Estudio revela poca formación de grado medio en Cataluña respecto a demanda

Un estudio elaborado por la patronal Pimec sostiene que Cataluña tiene pocas personas con una formación de tipo medio, como los ciclos formativos de grado medio, en relación a los puestos de trabajo de ese nivel que demanda el mercado laboral.

El estudio, presentado hoy, precisa que un 22,8 % de la población activa catalana tiene una formación de tipo medio, es decir, que ha completado el bachillerato o bien un ciclo formativo de grado medio, a pesar de que un 36,5 % de los puestos de trabajo que se generan en Cataluña son de ese tipo, lo que evidencia una brecha de 13,7 puntos entre las necesidades del mercado laboral y las formativas.

Otra conclusión relevante del estudio es que solo un 23,4 % de los empleos que genera el mercado laboral catalán son de nivel "alto", a pesar de que un 40 % de la población activa acredita ese nivel de formación (FP de grado superior, diplomaturas, licenciaturas o formación superior).

Y una tercera aproximación a la realidad del mercado catalán es que en el sistema productivo catalán predominan los puestos de trabajo de baja cualificación (40,1 %), aunque, en consonancia, un 37,2 % de la población catalana en activo tiene un nivel formativo también bajo, grupo en el que se incluye a aquellas personas que, como máximo, han completado la ESO.

Este informe, elaborado por el Observatorio de la pyme de esta patronal, pone de manifiesto que la población activa (la que trabaja o esta buscando empleo) ofrece un perfil polarizado en Cataluña: o bien tiene mucha formación o bien muy poca.

El director de este Observatorio, Modest Guinjoan, ha asegurado que para un "nivel alto de formación no hay tanta demanda (de empleo) como la que se ofrece", y por ello se produce un fenómeno de "sobrecualificación y de subocupación", es decir, que licenciados ocupen puestos de perfil formativo medio.

El mismo estudio ofrece una comparación en este sentido entre Cataluña y ocho pequeños países europeos: Austria, Bélgica, Dinamarca, Finlandia, Noruega, Países Bajos, Suecia y Suiza.

En estos ocho países europeos, de media, los empleos de alto nivel suponen un 30,4 % del total -siete puntos más que en Cataluña- y los de tipo medio alto, como técnicos de apoyo, un 17,1 %, lo que implica 6,7 puntos más que en Cataluña.

En cambio, Cataluña tiene un 13,7 % más de empleos de cualificación media baja o directamente de baja cualificación que estos ocho países.

De hecho, un 66,2 % de los empleos en Cataluña son de cualificación baja o media baja, por un 52,5 % en el caso de estos ocho países.

Si se compara Cataluña con un país puntero como Alemania, se aprecia, por una parte, que el nivel de formación de Cataluña de alto nivel en la franja de edad entre los 25 y los 64 años es 10 puntos superior al de Alemania (37 %, respecto a un 27,1 %).

En cambio, en Alemania la formación de tipo medio es la predominante (59,8 %, por un 20,4 % de Cataluña), en consonancia con la realidad del mercado laboral alemán, donde el 49,6 % de los empleos requiere de una formación de tipo medio.

En este sentido, Guinjoan ha alertado de que si no se pone remedio y se da más peso a la formación de tipo medio, Cataluña puede convertirse en una "fábrica de parados" para los titulados universitarios.

Con todo, Guinjoan ha destacado que poco a poco va creciendo el número de personas que acaba el bachillerato o bien que realiza un ciclo formativo de grado medio, si bien calcula que este desajuste entre oferta y demanda, especialmente en los puestos de cualificación media, quizá no se resuelva "antes de 10 años".

Por su parte, el secretario general de Pimec, Antoni Cañete, ha pedido "poner por delante la demanda (del mercado laboral) por delante de la oferta (formativa), de tal forma que la empresa "sea el origen y el destino de cualquier acción de formación profesional".

Prestigiar y potenciar la Formación Profesional es una de las demandas principales que hace Pimec en este sentido.

Cañete ha asegurado que si un licenciado ocupa un puesto de trabajo que está por debajo de su formación, seguramente ello puede generarle cierto "grado de frustración", mientras que ha insistido en que las empresas suelen reclaman personal de tipo técnico, proveniente de la FP, para cubrir necesidades laborales.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.