Sesión veraniega pesada en las bolsas

Jornada aburrida para las bolsas, que se notan pesadas en las zonas de máximos. Bajaron los volúmenes de contratación y mostraron poca fuerza para superar mayores resistencias con la sobrecompra, acumulada las divergencias y las presiones de los bonos.

Jornada aburrida para las bolsas, que se notan pesadas en las zonas de máximos. Bajaron los volúmenes de contratación y mostraron poca fuerza para superar mayores resistencias con la sobrecompra, acumulada las divergencias y las presiones de los bonos. Aún así hubo índices que cerraron en positivo, pero los movimientos fueron muy cortos. Los datos de PMI que se conocieron mejoraron las previsiones, pero acabaron pasando desapercibidos.

Para hoy parece que la tónica de la sesión va a ser la misma, posible aburrimiento, a prior,i sin datos relevantes que vayan a provocar sorpresas. Las referencias de los bonos de la semana vendrán también por las subastas del Tesoro americano. El dólar también ha seguido una jornada más dentro del rango. Y para las bolsas nos quedamos, sin ningún tipo de variación, en los niveles técnicos de referencia que manejamos para cambiar y actuar sobre aspectos bien tácticos o estratégicos. El Nikkei ha recuperado parte de lo cedido en la primera sesión de al semana y, por el momento, la apertura europea es débil sin demasiada corrección.

El dólar otra vez más se movió en el rango de los 1,3200, que se llegaron a perder de forma testimonial y los máximos de los 1,3300. Acabó en la parte alta, por encima de los 1,3250, que parecen estar actuando como pivote. Tras la zona de soporte débil de los 1,3200 tenemos un primer nivel de soporte en los 1,3100-1,3000 y, si se pierde, mantenemos como nivel clave el nivel de los 1,2800 como zona que marca la pérdida de las opciones impulsivas al sesgar el lateral, a la baja, si llegara a ceder. El siguiente objetivo ya iría a buscar la zona de los 1,2600-1,2500 y de ahí ya volveríamos a entrar en zona correctiva con la mirada puesta en los 1,2200-1,2000. Por ahora sigue alejado de este escenario hasta que no se vea un ataque consistente a la zona de los 1,2800.

Si logra pasar los 1,3300, que casi por la ley de péndulo parece que pueden atacarse en la sesión, los 1,3400 es el siguiente objetivo con las proyecciones que nos llevan a buscar niveles en los 1,3500-1,3600, con su posible extensión hasta la zona de techos del canal, que supondrían buscar niveles en los 1,3800 y que dejarían paso a la posible búsqueda de zonas sobre 1,4000-1,4100, en niveles de 2011.

El SP500 no marcó nuevos máximos en la sesión de ayer, ni intradiarios en una jornada de rango muy estrecho para acabar cerrando en negativo, de forma muy moderada. Cedió un 0,15%, para acabar en los 1.707,14 puntos. Los osciladores de corto plazo se han colocado con el sesgo positivo, de nuevo dentro de la zona de sobrecompra. Se mantiene las condiciones para anular la opción del patrón de doble techo, que se ha desdibujado un poco con la consistencia en la superación, por el momento, de los 1.700 puntos.

Los mínimos en torno a los 1.670 son la referencia de soporte débil, para correcciones significativas, pero que de momento han resistido. Mantenemos ahora activada una zona previa de soporte débil ,sobre los 1.650-1.640 puntos, en tanto que se refuerza la zona de soporte en los 1.600-1590 puntos. La siguiente, en la zona de proyección de los techos, en confluencia con el retroceso previo sobre los 1.560-1.540 puntos, buscando la clavicular del patrón de doble techo posible, que se refuerza al tener ya la proyección de la media móvil de 200 sesiones, sobre los 1.538 puntos que mantiene pendiente positiva.

Después está la proyección del soporte más fuerte en los 1.500-1.480 puntos, para no perder opciones en el impulso acelerado. Perder este nivel sí que nos colocaría en lateral, con sesgo negativo, y otra referencia de soporte en la zona de los 1.430-1.400 puntos, que es el objetivo teórico del patrón de doble techo apuntado que, si cediese, proyectaría búsquedas a los 1.340 puntos, abriendo paso ya a escenarios negativos que, por el momento, es la opción con menor probabilidad asignada.

Publicidad
Publicidad

Nuevas referencias supondrían extenderse buscando la proyección de techos, que arrancaba en la zona de mínimos del año 2009, ahora ya sobre los 1.725 puntos, que es el próximo objetivo. De momento, la corrección ha saneando la subida, y no se castiga la tendencia de fondo, que sostiene las opciones de este escenario de avances a medio plazo. La aparición de un posible doble techo es una amenaza que puede presentarse, pero se dejaría atrás con una superación consistente de los 1.700 puntos, que ha de confirmarse con las próximas sesiones, avanzando hasta el objetivo para reducir riesgos, que si no obligaran a estar pendientes de la clavicular de la figura, entre los 1.560-1.540 puntos.

El Ibex35 no se zafó de las correcciones, que fueron moderadas tras adentrarse en el zona clave de resistencia de los 8.600-8.800 puntos, que cumplió, por el momento, con la función asignada. Esta es la referencia clave a superar poder manejar un escenario positivo, a medio plazo, si se rompe de forma consistente. Se mantiene la sobrecompra, y el volumen fue de los bajos del ejercicio. Cedió un 0,15% y acabó en los 8.560,80 puntos, aguantando por encima de los 8.500 puntos.

Publicidad

Sin cambios en las lecturas de los niveles de soporte. Mantenemos los distintos gaps dejados en las aperturas, que no se han cerrado, y que suponen niveles de soporte a muy corto plazo, especialmente en la zona de los 8.300 puntos, que extiende el rango hasta los 8.400 puntos como primera referencia de soporte débil. Siguen reforzándose los niveles, primero en los 8.160 puntos, con el apoyo de la media móvil de 200 sesiones, y el pivote de los 8.000 puntos. Después tenemos la referencia en los 7.800 puntos, que sigue vigente antes de la zona importante para aguantar las opciones de escenarios impulsivos la zona de soporte importante, y que está en el nivel de los 7.600-7.550 puntos. El sesgo direccional variaría, a negativo, si se pierde esta zona, y apuntaría ya hacia el soporte de los 7.200-7.000 puntos. Perderlo dejaría de nuevo opciones de buscar la zona de los 6.500-6.450 puntos. Después, los mínimos en los 6.000 puntos es la zona que marca de nuevo la entrada en un escenario correctivo que, por el momento, se mantiene alejada la posibilidad del mismo.

La resistencia está en la zona clave del rango de los 8.600-8.800 puntos, que es la referencia más importante en el corto plazo. Una extensión de avances al siguiente objetivo, situado en los 9.000 puntos, es la que nos activa el posible cambio de escenario, a medio plazo, con una extensión hasta la zona de los 9.250 puntos. Las siguientes proyecciones ya se sitúan en zonas próximas a los 9.400-9.500 puntos y dan la continuidad a un escenario alcista a medio. Por el momento, es por el que nos decantamos, si se logran superar finalmente los 9.250 puntos, ya que entonces se puede proyectar una figura de vuelta de suelo mayor en puntos y en plazo temporal, y que cambiaría de forma significativa las proyecciones a largo plazo para el selectivo español.

En portada

Noticias de