La pauta del primer día funciona, pero no resuelve las dudas

Las bolsas sumaron al cierre, aunque la mayoría dejaron dudas sobre la fortaleza de la subida, por el desarrollo negativo que mantuvieron en una buena parte de la sesión.

Las bolsas sumaron al cierre, aunque la mayoría dejaron dudas sobre la fortaleza de la subida, por el desarrollo negativo que mantuvieron en una buena parte de la sesión. En Europa, principalmente, y con la excepción de la bolsa española, que tuvo un mejor comportamiento exclusivamente por el sector bancario, o bien porque no lograron consolidar los máximos en el cierre en EE.UU.. Por lo tanto, los avances no sirvieron para disipar dudas sobre las superaciones de las zonas de resistencia, que siguen pendientes para validar los rebotes.

Como hubo avances finalmente, tampoco los soportes han sufrido variación y, por tanto, técnicamente, la sesión no nos deja cambios en las bolsas. Las mejoras en los mercados de bonos siguen dando respaldo a las opciones de avances, pero sin superaciones de las zonas de resistencia, y vistos algunos de los patrones de debilidad, dejados persisten las dudas, y las incertidumbres sobre el rebote. La tendencia de fondo no se ve atacada y se mantiene positiva, aunque hay tramos aún de corrección significativa para las bolsas fuertes, para que esta pueda ser cuestionada. El dólar siguió consolidando la zona de soportes sobre los 1,3000, y con dudas sobre su correlación actual con la renta variable, no aporta mayores pistas para respaldar movimientos. Ayer, los datos de los PMI fueron recibidos de distintas maneras, pero prevalecía el sesgo moderadamente positivo.

Para hoy, datos menores de coyuntura durante la jornada, que puede volverse de transición, con aperturas prácticamente planas, por como vienen los mercados nocturnos, y con leve sesgo positivo tras la segunda sesión positiva de avances en el Nikkei.

El dólar cerró otra sesión por debajo de la media móvil de 200 sesiones, pero muy pegado ya a la misma, y actúa como pivote de resistencia en tanto que se sigue manteniendo el nivel de los 1,3000 como zona de soporte con el apoyo del canal. Los osciladores de corto plazo comienzan a dar síntomas de giro desde la zona de lectura de sobreventa, que pueden reforzar este soporte y que se produzca el rebote más consistente, pero aún no confirman la opción, y seguimos con dudas de cuál es la correlación ahora de la divisa con las bolsas.

Para validar cualquier rebote, la primera referencia de resistencia está en los 1,3100-1,3150, y después el nivel de los 1,3300, como primera prueba de fortaleza para atacar la zona más significativa de los altos anteriores. Y si logra pasar los 1,3400 de forma consistente, las proyecciones nos llevan a buscar niveles en los 1,3500-1,3600, con su posible extensión hasta la zona de techos del canal, que supondrían buscar niveles en los 1,3800 y que dejarían paso a la posible búsqueda de zonas sobre 1,4000-1,4100, en niveles de 2011.

Mantenemos la primera zona de soporte en los 1,3000-1,2900, y después el siguiente soporte está en la zona de los 1,2800, que es el importante, y es la zona que marca la pérdida de las opciones impulsivas al sesgar el lateral, a la baja, si llegara a ceder. El siguiente objetivo ya iría a buscar la zona de los 1,2500-1,2400, y de ahí ya volveríamos entrar en zona correctiva, con la mirada puesta en los 1,2200-1,2000.

El Dow Jones marcó nuevos avances y superaba los máximos de la semana pasada, pero al cierre mostró debilidad, dejando un patrón de agotamiento y atragantándose en mantener la psicológica cota de los 15.000 puntos, que no logró ser superada al cierre, y lo mantenemos como referencia pivote más inmediata. Acabó con un avance del 0,44%, para acabar en los 14.974,96 puntos. El volumen fue bajo, y aunque deja opciones para realizar un patrón de continuación del avance, no deja de transmitir cierta sensación de debilidad. Por ahora, los giros en los osciladores de corto plazo permite reforzar el soporte, pero para tenerlo en cuenta como un rebote y final del proceso correctivo, necesitamos ver consolidaciones por encima de los 15.200 puntos, y aún así quedaríamos más en un escenario lateral de corto plazo, al menos por los volúmenes que se están negociando que no son elevados.

