Junta acoge con moderación bajada de paro y sindicatos advierten temporalidad

Extremadura ha cerrado 2018 con 101.543 parados, 9.842 menos que en 2017, lo que ha sido acogido con moderación por parte de la Junta, que pide no va a caer en la "autocomplacencia", mientras que los partidos de la oposición y sindicatos advierten de la "estacionalidad y temporalidad" del empleo.

El número de desempleados registrados en los servicios públicos de empleo de la comunidad al cierre de 2018 disminuyó un 8,84 %, el segundo descenso más acusado del país.

En variación mensual, diciembre finalizó con 2.527 desempleados menos respecto a noviembre (-2,43 %), según los datos publicados este jueves por el Ministerio de Trabajo.

En cuanto a la afiliación a la Seguridad Social, la comunidad acabó el año con 394.470 afiliados, lo que supone un crecimiento del 2,46 % respecto al 2017, 9.460 trabajadores más.

Ante estos datos, el presidente extremeño ha advertido de que no se debe "cantar victoria" por el descenso del desempleo y ha pedido que "nadie toque las palmas porque hay mucha gente sin empleo y pasándolo mal".

Ha asegurado que la mejora del empleo es su "responsabilidad" y que no va a caer en la "autocomplacencia".

Según el secretario general de Empleo de la Junta, Javier Luna, la bajada del paro registrado ha sido constante y se ha reflejado en todos los colectivos, especialmente entre los parados de larga duración, los menores de 30 años y los mayores de 45 años.

Y ha achacado el descenso, sobre todo, a la mejora de las medidas puestas en marcha por la Junta de Extremadura y de la economía regional, y al esfuerzo del tejido productivo.

El perfil predominante de la bajada del paro en diciembre es el de una mujer menor de 30 años, que trabaja en el sector servicios o en agricultura, y con un nivel de formación media y baja.

El PSOE, por su parte, ha incidido en que la comunidad es la segunda del país con "mejor comportamiento de la evolución de los datos de desempleo" y ha recalcado que hoy hay "40.000 parados menos" que en enero de 2015, cuando gobernaba el PP en la región.

Los datos no han sido bien recibidos por el Partido Popular quien ha recalcado que la disminución del número de parados en Extremadura no se debe al incremento de puestos de trabajo, sino a la caída de la población como resultado de la "fuga" de personas a otros territorios.

También ha aludido a la emigración de los jóvenes Podemos, formación para la que el mercado de trabajo extremeño sigue marcado por la "precariedad y temporalidad" de los contratos, lo que constata, a su juicio, que "las políticas de la Junta no funcionan" y son "un fracaso".

En términos similares, Ciudadanos ha subrayado que el empleo que se crea se hace con contratos "en precario y estacionales", al tiempo que ha criticado que la solución de la Junta pase por sacar "conejos de la chistera" como el complejo de ocio en Castilblanco.

Desde UGT han recordado que la bajada del paro en diciembre es debido a las contrataciones en el comercio y la hostelería a causa de las fiestas de Navidad, unos sectores en los que predomina la alta temporalidad y la precariedad.

Del mismo modo, CCOO cree que 2018 no puede considerarse un "año positivo" para el empleo en Extremadura simplemente porque se haya reducido el número total de parados, ya que esto no se ha visto acompañado de una contratación estable, digna y con buenos salarios.

Para la patronal, la Confederación Empresarial Extremeña (Creex), los datos de desempleo conocidos este jueves evidencian que Extremadura va por "el buen camino", pero el problema aún es "muy importante" y las cifras "insuficientes" para superar la "brecha diferencial" que separa a la comunidad de la media nacional.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.