Desciende desempleo en Extremadura, pero a ritmo más lento que media nacional

El número de desempleados en Extremadura disminuyó el pasado mes de abril en 3.130 personas, una caída que, sin embargo, y a juicio de la Junta y los partidos políticos, no invita al optimismo y que refleja, según sindicatos y patronal, la necesidad de cambiar el modelo productivo.

Con este descenso del 2,41%, el número de parados registrados en los servicios públicos de empleo en Extremadura se sitúa en 126.907, según los datos publicados hoy por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

A juicio de la Junta de Extremadura y los distintos grupos parlamentarios, esta disminución -2.360 personas en Badajoz y 770 en Cáceres- no invita al optimismo, pues pone de manifiesto que la reducción del desempleo va a un ritmo mucho más lento que en el conjunto del Estado.

De hecho, en los últimos doce meses el número de desempleados bajó en 1.825 personas, con el que el ritmo interanual de reducción del paro registrado se colocó en abril en el 1,42 por ciento, muy alejado de la media nacional, que fue de 7,5 puntos.

El secretario general de Empleo, Javier Luna, ha manifestado que esta bajada del número de demandantes de empleo es menor que la producida el año pasado, cuando se registraron 5.981 personas menos en el SEXPE, lo que ha atribuido al retraso en la aprobación de los presupuestos regionales y a la demora en la puesta en marcha de las políticas activas de empleo vinculadas a él.

En ese sentido, ha adelantado que el próximo viernes la Junta y los agentes económicos y sociales firmarán la Estrategia de Empleo hasta 2019 y el Plan de Empleo 2016-17, que se articularán en 10 ejes prioritarios en los que se enmarcarán 51 medidas concretas.

Para el portavoz de Empleo del Grupo Socialista-SIEX, Juan Antonio González, la drástica caída de las inversiones estatales en Extremadura y la paralización que sufre el Gobierno de España desde hace siete meses "explican" que en la región no se cree empleo al mismo ritmo que en el resto del Estado.

Especialmente crítica ha sido la portavoz del PP en esta materia, María Ángeles Muñoz, quien ha destacado que "en datos interanuales se registra la primera caída del autoempleo desde 2013, lo que ha considerado como un dato "absolutamente preocupante" y que pone de manifiesto que para el PSOE "solo hay dos tipos de empleadores: los ayuntamientos y el SEXPE".

Desde Podemos, su portavoz en la Asamblea, Álvaro Jáen, ha subrayado que el descenso del paro no debe confundir, pues la situación sigue siendo "tremendamente mala", especialmente con respecto al desempleo femenino.

De igual forma, la portavoz de Ciudadanos, Victoria Domínguez, ha constatado el peor comportamiento de Extremadura con respecto a la evolución del paro y ha mostrado especialmente su preocupación por "la alta incidencia del paro femenino en el medio rural" y por la temporalidad y precariedad de los contratos.

Para CCOO, los datos han demostrado el "estancamiento" de la economía regional por la falta de inversiones por parte del Estado y el retraso en los presupuestos regionales.

Por su parte, el secretario de Formación y Empleo regional de UGT, Teodoro Casares, considera que la bajada del número de desempleados ha sido "positiva", pero ha asegurado que Extremadura necesita crear empleo estable y de calidad para poder activar la economía.

Para la patronal (CREEX), los datos son "buenos" siempre que se reduzca el número de parados, aunque al hacer un análisis exhaustivo, en el último año el descenso de inscritos en las oficinas de empleo ha sido de poco más de 1.800 personas.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.