Empresas del continuo

Viscofán apunta a un posible patrón de continuación hasta máximos históricos

Viscofán continúa dentro de un rango de consolidación lateral a la espera de poder dilucidar un movimiento direccional mayor que será marcado por la ruptura al alza o a la baja de los niveles de los 60 euros o de los 56-55 euros con intención y de forma consistente

Viscofán, calentando motores para el asalto a los máximos históricos
Viscofán, calentando motores para el asalto a los máximos históricos

Viscofán, tras haberse apuntado a tocar de nuevo los máximos históricos que alcanzó en 2018 sobre los 62,1 euros, realizaba una vela de agotamiento casi idéntica a la de ese ejercicio. Sin embargo, en 2018 fue el inicio de una corrección significativa que le llevaría a marcar los mínimos anuales final de año y a dar continuidad a la corrección en 2019.

Ahora, después de colocarse como uno de los mejores valores para tener en cartea en esta crisis, la acción, con amplios rangos que denotan volatilidad, se ha quedado consolidando en las cercanías de esos niveles de máximos históricos sin perder en ningún momento en cierre semanal la zona de los 56 euros, aunque en los mínimos intradiarios se ha llegado a aproximar a los 55 euros.

Sigue manteniendo por ahora la opción del posible patrón de continuación que para validarse debería superar con intención y de forma consistente el nivel de los 60,25 euros, para buscar ya de forma definitiva de nuevo los niveles de máximos históricos y preparándose para quedar en condición de subida libre si los acaba superando, ya que el objetivo teórico del patrón le proyectaría hasta la zona de los 68-70 euros.

Sin muedo al fallo

Si falla en la confirmación de la figura, las opciones se mantienen vigentes con la misma en tanto no pierda en cierre semanal el nivel de los 55 euros. Y después ya tocaría ver las opciones de soportes.

Ahora, el primer nivel de soportes pasa a ser el 'gap' dejado entre los 54 euros y los 55 euros, siendo está ultima referencia una zona de soporte que actuó de forma tímida en la primera corrección tras haber marcado sus máximos históricos de 2018.

Cerrar ese hueco sería una primera muestra de debilidad. Después queda el nivel de los altos de 2019 sobre los 53 euros, cuya superación ha sido la que ha confirmado el escenario impulsivo que ahora consolida.

Este escenario tan optimista que no descartábamos, pero que le dábamos reducidas probabilidades por la situación global se vio cumplido y por ello mantenemos la expectativa de que pueda acabar de cumplir con el patrón de continuación.

Peligo desde los 50,50 euros

Después de estas zonas de soporte quedaría la más importante para deshacer el escenario impulsivo, que sería la pérdida de los 50,5 euros y el ataque a los 47 euros.

Entonces se activarían los riesgos si se produce una corrección que provoque que se pierdan los 44 euros quedando otra vez por debajo de la directriz del techo del canal de corrección.

Ahora ya se ha alejado de forma muy significativa de este nivel y con el sesgo positivo, reduce al mínimo las probabilidades para este escenario, pero tampoco seguimos sin poder descartarlo en un nuevo arranque de volatilidad máxima.

Si ello sucediera abriría la opción de atacar los mínimos de 2018 sobre los 39 euros y ya, con el sesgo negativo dentro de este canal correctivo, buscar su base proyectaba hasta los 36 euros.

Esto también supondría perder la directriz que apoya al valor largo plazo desde los mínimos de 2001 y significaría dar una salida de un lateral mayor y por tanto entrando en una fase correctiva a medio plazo, por ahora, en este caso sí, descartada.

con7 200701 01
Gráfico anual de Viscofán. Fuente: Josep Codina.

 

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.