Trading

Olvídese de comprar y mantener. Los pequeños inversores están desatados

El confinamiento ha llevado a los pequeños inversores a comprar y vender todo tipo de activos. Han jugado un papel importante en la volatilidad del mercado

La crisis del coronavirus ha disparado el interés por invertir

Confinados en casa, los pequeños inversores no han dudado en probar con todo tipo de activos durante la pandemia. Entrar y salir en opciones sobre acciones, contratar complejos ETF o devorar libros sobre cómo invertir ha sido una constante en los dos últimos meses.

"Dependiendo de cómo lo estés haciendo te expones a una pérdida catastrófica", asegura Brian Nick, estratega jefe de inversiones de Nuveen. "Si consigues ahora muchos clientes sin experiencia, es muy probable que se conviertan en inversores descontentos en el futuro", añade.

Con experiencia o sin ella, parece que la aportación del ejército de pequeños inversores ha sido decisiva para el repunte que han tenido las acciones en las últimas semanas. Los expertos creen que el aburrimiento, los casinos cerrados y las apuestas deportivas detenidas han influido en este desembarco masivo de nuevos inversores.

Sin embargo, los gestores, además de lanzar mensajes de prudencia, creen que esta dinámica está retrasando el regreso del perfil clásico de pequeño inversor que muchos consideran imprescindible para poner poner fin a un mercado bajista.

Están por todas partes

Las huellas digitales de pequeños inversores están por todo el mercado de opciones. Las operaciones que consisten en un solo contrato ahora representan el 13% del volumen total, según los analistas de Goldman Sachs liderados por John Marshall. 

Eso respalda la opinión de que "el pequeño inversor está desempeñando un papel cada vez más importante en la volatilidad del mercado". En algunas acciones populares, como Chipotle Mexican Grill  y Alphabet, las  opciones de este perfil de inversor representan ya casi un tercio del volumen total.

Muchas de las operaciones son muy rápidas. Chris Murphy, codirector de estrategia de derivados de Susquehanna International Group, dice que son viajes de ida y vuelta de un día en los que un inversor abre y cierra la posición en la misma sesión. Dicha actividad se nota especialmente en acciones como Apple, Stitch Fix y TripAdvisor.

Esta dinámica está retrasando el regreso del perfil clásico de pequeño inversor que puede poner fin al mercado bajista

TD Ameritrade Holding ha visto un fuerte incremento de la actividad en sus clientes. Las visitas a su Centro de Educación  alcanzaron un máximo histórico en abril, un 280% más que el año anterior, y los clientes descargaron videos explicativos y cursos en línea. 

Los clientes estaban muy interesados en el contenido que mostraba cómo comprar y vender acciones utilizando aplicaciones móviles.

"La gente todavía está tratando de aprender a hacerlo mejor", afirma JJ Kinahan, estratega jefe de mercado de TD Ameritrade. “La gente solo dice: 'OK, el pequeño inversor está entrando y está loco'. Bueno, creo que el hecho es que estos inversores están más activos porque tienen más tiempo. La gente realmente tiene tiempo para hacerlo y por eso que están más interesados ​​".

Taxista convertido en inversor

Eso ha sido así para Ameer Umarov, un taxista  interesado en las matemáticas y con pasión por los videojuegos. Meses atrás, cuando se dio cuenta de que el coronavirus se estaba convirtiendo en una crisis de salud global, reactivó su cuenta de Amazon.com para realizar algunas compras. No para máscaras o desinfectantes para manos: para libros sobre invertir en acciones. 

Cuando las acciones comenzaron a subir a fines de marzo, Umarov se mantuvo alejado, asustado por la volatilidad. Estaba listo para actuar la primera semana de abril. Compró acciones de Boeing, una mala decisión que le hizo perder casi 4.000 euros. 

Pero una participación en Halliburton le dio unas ganancias de 9.000 euros después de vender el día de un repunte del 16% a fines del mes pasado. Algunas otras compras, entre ellas Goldman Sachs y Micron Technology, arrojaron resultados mixtos. En total, Umarov ha perdido 350 euros desde que comenzó.

"Es una apuesta, pero una apuesta altamente intelectual", explicó. "Se trata de conocimiento y riesgo, pero especialmente para tipos como yo, se trata de pura suerte".

Este mes, dejó de comprar libros y en su lugar se inscribió en un curso de bolsa. Considera que es una inversión a largo plazo, y decidió que eventualmente quiere hacer que el trading sea su trabajo a tiempo completo.

"No tengo idea de cómo va a ir", dijo. "Pero será estúpido no intentarlo".

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.

Intereses