Juaneda cree excesiva la intervención administrativa en el tejido empresarial

El presidente de PIME de Menorca, Antonio Juaneda, ha asegurado hoy que existe un intervencionismo administrativo "excesivo" en el ámbito[…]

El presidente de PIME de Menorca, Antonio Juaneda, ha asegurado hoy que existe un intervencionismo administrativo "excesivo" en el ámbito empresarial.

"Existe un excesivo celo de los dirigentes políticos en controlar, revisar y vigilar todo cuanto sucede en cada momento y en cada lugar, y esto sucede cuando el marco jurídico que debería aplicarse no está definido", ha manifestado.

En esta línea, ha exigido un marco normativo "estable" que favorezca la competencia y que permita la entrada de nuevos agentes en la economía menorquina. "Especialmente es necesaria una estabilidad normativa a largo plazo, que ayude a realizar previsiones futuras y a tomar decisiones adecuadas a la realidad", ha insistido.

Por otro lado, ha destacado la necesidad de un sistema de financiación autonómico "especialmente sensible" con las dificultades que sufren los empresarios en un territorio disgregado como Baleares, no sólo para vender sino para la compra de materias primas para la producción.

"No es tan fácil competir en el mercado global cuando sabes que estás produciendo con costes de inicio mayores que tus competidores", ha apuntado.

Juaneda se ha referido también a la regulación del alquiler turístico y, en este punto, ha remarcado que es la "mejor forma de repartir la renta turística entre los menorquines".

Sin embargo, ha apuntado que "la corriente política del momento definirá si este objetivo pueden alcanzarse o no". "Tal y como se está definiendo por ahora el concepto de alquiler turístico vemos muy difícil que cumpla el objetivo", ha espetado.

En relación a la consolidación de Menorca como destino turístico, el presidente de PIME ha señalado la necesidad de "aprovechar el buen momento para fidelizar a los turistas, invitarles a venir en otras épocas y mostrarles que somos hospitalarios y que queremos que vuelvan".

Publicidad
Publicidad

"No podemos permitirnos decirles a nuestros visitantes que son demasiados, no podemos invitarles a venir y después decirles que no pueden ver nuestras playas, debemos tener mucho cuidado con los mensajes que se mandan. Moriremos de éxito si seguimos en esta línea", ha concluido.

.

En portada

Noticias de