Típica sesión de verano, con movimientos para acabar planos

La jornada de ayer, sin apenas datos, tuvo movimientos significativos en algunas bolsas, pero para acabar finalmente con escaso movimiento respecto a la sesión anterior.

La jornada de ayer, sin apenas datos, tuvo movimientos significativos en algunas bolsas, pero para acabar finalmente con escaso movimiento respecto a la sesión anterior. Primero, los datos positivos en China parecían animar a las alzas, pero se truncaron las expectativas iniciales y se giraron, a la baja, en algunos casos, con correcciones significativas, como en la bolsa germana, peor para volver a darse la vuelta y, en este caso, acabar moderadamente en positivo. Los volúmenes son muy escasos, y ello provoca que los movimientos imprevisibles puedan darse en cualquier dirección. El dólar atacaba sin perder los niveles de soporte de los 1,3300, para volver a entrar en el rango y, al final, la sesión de Wall Street acababa prácticamente plana, con testimoniales correcciones.

Las variaciones no provocan cambios de los niveles de control técnicos. Hoy, el Nikkei ha subido de forma fuerte, y tenemos más datos que pueden provocar movimientos bruscos en la sesión. De momento, la apertura europea es moderadamente al alza.

Fortaleza en al apertura europea del billete verde, que logra romper, a la baja, la zona de los 1,3300, y vuelve a entrar en el rango de las últimas sesmas, entre este nivel y los 1,3200 de primer soporte. Por ahora, la zona de resistencia de los 1,3400 que, sin superarse, en tanto se va corrigiendo la sobrecompra del corto plazo.

Seguimos lejos de la zona de soporte débil de los 1,3200, que puede reforzarse si acaba por superarse el nivel de los 1,3400, aunque mantenemos el primer nivel de soporte en los 1,3100-1,3000 y, si se pierde, tenemos como nivel clave el de los 1,2800, como zona que marca la pérdida de las opciones impulsivas al sesgar el lateral, a la baja, si llegara a ceder. El siguiente objetivo ya iría a buscar la zona de los 1,2600-1,2500. Por ahora sigue alejado de este escenario, hasta que no se vea un ataque consistente a la zona de los 1,2800, del que nos estamos alejando.

Los 1,3400 son la resistencia que, si se supera, las proyecciones nos llevan a buscar niveles en los 1,3500-1,3600, con su posible extensión, hasta la zona de techos del canal, que supondrían buscar niveles en los 1,3800 y que dejarían paso a la posible búsqueda de zonas sobre 1,4000-1,4100, en niveles de 2011. Los giros, a la baja de los osciladores de corto plazo, en la zona de lecturas de sobrecompra dificultan que se pase este primer nivel de forma inmediata a priori, parece que necesitará una consolidación previa a probar soportes.

El Dow Jones, en una sesión de muy bajo volumen, volvía a perder en los mínimos de la jornada la zona de los 15.400 puntos, que tenemos como primera referencia de soporte débil, aunque, al cierre, prácticamente plano, le permitió recuperarla. La caída, al cierre, fue de un testimonial 0,04%, para acabar en los 15.419,68 puntos. Sigue vigente la opción de la aparición de un patrón de doble techo, pero si logra superar los 15.700 puntos, y plantear la búsqueda del siguiente objetivo, en la zona de los 16.000 puntos, sí que desaparece la opción desde la ortodoxia chartista. Y, de momento, las correcciones no muestran fuerza para completar el patrón, al resistir los primeros niveles de soporte débiles.

Sin cambios en la zona de soporte débil de los 15.400 puntos, a pesar de los ataques, y también se mantienen las zonas de soportes en los 15.200-15.000 puntos. Pero el soporte a tener en cuenta, si volvemos a tener correcciones, lo tenemos en los 14.700-14.500 puntos, con una extensión hasta los 14.450 puntos para mantener sesgos impulsivos, dentro de un posible establecimiento de rango lateral. Este nivel nos marca la clavicular del patrón de doble techo, y cederlo debilitaría bastante la situación técnica, porque puede suponer buscar objetivos teóricos en los 13.500 puntos, con el riesgo de iniciar un escenario bajista. Puede reforzarse con la proyección de la media móvil de 200 sesiones, que está ya en los 14.2785 puntos, y que sigue con pendiente positiva. Por ahora, este sigue como escenario de menor probabilidad asignada.

