Bitcoin. Las claves que explican la milagrosa recuperación

El bitcoin rebota con fuerza pese a la presión bajista y apunta hacia objetivos de 50.000 dólares

El bitcoin comenzó la semana afrontando una fuerte presión bajista que llevó su cotización hasta los 33.000 dólares, pero la termina rondando otra vez los 40.000 dólares, tras rebotar desde mínimos más del 20%.

La milagrosa recuperación de la moneda digital más popular del mundo no deja de asombrar a sus detractores. A este grupo se acaba de sumar la presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, quien se ensañó con el bitcoin, pero sus críticas tampoco pasaron factura.

Por el contrario, los defensores del bitcoin saben bien que estos movimientos explosivos en uno u otro sentido son muy normales y no significan necesariamente que el rally haya perdido intensidad.

"No debería sorprender a nadie que el bitcoin se haya recuperado tan rápidamente", dijo Craig Erlam, analista senior de mercados de Oanda Europe. "Sabemos que es un instrumento extremadamente volátil y la única diferencia esta vez es que las cifras absolutas ahora son mucho mayores”, recalcó este experto.

Las manos fuertes apoyan el rebote

Tanta fue la volatilidad, que el bitcoin rompió la parábola alcista tras su último desplome y desató el miedo a un nuevo estallido de la burbuja, como sucedió a finales de 2017. Pero a diferencia de aquella ocasión, el mercado notó el apoyo del dinero institucional.

Esta es una de las razones que explican la recuperación de la moneda, el dinero de las instituciones, las manos fuertes del mercado.

Una combinación de adopción institucional y participación de inversores minoristas, entre otros factores, “está empujando los precios al alza”, opinó Mike McGlone, estratega de Bloomberg Intelligence.

Publicidad
Publicidad

A juicio de este experto, el bitcoin atraviesa por “una fase singular que favorece el fuerte repunte de los precios”, lo que se tradujo el año pasado en un rebote superior al 300%.

El bitcoin es la vanguardia de la inversión

La prueba del interés de los inversores institucionales son las cifras que acaba de desvelar la gestora de activos criptográficos Grayescale. En el último trimestre del año pasado, captó para sus productos de inversión 3.200 millones de dólares, su récord histórico.

Publicidad

Es más, comenzó el año con apenas 2.000 millones de dólares bajo gestión y lo cerró con más de 20.000 millones. Y su fondo, el Grayescale Bitcoin Trust, fue uno de los productos de inversión que más crecieron en el año.

Un dato muy relevante es que las entradas son muy superiores al bitcoin minado. Muestra que la llegada de nuevos fondos compensó el dinero que los mineros suelen cambiar para sufragar sus gastos operativos.

En este entorno, las alzas no son extrañas. Como dijo Julian Emanuel, de la firma BTIG, en una entrevista con Bloomberg, “el bitcoin para nosotros es la vanguardia de la tesis de inversión en 2021”.  Su previsión es que alcanzará los 50.000 dólares a final de año.

El miedo a la inflación

Por supuesto, el miedo a la inflación que pueden provocar los bancos centrales con sus inyecciones masivas de liquidez para combatir al coronavirus, es otros de los factores que siguen impulsando al bitcoin. Es más, los expertos tienen claro que los próximos en llegar serán los fondos de pensiones, los inversores más conservadores por excelencia.

Publicidad

De hecho, la Reserva Federal seguirá ampliando su balance y manteniendo compras mensuales de 120.000 millones de hasta que “se hayan hecho progresos sustanciales en el retorno al pleno empleo y la inflación alcance los niveles objetivo”, dicen en Edmond de Rothschild.

En este entorno devastado por la pandemia del coronavirus, los bancos centrales no tienen más alternativa que seguir imprimiendo dinero, lo que presiona a la baja sobre sus monedas y obliga los inversores a buscar refugio en activos alternativos, como el oro o el bitcoin.

De nuevo, más argumentos a favor del dinero institucional. “Es probable que los inversores a gran escala más alcistas hayan estado utilizando la reciente caída de precios como una oportunidad para aumentar sus balances a un precio (relativamente) barato”, dice Simon Peters, analista de eToro.

A largo plazo, las perspectivas son “positivas”, apunta Peters. A pesar de la corrección del mercado a corto plazo, el bitcoin se mantiene "en un lugar saludable, rondando el nivel de 35.000 dólares”, recalca este experto. 

El factor técnico favorece los avances

Desde el punto de vista técnico, los precios retrocedieron hasta el entorno de los 30.000-32.000 dólares, una zona donde existe un “soporte bastante difícil de romper”, explican los analistas de IG.

De hecho, según el CEO de la plataforma CryptoQuant, Ki Young Ju, este es el nivel de precio en el que muchos inversores institucionales compraron bitcoins.

En su movimiento de rebote, el bitcoin rompió “el límite superior de un patrón de triángulo simétrico”, apuntan en IG. Este tipo de formaciones  a menudo se presentan antes de una brusca ruptura, y en este caso ésta ha sido en la dirección de la tendencia alcista.

A su juicio, los compradores ahora tienen el camino despejado para volver a atacar el máximo histórico en los 41 998 dólares. Y antes de atacar el nivel psicológico de los 50.000 dólares, habría que superar la resistencia de los 43.489 dólares.

En portada

Noticias de