Euro/dólar: hasta la paridad y más allá

La amenaza de recesión es tan intensa que el euro/dólar descuenta caídas en los próximos meses incluso más allá de la paridad. El BCE tiene en su mano frenar las caídas

La entrada de la zona euro en recesión parece inevitable, lo que está haciendo que los inversores presionen con sus ventas al euro/dólar. El par de divisas más negociado del mundo marcha con paso firme hacia la paridad. Y puede que incluso caiga por debajo.

Abrir operaciones en corto contra el euro se ha convertido en una de las operaciones más populares en el mercado entre los traders profesionales, en la medida en que bancos como Nomura o HSBC están trasladando a sus clientes que esperen más caídas del euro/dólar.

Publicidad

El mercado está descontando que la zona euro entre en recesión tras el corte a Alemania del gas ruso. “Esto es lo que ha precipitado todas las caídas, hay miedo a un desplome de la economía alemana”, dijo a finanzas.com Miguel Ángel Rodríguez, experto en divisas del broker Capex.

Llegados a este punto, el BCE tendría muy complicado ser más agresivo con su política monetaria, lo que ampliaría el diferencial de tipos en favor de los Estados Unidos.

El par de divisas se aferró este jueves a las 1,02 unidades, aunque en algunos momentos llegó a ceder este nivel. Según datos del mercado de opciones recopilados por Bloomberg, la probabilidad de que alcance la paridad este mes el del 50 por ciento.

Es casi imposible invertir en el euro

Con estas perspectivas, invertir en el euro se ha convertido en una misión casi imposible, especialmente porque el BCE no parece tener un plan claro sobre cómo abordar el aumento de la inflación y la deflación de la moneda, dijo Vasileios Gkionakis, estratega de Citi en Londres.

Este experto se mostró especialmente preocupado por los desacuerdos que hay en el seno del BCE para atajar la temida fragmentación, que al final provoca disparidades entre las rentabilidades de la deuda de los países centrales y los periféricos.

Publicidad
Publicidad

En este sentido, el presidente del Banco de Francia y miembro del consejo de gobierno del BCE, Francois Villeroy de Galhau, dijo que la nueva herramienta anti fragmentación que prepara el banco es tan grande y ágil que probablemente nunca haga falta usarla. Una especie de bomba nuclear disuasoria.

Lo que aún no está claro es que este mecanismo de protección llegue antes del 21 de julio, cuando el BCE celebrará su reunión de política monetaria, explicaron en fuentes financieras.

El dilema del BCE

De esta forma, al BCE se le planteó un dilema de gran calibre al tener que apagar dos fuegos al mismo tiempo. En primer lugar, tiene que subir los tipos de interés de manera agresiva para frenar la inflación, pero también la caída del euro.

Por eso, el banco “está preparando al mercado para una subida agresiva de los tipos de interés”, dijo Rodríguez.

Publicidad

El mercado descuenta una subida de 25 puntos básicos en julio, pero a juicio de este experto no será así. “El incremento de julio va a ser 50 puntos básicos, y van a anunciar otro tanto en septiembre”, explicó.  

El problema es que el BCE mida mal los tiempos y acelere el ritmo del ajuste sin tener listo el mecanismo anti fragmentación.

Con subidas de tipos tan agresivas, el miedo que hay en el mercado es que haya una venta masiva de bonos periféricos. Por eso, “antes de subir los 50 puntos básicos tienen que asegurar al mercado que van a defender los bonos de la periferia con el plan anti fragmentación”, añadió Rodríguez.

El organismo que dirige Christine Lagarde está intentando transmitir al mercado confianza, pero otra cosa es que lo consigan. “El error es que suban los 50 puntos sin tener el plan, con lo que el euro se iría a los 0,9 dólares”, dijeron las fuentes consultadas.

Publicidad

Hasta la paridad…y más allá

Apenas quedan dos semanas para que el BCE anuncie su actuación sobre los tipos de interés. El discurso de Villeroy de Galhau al estilo ‘whatever it takes’ de Draghi apenas convenció al mercado y provocó caídas del euro/dólar hasta las 1,0191 unidades.

En este escenario, los grandes bancos de inversión tienen que la tendencia bajista del euro/dólar puede ir incluso más allá de la paridad. Sin ir más lejos, Jordan Rochester, estratega de Nomura, vaticinó un nivel de entre 0,98 y 0,96 unidades en agosto para el par de divisas.

"El euro podría probar primero los niveles de soporte establecidos en 2002 de alrededor de 0,9613 a 0,9863", dijo este experto.

Ahora bien, después de 20 años, es probable que estos niveles de soporte tengan poca consistencia para compensar los flujos macro que han provocado las caídas, argumentó Rochester.

Lo cierto es que perder la paridad generaría una especie de efecto ‘bola de nieve”. Por ejemplo, en el broker Optiver esperan más volatilidad llegado este caso por la acumulación de opciones de venta y vaticinan un nivel de 0,92 dólares.

Publicidad

No obstante, Rodríguez no descartó que el BCE pueda tomar cartas en el asunto o incluso intervenga en el mercado, como ya sucedió cuando se estrenó el euro bajo la presidencia de Win Duisenberg. El problema de tener la moneda comunitaria en estos niveles es que es muy inflacionista.

En portada
Publicidad
Noticias de