Mucho Draghi es

Realmente ayer las bolsas y los bonos con el festivo del cuatro de julio sólo estuvieron pendientes de Draghi, y[…]

Realmente ayer las bolsas y los bonos con el festivo del cuatro de julio sólo estuvieron pendientes de Draghi, y realmente no defraudó. Tuvo todo el protagonismo y esta vez volvió a ser positivo. No hizo nada, mantuvo los tipos pues era lo esperado, pero dejo claro que se había vuelto a plantear bajarlos y que seguirán así por mucho tiempo, sin que las presiones para que concretara en plazo pudieran con él. Quedó claro que sigue siendo partidario de las políticas expansivas pero también que por el momento no se tiene el impacto esperado sobre la economía. Sus palabras fueron bálsamo para la renta variable y para los bonos, aunque para estos de forma más comedida viendo el final de la sesión. Y sin la referencia de Wall Street se calmaron los temores pero otra vez para quedar en zonas de resistencias claves sin superarse. El dato de empleo americano de hoy, además en medio del "puente" para las bolsas volverá a traer volatilidad y dar justa medida al pulso planteado por el BCE ayer. Sin embrago los volumen apoyando los avances dejaban algo que desear vista la magnitud de los mismos. El dólar recobro protagonismo ante este escenario de posibles bajadas de tipos y se fortalecía frente al euro y quedó con opciones de buscar la zona de soporte clave aunque veremos si la puede romper por la sobreventa que se acumula.

Los huecos se cerraron y de forma violenta en muchos casos peor seguimos con algunas divergencias y los niveles sin romper. Las plazas asiáticas ha ayudado en su cierre semanal, y la aperturas viene modestamente al alza, veremos cuál será el cierre tras haberse conocido el dato.

El dólar llegó a ceder el nivel de los 1,2900 de forma clara en los momentos más bajistas de la sesión pero volvía a acabar al cierre por encima de los 1,2900 de forma testimonial manteniendo la inestabilidad en la correlación con las bolsas en los últimos meses. Se queda de forma clara por debajo del soporte del canal y de la media móvil de 200 sesiones que queda como pivote y pasa a ser una zona de resistencia. Los osciladores de corto plazo comienzan a dar síntomas de giro desde la zona de lectura de sobreventa que pueden reforzar este soporte e impidir que se pierda la zona fuerte que supone el nivel de los 1,2800 al menos en el primer intento.

Para validar cualquier rebote la primera referencia de resistencia está en los 1,3100-1,3150 del que se ha alejado y después el nivel de los 1,3300 como primera prueba de fortaleza para atacar la zona más significativa de los altos anteriores. Y si logra pasar los 1,3400 de forma consistente las proyecciones nos llevan a buscar niveles en los 1,3500-1,3600 con su posible extensión hasta la zona de techos del canal que supondrían buscar niveles en los 1,3800 que dejarían paso a la posible búsqueda de zonas sobre 1,4000-1,4100 en niveles de 2011.

Tenemos ajustada y atacada la primera zona de soporte en los 1,2900 y después el siguiente soporte está en la zona de los 1,2800 que es el importante y es la zona que marca la pérdida de las opciones impulsivas al sesgar el lateral a la baja si llegara a ceder. El siguiente objetivo ya iría a busca la zona de los 1,2600-1,2500 y de ahí ya volveríamos entrar en zona correctiva con la mirada puesta en los 1,2200-1,2000.

El Ibex35 se apuntó al festival Draghi y logró recortar diferenciales con el resto de plazas al hacerlo notablemente mejor, para compensar los últimos varapalos sufridos. El sector bancario volvió a ser el beneficiado. Tras uno titubeos iniciales sobre los 7.800 puntos y para cubrir el hueco dejado en una nueva apertura al alza acabó por cerrar completamente el dejado en la sesión anterior y buscó la zona clave más inmediata de los 8.000 puntos que superaba al cierre de forma testimonia. SE lograba una subida del 3,07% y finalizó en los 8002,00 puntos en las proximidades de los máximos de la jornada. El patrón de agotamiento de la sesión quedó confirmado y ahora toca ver la consistencia en el ataque a los 8.000 puntos con el cierre semanal y el hueco pendiente hasta los 8.100 puntos que sigue como referencia de resistencia.

No hay cambios en la zona de soporte. A medio plazo para aguantar las opciones de escenarios impulsivos la zona de soporte importante está en el nivel de los 7.600-7.550 puntos que ha logrado resistir este primer ataque y el segundo en el que no fue alcanzado. El sesgo direccional variaría a negativo si se pierde esta zona y apuntaría ya hacia el soporte de los 7.200-7.000 puntos. Perderlo dejaría de nuevo opciones de buscar la zona de los 6.500-6.450 puntos. Después los mínimos en los 6.000 puntos es la zona que marca de nuevo la entrada en un escenario correctivo que por el momento se mantiene alejada la posibilidad del mismo aunque haya podido ganar más opciones por los retrocesos, pero seguimos sin apostar por él.

Publicidad
Publicidad

Pasa a ser ahora la primera resistencia extendida el hueco dejado en los 8.100 puntos en confluencia con la media móvil de 200 sesiones en los 8.133 puntos que aplanándose será otro escollo más. Además de lograr consolidar la zona de los 8.000 puntos de una forma consistente, ya que ayer le volumen no fue todo lo elevado que cabría esperar dado el importante movimiento final. Para restaurar el sesgo positivo dentro del rango necesita más apoyos y recuperar cierres por encima de los 8.250 puntos. Las siguientes referencias se escalan encima de los 8.450 puntos y la zona clave en el rango de los 8.600-8.800 puntos que es la resistencia más importante en el corto plazo. Una extensión de avances al siguiente objetivo situado en los 9.000 puntos es la que nos activa el posible cambio de escenario a medio plazo con una extensión hasta la zona de los 9.250 puntos. Las siguientes proyecciones ya se sitúan en zonas próximas a los 9.400-9.500 puntos y dan la continuidad a un escenario alcista a medio. Por el momento es por el que nos decantamos si se logran superar finalmente los 9.250 puntos ya que entonces se puede proyectar una figura de vuelta de suelo mayor en puntos y en plazo temporal.

Este escenario se mantiene si respetamos las opciones de repetir la situación gráfica similar de 2004. Tras el fallo en la confirmación de este triple techo que se ha visto, se rebote y se pase a atacar la zona de máximos y de opción a confirmar otro escenario y patrón realmente positivo a largo plazo, a pesar de los fundamentales que no nos lo respaldan. Los bancos siguen como la clave para determinar el escenario final.

Publicidad
En portada

Noticias de