Trading

Másmovil. Las opciones de un gran rebote siguen intactas

El mercado no ha entendido la entrada en Portugal, que obligará a desviar recursos, pero los soportes de largo plazo siguen intactos y el rebote se adivina potente tras el reciente castigo

Másmovil, en bolsa.

Las acciones de Másmovil no han tenido un comienzo de año especialmente brillante. Tras vivir un otoño de fuertes alzas gracias a su acuerdo con Orange para el 5G y la revisión al alza de los objetivos de ebitda, el valor se ha ido desinflando peligrosamente.

Al valor no le ha venido bien aparecer en las quinielas de operaciones corporativas, algunas de mucha envergadura, como la posible compra de la división de Vodafone en España por 6.000 millones de euros, desmentida por la propia compañía. Pero es cierto que la empresa nunca se ha borrado de la consolidación del sector y ha dicho que tendrá un papel proactivo, lo que se traducirá en la compra este año de alguna operadora pequeña.

En relación con esta expansión, hay un hecho diferencial que lo cambia todo, la entrada de la empresa en Portugal mediante la compra de una participación minoritaria en Cabonitel. Desde que la empresa lo anunció a finales de agosto, el valor no ha levantado cabeza y se encuentra prácticamente en los precios actuales.

Los objetivos son muy ambiciosos y el mercado ha empezado a dudar tras la entrada en Portugal

La compañía tiene un plan de negocio de muchísimo éxito, pero los objetivos son muy ambiciosos y quiere doblar el ebitda en los próximos tres años. Aunque va de acompañante de otros inversores, ”el mercado ha empezado a dudar, pues tendrá que dedicar recursos a este objetivo”, dice José Lizán, gestor de fondos de Solventis.

Es algo parecido a lo que le sucedió a Dominion con la compra de ‘The Phone House’. El mercado no lo entendió. Ahora, la compañía tendrá que despejar las dudas con los resultados que presente el 28 de febrero. Las últimas cuentas preentadas arrojaron luces y sombras, pues aunque la facturación aumentó el 17%, las pérdidas ascendieron a 21 millones de euros, debido en gran parte a la recompra del bono de Providence. 

Las opciones alcistas siguen intactas

Desde el punto de vista técnico, el valor ha perdido soportes importantes. El más crítico de todos es el de los 18,93 euros, que ahora tiene a un 3% de distancia. Pero las opciones de rebote siguen intactas.

La mejor noticia es que “el aspecto técnico de largo plazo sigue siendo alcista y está volviendo a testar la media móvil de 200 periodos en semanal con zona clave en los 17,88 euros”, dice Sergio Ávila, analista de IG. Mientras no se vea un cierre semanal por debajo de este nivel (lo que todavía no ha sucedido), su apuesta es “mantener”.

¿Qué más leer?

MásMóvil pierde 21 millones en 9 meses aunque ingresa 17% más

El mismo optimismo tiene Eduardo Faus, analista técnico de Renta 4 Banco, cuando señala que “las referencias de soporte de medio y largo plazo se mantienen intactas”, por encima de la franja comprendida entre 16,3 y 17,4 euros.

Es más, podría incluso ir más abajo siempre que respetase el soporte de los 17 euros. Este nivel es más psicológico que técnico, pero de gran trascendencia en la historia bursátil de Másmovil. Hasta tres veces (en agosto de 2018, marzo y agosto de 2019) ha soportado este suelo las embestidas bajistas, según recuerda Darío García, analista de XTB.

Por arriba, no basta con apuntalar los 17,88 euros. En el corto plazo “habrá de romper la zona de 19,5 euros para deshacer el mal aspecto técnico”, dice Faus. Pese a las caídas, considera que el potencia alcista a medio plazo es “enorme” y recomienda ‘comprar’.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.