Publicidad
Publicidad

Para apostar por más avances, hay que buscar la anulación de la opción del patrón de doble techo, confirmando el escenario de avances, a medio plazo, y atacando a la primera extensión sobre los 15.700 puntos, de forma consistente, y buscando la proyección superior del techo del canal. Todavía mantenemos nuestra preferencia por este escenario de fondo, a medio plazo, si no perdemos las zonas de soporte relevantes, buscando los 16.000 puntos. Si no se logran superar la zona de los 15.500 puntos de forma consistente, podemos quedar más en rango lateral, con los soportes en la zona de corrección del último retroceso significativo, sobre los 14.600-14.500 puntos, y estos 15.600 puntos como techo del mismo. Perder este soporte sí que activaría el patrón de doble techo.

El Ibex35, en una sesión muy aburrida, pues se estancó su movimiento, cerraba con una modesta corrección, dejando un patrón de indefinición en la zona de altos del rango de resistencia. Marcó también nuevos máximos anuales intradiarios testimoniales, pero sin mantenerlos al cierre. Sigue con fuerte sobrecompra en el corto plazo, dentro del rango de resistencia clave para ver mejorar, a medio plazo, si definitivamente es superado de forma consistente. Cedió un 0,20% y acabó en los 8.717,70 puntos, manteniéndose por encima de los 8.700 puntos y buscando la zona de altos del rango de resistencia. Veremos si los puede superar tras las alzas iniciales, en tanto que sigue la mejora de la prima de riesgo por el empeoramiento, principalmente, de la renta fija alemana.

Publicidad

Nos mantenemos dentro de la zona de resistencia clave del rango de los 8.600-8.800 puntos, que es la referencia más importante en el corto plazo. Pero el avance ha sido vertical y se acumula sobrecompra en el corto plazo, que puede ser necesaria la consolidación para lograr su ruptura consistente. Una extensión de avances al siguiente objetivo, situado en los 9.000 puntos, es la que nos activa el posible cambio de escenario, a medio plazo, con una extensión hasta la zona de los 9.250 puntos. Las siguientes proyecciones ya se sitúan en zonas próximas a los 9.400-9.500 puntos, y dan la continuidad a un escenario alcista, a medio. Por el momento, es por el que nos decantamos si se logran superar, finalmente, los 9.250 puntos, ya que entonces se puede proyectar una figura de vuelta de suelo mayor, en puntos y en plazo temporal, que cambiaría de forma significativa las proyecciones a largo plazo para el selectivo español.

No hay cambios en las lecturas de los niveles de soporte, que no se llegan a probar en los retrocesos que se producen durante las sesiones. Mantenemos que los distintos gaps dejados en las aperturas, que no se han cerrado, suponen niveles de soporte a muy corto plazo, especialmente en la zona de los 8.300 puntos, que extiende el rango hasta los 8.400 puntos como primera referencia de soporte. Después tenemos los niveles, primero en los 8.180 puntos, con el apoyo de la media móvil de 200 sesiones y el pivote de los 8.000 puntos de extensión. Por debajo tenemos la referencia en los 7.800-7.600 puntos, para aguantar las opciones de escenarios impulsivos. El sesgo direccional variaría, a negativo, si se pierde esta zona, y apuntaría ya hacia el soporte de los 7.200-7.000 puntos. Perderlo dejaría de nuevo opciones de buscar la zona de los 6.500-6.450 puntos. Después, los mínimos en los 6.000 puntos, es la zona que marca de nuevo la entrada en un escenario correctivo que, por el momento, mantiene alejada la posibilidad del mismo, si acaban por romperse las zonas de máximos anuales de forma consistente.

En portada

Noticias de