Publicidad
Publicidad

Tras el nivel de pivote de los 15.000 puntos, la primera resistencia está ahí, de forma más persistente, sobre los 15.200 puntos, que hacemos extensiva hasta el nivel de los 15.350 puntos. Para apostar por más avances, la resistencia sigue en la parte alta de la proyección, con el tramo de objetivo completo en los 15.500 puntos. Superando esta referencia, seguiríamos con el escenario de avances a medio plazo, con la primera extensión sobre los 15.600-15.700 puntos y buscando la proyección superior del techo del canal, y mantenemos nuestra preferencia por este escenario de fondo, a medio plazo, si no perdemos las zonas de soporte relevantes. Si no se logran superar la zona de los 15.500 puntos de forma consistente, podemos quedar más en rango lateral con los soportes en la zona de corrección, ahora alcanzada sobre los 14.500-14.000 puntos y estos 15.500 puntos como techo del mismo.

El soporte a tener en cuenta, si volvemos a tener correcciones, estaría en los 14.700-14.500 puntos, con una extensión hasta los 14.400 puntos para mantener sesgo impulsivos, dentro de un posible establecimiento de rango lateral. Retrocesos algo más importantes pueden frenarse sobre los 14.200-14.000 puntos, que es el nivel a mantener, a medio plazo, para reflejar fortaleza en impulsos posteriores, sino el panorama desde la perspectiva técnica ya se complica. Esta zona proyecta los 14.015 puntos de la media móvil de 200 sesiones, que sigue con pendiente positiva y le refuerza como soporte. Por debajo puede marcar opciones negativas, buscando la zona de los 13.500 puntos. La siguiente zona de soporte importante está en los 13.000-12.800 puntos, que marca la entrada en fase corrección a medio plazo. Por ahora este sigue como escenario de menor probabilidad, y salvo un giro de peso, del que, por el momento, no muestra ningún patrón lo mantenemos como marginal.

Publicidad

El Ibex35, apoyado por los bancos, lograba cerrar dentro del rango de resistencia, que tenemos sobre los 7.800-7.900 puntos, aunque en su banda baja, y habiendo perdido en momento de la sesión la zona de los 7.800 puntos. Tuvo el mejor comportamiento dentro de las bolsas, y acabó subiendo un 1,86% para cerrar en los 7.907,10 puntos. Aprovechó la pauta del primer día de mes, pero seguimos sin poder confirmar el rebote que nos mantenga con mayores opciones de repetir la pauta de 2004. Los 8.000-8.100 puntos son la referencia clave para apostar por ello.

No hay cambios en la zona de soporte, que cuenta, por el momento, con el  apoyo de los osciladores de corto plazo, al alza, desde la zona marcada de sobreventa. A medio plazo, para aguantar las opciones de escenarios impulsivos, la zona de soporte importante está en el nivel de los 7.600-7.550 puntos, que ha logrado resistir este primer ataque. El sesgo direccional variaría a negativo si se pierde esta zona, y apuntaría ya hacia el soporte de los 7.200-7.000 puntos. Perderlo dejaría de nuevo opciones de buscar la zona de los 6.500-6.450 puntos. Después, los mínimos en los 6.000 puntos, es la zona que marca de nuevo la entrada en un escenario correctivo que, por el momento, se mantiene alejada de la posibilidad del mismo, aunque haya podido ganar más opciones por los retrocesos, pero seguimos sin apostar por él.

Cualquier rebote para validarse necesitará ahora ya de la consistencia en la superación de los 7.800 y, posteriormente, la zona pivote de los 8.000 puntos, que pasa a ser ahora la primera resistencia extendida hasta el hueco dejado en los 8.100 puntos, en confluencia con la media móvil de 200 sesiones en los 8.135 puntos que, aplanándose, será otro escollo más. Para restaurar el sesgo positivo, dentro del rango, necesita recuperar cierres por encima de los 8.250 puntos. Las siguientes referencias se escalan encima de los 8.450 puntos, y la zona clave, en el rango de los 8.600-8.800 puntos, que es la resistencia más importante en el corto plazo. Una extensión de avances al siguiente objetivo, situado en los 9.000 puntos, es la que nos activa el posible cambio de escenario, a medio plazo, con una extensión hasta la zona de los 9.250 puntos. Las siguientes proyecciones ya se sitúan en zonas próximas a los 9.400-9.500 puntos y dan la continuidad a un escenario alcista a medio. Por el momento, es por el que nos decantamos, si se logran superar finalmente los 9.250 puntos, ya que entonces se puede proyectar una figura de vuelta de suelo mayor en puntos, y en plazo temporal.

Este escenario se mantiene si respetamos las opciones de repetir la situación gráfica, similar de 2004. Tras el fallo en la confirmación de este triple techo que se ha visto, se rebota, se pasa a atacar la zona de máximos y de opción, a confirmar otro escenario y patrón, realmente positivo a largo plazo, a pesar de los fundamentales que no nos lo respaldan.

Publicidad
En portada

Noticias de