas para 2020 será de 235.000 millones de euros, un impacto sobre el 44% del negocio respecto a 2019 y a la espera de nuevas estimaciones si se alarga más de tres meses la situación actual.

La IATA calcula que a cierre de junio se habrán cancelado 1,1 millones de vuelos

Los máximos responsables de las aerolíneas europeas se reunieron en Bruselas a principios de mes cuando el Covid-19 estaba únicamente en Asia y estos directivos creían que podrían salvar la situación

“La gente se aburrirá de la cobertura del virus”, vaticinaba el CEO de Ryanair, Michael O’Leary. Ahora el sector se enfrenta a la mayor crisis de su historia con Europa como epicentro.

La pandemia reestructura el sector en Europa, muchas compañías se verán abocadas a la quiebra a no ser que el sector se concentre, por lo que es probable que veamos alianzas hasta ahora impensables.

Una cuestión nacional

Los gobiernos europeos no pueden dejar caer al sector, el cual puede calificarse como estratégico.

Los operadores aeroportuarios de Alemania son empresas privadas y de ellos depende el buen funcionamiento de los aeropuertos alemanes. Además, el sector, incluida Lufthansa, da empleo a más de 100.000 personas.

Lufthansa y Norwegian, entre otras, han solicitado ayudas de sus gobiernos

El holing IAG -Iberia, British Arways, Vueling, Aer Lingus y Level, se encuentra en una encrucijada . El gobierno británico quiere salvar, únicamente, a su joya nacional, Bristish Arways, lo que supondría la desaparición de IAG tras la nacionalización y un duro golpe para los accionistas.

Por el momentos, Italia ha prometido 650 millones de euros, Norwegian ya ha recibido 270 millones de euros, Finlandia aportaría 600 millones de euros a Finnair ( de la que posee un 56%) y entre Suecia y Dinamarca darán 350 millones de euros a SAS.

Algunas ya han quebrado, como la aerolínea nacional más grande del Reino Unido, Flybe. Por estos casos, la Unión Europea ha levantado la prohibición de ayuda adicional para las empresas que obtuvieron fondos de rescate en la última década.

Los que tocará ver después de los rescates es en la situación que se quedan las aerolíneas respecto a los gobiernos.

El mejor ejemplo externo es la banca, pero hay muchos casos dentro del sector: British Arways era nacional hasta 1987, España posee una parte de Iberia y no dudará en hacerse con más del 50% para quitar su control a IAG y salvarla si fuese necesario, Lufthansa depende en parte de Berlín y esta posee a Swiss y Austrian Air, que ya fueron estatales.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.

Intereses