Empresas globales

La vacuna de Moderna tiene un antídoto contra el problema del almacenamiento

Moderna, a diferencia de Pfizer, no necesita que su vacuna se almacene a temperaturas extremas, lo que simplifica su distribución

La vacuna de Moderna sortea los obstáculos logísticos
La vacuna de Moderna sortea los obstáculos logísticos

La vacuna de Moderna no sólo tiene una efectividad aún mayor que la de Pfizer frente al coronavirus, un 94,5% frente al 90%, si no que el almacenaje y su distribución es más fácil. 

Ambas se basan en una tecnología sin precedentes. Pero la de Pfizer requiere un almacenamiento a temperaturas extremadamente frías (-70º), lo que plantea importantes problemas logísticos. 

Sin embargo, la vacuna de Moderna, que emplea la misma tecnología que Pfizer, cuenta con ventaja de que se almacena a temperaturas refrigeradas regulares hasta por un mes.

La vacuna de Moderna podrá llegar a cualquier rincón del planeta

La diferencia es significativa. La entrega de vacunas normales a las poblaciones de las regiones más remotas, desde la India hasta África, es bastante difícil solo por cuestiones de suministro y transporte. 

El factor temperatura introduce un obstáculo más abrumador, que requiere que los países construyan redes de almacenamiento y transporte que puedan mantener temperaturas mucho más frías que las requeridas para la carne congelada. 

La enorme inversión y la coordinación necesarias aumentaron la probabilidad de que solo las naciones ricas tuvieran acceso garantizado.

“La vacuna Moderna es una opción mucho más viable para los países de ingresos bajos y medianos que la vacuna Pfizer”, explica Rachel Silverman, becaria de políticas con sede en Washington en el Centro para el Desarrollo Global, puesto que "las necesidades de almacenamiento en frío son menos extremas".

Así son las vacunas de Moderna y de Pfizer

La vacuna de Moderna no solo puede permanecer estable en el refrigerador durante 30 días, sino que también puede conservarse en congeladores comunes para un uso prolongado. 

En cambio, la vacuna de Pfizer debe mantenerse a -70 grados y sólo se puede refrigerar por hasta cinco días, al menos hasta que sus investigadores puedan igualar el avance de Moderna.

“La vacuna Moderna se puede acomodar dentro de las redes de distribución de vacunas existentes”, dijo Ayfer Ali, profesor asistente y especialista en investigación de medicamentos en Warwick Business School en el Reino Unido. “Incluso en áreas remotas y subdesarrolladas, los refrigeradores están disponibles o se pueden suministrar a bajo coste"

Una tecnología innovadora

Pfizer también podría hacer que su vacuna sea más viable reformulándola, posiblemente a una forma liofilizada, para evitar el problema de la refrigeración, dijo Gillies O’Bryan-Tear, presidente de políticas y comunicaciones de la Facultad de Medicina Farmacéutica del Reino Unido.

"Hay otras vacunas que están en proceso y que están en la Fase III", dijo Saad Omer, director del Instituto de Yale para la Salud Global. “Habrá decisiones sobre los costos de esperar versus actuar. Algunos podrían decidir esperar en función de características más amplias y la necesidad de una cadena de ultra frío" en beneficio de otras más simples de transportar.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.

Intereses