Los datos de China permiten un buen inicio de semana

Los cierres del viernes seguían apostando por la fortaleza y castigando la debilidad, de forma marcada en la bolsa española, con la reforma eléctrica y el tema de Bárcenas como excusas.

Los cierres del viernes seguían apostando por la fortaleza y castigando la debilidad, de forma marcada en la bolsa española, con la reforma eléctrica y el tema de Bárcenas como excusas. Pero, técnicamente, nos dejaron sin cambios, los mercados americanos en máximos o muy próximos a ellos, a pesar de que la semana podría abrirse con la incógnita de los datos Chinos y con una bolsa de Japón cerrada.

Y las bolas europeas fuertes mejor colocadas que las débiles periféricas, y ello contando con la bajada de rating de Fitch a Francia, que le quitaba su triple A. El dólar seguía con la digestión de sus últimos bruscos movimientos en las proximidades de la zona media del rango, sobre los 1,3050. Y así nos quedamos a la espera esta semana de más publicaciones de resultados, claves en el corto plazo, para buscar una direccionalidad sostenida. De nuevo tendremos a Bernanke con discurso ante su comité de control, y también reunión del G20. En España, mediatizada por el caso Bárcenas, veremos cómo se responde a una nueva subasta del Tesoro con las tensiones también sobre la prima de riesgo.

Los datos de China no han salido tan malos como se esperaban, y ello ha permitido de nuevo iniciar sesiones alcistas, a la espera de la apertura en EE.UU., para ver si pueden ir a más, aunque en la bolsa española los avances iniciales tras el fuerte castigo del viernes está por ver que puedan mantenerse.

El dólar se queda en rango con el nivel de los 1,3200, que vuelve a situarse como primera resistencia, y que se ve difícil de superar, y con el primer soporte en la zona de los 1,3000 para delimitar los movimientos más inmediatos, que pueden seguir siendo bruscos. La ruptura de cualquiera de estos niveles puede acelerar los movimientos direccionales de corto plazo, en tanto que seguimos en un convulso escenario lateral de rango amplio, a medio plazo, con el soporte del mismo sobre los 1,2800. El sesgo, mientras se sitúe por encima de los 1,3050, puede considerarse alcista, pero puede quedar como nivel de pivote.

Después, el nivel de los 1,3200, como primera prueba de fortaleza para atacar la zona más significativa de los altos anteriores, debe buscar los 1,3400. Y si logra pasarlos de forma consistente, las proyecciones nos llevan a buscar niveles en los 1,3500-1,3600, con su posible extensión hasta la zona de techos del canal, que supondrían buscar niveles en los 1,3800 y que dejarían paso a la posible búsqueda de zonas sobre 1,4000-1,4100, en niveles de 2011.

El soporte de los 1,2800, que mantiene su importancia como zona que marca la pérdida de las opciones impulsivas al sesgar el lateral, a la baja, si llegara a ceder. El siguiente objetivo ya iría a buscar la zona de los 1,2600-1,2500, y de ahí ya volveríamos entrar en zona correctiva con la mirada puesta en los 1,2200-1,2000.

El SP500 se apuntaba la séptima sesión de avances consecutiva, para cerrar la semana, y alcanzaba al cierre la zona de los 1.680 puntos de una forma testimonial, pero siendo nuevo máximo anual y objetivo de proyección. Al cierre, subía un 0,31%, para acabar en los 1.680.19 puntos. De momento, los futuros apuntan a más avances para consolidar la superación de este nivel de los 1.680 puntos y activar las opciones de pensar en atacar la zona de los 1.700 puntos. Vuelve a asustar la verticalidad de la subida y que los osciladores de corto plazo, nuevamente, están en zona de fuerte sobrecompra.

