El dólar digital agita Wall Street

El sector financiero teme que la nueva divisa digital frene su negocio

La aparición de las criptomonedas obliga a los bancos centrales a no quedarse al margen. El Banco Central Europeo (BCE) ya anunció la creación del euro digital y ahora le toca el turno al dólar desde la Reserva Federal.

Su aparición podría ser la mayor disrupción de la industria de servicios financieros en décadas. Pero no todos los sectores lo ven como algo positivo, ya que está despertando el recelo de Wall Street.

Publicidad

Bancos, empresas de tarjetas de crédito y pagos digitales ven nerviosos el impulso para crear una alternativa electrónica al dinero real, lo que algunos bautizan como dólar digital y otros como Fedcoin.

El dólar digital se dará a conocer en julio

Será el próximo julio cuando los miembros del la Reserva Federal de Boston y el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) hagan público los prototipos desarrollados para un dólar digital.

De tener éxito, podría cambiar fundamentalmente la forma en que los ciudadanos usan el dinero, lo que llevaría a algunas firmas financieras a presionar a la Fed y el Congreso para retrasar su aprobación.

¿Por qué esta actitud? Principalmente porque el sector financiero ve amenazado sus ganancias con la entrada en vigor del dólar digital. Esto hace que que empresas de pago como Visa y Mastercard están trabajando conjuntamente con los bancos centrales para asegurarse de que las nuevas monedas puedan ser utilizada en sus redes.

Publicidad
Publicidad

"Todo el mundo tiene miedo de que pueda interrumpir todos los jugadores titulares con una forma de pago completamente nueva", explicó Michael Del Grosso, analista de Compass Point Research y Trading LLC.

Compromiso con digitalizar las monedas

A pesar de estos planes, todavía no se aprobará el lanzamiento del dólar virtual puesto que hay muchos flecos pendientes como, por ejemplo, cómo actuaría la moneda digital con la red de pagos mundial.

No obstante, los Estados Unidos y otros países parecen comprometidos lo suficiente para digitalizar sus monedas. "Se ha encendido el fuego", asevera Josh Lipsky, quien ayuda a los técnicos gubernamentales de los Estados Unidos y de otros países en el desarrollo en monedas digitales como director de GeoEconomics Centro en el Atlantic Council. 

“El mundo se mueve muy rápidamente en estos proyectos ", concluye. Lo que está en juego son las formas de efectivo digital que están considerando los Estados Unidos y otros gobiernos. La creciente popularidad del bitcoin, ethereum y otras criptomonedas, cuyo valor de mercado supera el billón de dólares, inspiró los proyectos. 

A diferencia de esos tokens creados de forma privada, las nuevas monedas serían emitidos por los bancos centrales como alternativa a las facturas en papel, aunque el  dinero en efectivo no desaparecería, pero su uso probablemente disminuiría.

Publicidad

Usar las monedas digitales podría ser tan simple como sostener la pantalla de un teléfono móvil y escanerarla. Detrás, el el efectivo digital se movería de una cuenta a otra. 

La moneda podría potencialmente evitar el intermediario de una red bancaria o de tarjetas de crédito. 

Conviviría con el dinero en metálico

Este esfuerzo cuenta con el beneplácito de las principales autoridades estadounidenses. La secretaria del Tesoro, Janet Yellen, dijo que tal proyecto podría ayudar a los estadounidenses que no tienen acceso al sistema bancario.

Por su parte, el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, explicó que las monedas digitales podrían integrarse en los sistemas de pago existentes junto con efectivo y otras formas de dinero .

Publicidad

El trabajo de la Fed está destinado a mostrar lo que es posible, aunque finalmente serán el Tesoro y el Congreso quienes lo aborden.

Con todo, la posibilidad de que el el banco central elimine a los bancos de su papel de intermediario en el lucrativo sistema de pagos de los Estados Unidos está causando angustia entre ellos.

En portada
Publicidad
Noticias de