Publicidad
Publicidad

Tenemos ahora activada una zona previa de soporte débil sobre los 1.50-1.640 puntos, en tanto que se refuerza la zona de soporte en los 1.600-1590 puntos. La siguiente en la zona de proyección de los techos estaría en confluencia con el retroceso previo sobre los 1.560-1.540 puntos. Después está la proyección del soporte más fuerte en los 1.500-1.480 puntos, para no perder opciones en el impulso acelerado, que se refuerza al tener ya la proyección de la media móvil de 200 sesiones, sobre los 1.518 puntos por encima. Perder este nivel sí que nos colocaría en lateral, con otra referencia de soporte en la zona de los 1.430-1.400 puntos que, si cediese, nos sesgaría negativamente con búsquedas a los 1.340 puntos. Cediendo el nivel de los 1.340 puntos, sería un recorte mayor que una consolidación, y ya se entraría en escenarios negativos que, por el momento, es la opción con menor probabilidad asignada.

Tras estos nuevos objetivos, proyectamos de los 1.680 puntos alcanzados, y ya sólo queda extender el avance a los 1.700 puntos, que supondrían extenderse buscando la proyección de techos que arrancaba en la zona de mínimos del año 2009, ahora ya sobre los 1.725 puntos. De momento, la corrección ha saneando la subida y no se castiga la tendencia de fondo, que sostiene las opciones de este escenario de avances a medio plazo. La aparición de un posible doble techo es una amenaza que puede presentarse, pero que se dejaría atrás con una superación consistente de los 1.700 puntos.

Publicidad

El Ibex35 volvió a ceder posiciones respecto a otras plazas europeas, y recibía una soberana paliza con la reforma del sector energético, encabezada por castigos fuertes en los valores del sector que, en algunos casos, llegaron a perder más del 8%. Perdió de nuevo la zona de pivote de los 8.000 puntos, y pasaba a buscar soportes. Cedió un 2,32% y finalizó en los 7.844,70 puntos.

No hay cambios en la zona de soporte, ya que tenemos una referencia débil en los 7.800 puntos ,que puede probarse si los rebotes iniciales se acaban por deavancer. A medio plazo, para aguantar las opciones de escenarios impulsivos, la zona de soporte importante está en el nivel de los 7.600-7.550 puntos, que ha logrado resistir este primer ataque y el segundo, en el que no fue alcanzado. El sesgo direccional variaría a negativo si se pierde esta zona, y apuntaría ya hacia el soporte de los 7.200-7.000 puntos. Perderlo dejaría de nuevo opciones de buscar la zona de los 6.500-6.450 puntos. Después, los mínimos en los 6.000 puntos es la zona que marca de nuevo la entrada en un escenario correctivo que, por el momento, se mantiene alejada la posibilidad del mismo.

Queda por franquear, de forma definitiva, el rango de resistencia entre los 8.000 puntos, y la zona resistencia que tenemos extendida hasta el hueco dejado en los 8.100 puntos, en confluencia con la media móvil de 200 sesiones, en los 8.130 puntos, otro escollo más para volver a los avances. Para restaurar el sesgo positivo, dentro del rango, necesitamos más apoyos y recuperar cierres por encima de los 8.250 puntos. Las siguientes referencias se escalan encima de los 8.450 puntos, y la zona clave, en el rango de los 8.600-8.800 puntos, que es la resistencia más importante en el corto plazo.

Una extensión de avances al siguiente objetivo, situado en los 9.000 puntos, es la que nos activa el posible cambio de escenario a medio plazo, con una extensión hasta la zona de los 9.250 puntos. Las siguientes proyecciones ya se sitúan en zonas próximas a los 9.400-9.500 puntos, y dan la continuidad a un escenario alcista a medio. Por el momento, es por el que nos decantamos, si se logran superar, finalmente, los 9.250 puntos, ya que entonces se puede proyectar una figura de vuelta de suelo mayor en puntos y en plazo temporal, y repetir el escenario chartista, similar al que se dio en 2004. Todavía no descartamos esta opción, pero cada vez el panorama se sigue complicando.

Publicidad
En portada

Noticias de