La FED refresca a las bolsas con la mirada puesta en los bonos

La Fed puede buscar tormentas de verano para refrescar los calores de la bolsa. La preocupación está en los bonos, y en esta semana de subastas de múltiples plazos, está más pendiente de retirar estímulos a la renta variable sin que sufran los bonos.

La Fed puede buscar tormentas de verano para refrescar los calores de la bolsa. La preocupación está en los bonos, y en esta semana de subastas de múltiples plazos, está más pendiente de retirar estímulos a la renta variable sin que sufran los bonos. Los volúmenes son bajos y por ello pueden exagerarse los movimientos en cualquier dirección en las sesiones de este periodo estival. Ayer lo sufrieron más las bolsas fuertes del ejercicio que no las débiles que, en los descensos generalizados, volvieron a recuperar diferencial. Se atacaron zonas de soporte débiles en algunos índices, que tocará ver si confirman su pérdida, para dar lugar a correcciones algo más profundas en precio, para corregir la sobrecompra que sigue instalada en el corto plazo por las cercanías de los máximos.

El dólar, con el péndulo, atacó la zona de altos del rango de los 1,3300, que superaba, pero no de forma consistente, igual hoy toca revertir y probar la banda de soporte. El Nikkei no le ha sentado bien el discurso "refrigerador" de la Fed y ha sufrido una corrección del 4%. Las aperturas europeas son moderadamente bajista de nuevo, a la espera de Wall Street ,que sigue como principal animador de las jornadas. El dólar, presionando la zona alta del rango y los máximos de los 1,3300, fueron superados, aunque no al cierre. En la apertura europea lo ha vuelto a intentar, pero, por el momento, le falta consistentica, así que no hay que descartar visitas a la zona de soporte de los 1,3200, si pierde la referencia de pivote de los 1,3250.

Si logra pasar los 1,3300, los 1,3400 es el siguiente objetivo, con las proyecciones que nos llevan a buscar niveles en los 1,3500-1,3600, con su posible extensión, hasta la zona de techos del canal, que supondrían buscar niveles en los 1,3800 y que dejarían paso a la posible búsqueda de zonas sobre 1,4000-1,4100, en niveles de 2011.

Tras la zona de soporte débil de los 1,3200 tenemos un primer nivel de soporte en los 1,3100-1,3000 y, si se pierde, mantenemos como nivel clave el nivel de los 1,2800 como zona, que marca la pérdida de las opciones impulsivas al sesgar el lateral, a la baja, si llegara a ceder. El siguiente objetivo ya iría a buscar la zona de los 1,2600-1,2500, y de ahí ya volveríamos a entrar en zona correctiva, con la mirada puesta en los 1,2200-1,2000. Por ahora sigue alejado de este escenario hasta que no se vea un ataque consistente a la zona de los 1,2800.

El Dow Jones se quedó sin consolidar la consistencia en la superación de los 15.600 puntos, y buscó como soporte las zonas de mínimos de la semana anterior, manteniendo por el momento el nivel de los 15.500 puntos. La caída al cierre fue de un 0,60%, para acabar en los 15.518,74 puntos. Aún no podemos anular la opción de la aparición de un patrón de doble techo, pero si logra superar los 15.700 puntos y plantear la búsqueda del siguiente objetivo en la zona de los 16.000 punto,s sí que desaparece la opción desde la ortodoxia chartista.

Sin cambios en la zona de soporte débil de los 15.400 puntos, y también se mantienen las zonas de soportes en los 15.200-15.000 puntos. Pero el soporte a tener en cuenta, si volvemos a tener correcciones, lo tenemos en los 14.750-14.550 puntos, con una extensión hasta los 14.450 puntos, para mantener sesgos impulsivos, dentro de un posible establecimiento de rango lateral. Este nivel nos marca la clavicular del patrón de doble techo, y cederlo debilitaría bastante la situación técnica porque puede suponer buscar objetivos teóricos en los 13.500 puntos, con el riesgo de iniciar un escenario bajista. Los soportes los situamos en los 14.200-14.000 puntos. Esta zona proyecta los 14.255 puntos de la media móvil de 200 sesiones, que sigue con pendiente positiva y le refuerza como soporte. Por ahora este sigue como escenario de menor probabilidad.

Para apostar por más avances hay que buscar la anulación de la opción del patrón de doble techo, confirmando el escenario de avances, a medio plazo, atacando a la primera extensión sobre los 15.700 puntos de forma consistente y buscando la proyección superior del techo del canal. Todavía mantenemos nuestra preferencia por este escenario de fondo, a medio plazo, si no perdemos las zonas de soporte relevantes, buscando los 16.000 puntos. Si no se logran superar la zona de los 15.500 puntos de forma consistente, durante esta semana podemos quedar más en rango lateral con los soportes en la zona de corrección del último retroceso significativo, sobre los 14.600-14.500 puntos, y estos 15.600 puntos como techo del mismo. Perder este soporte sí que activaría el patrón de doble techo.

Publicidad
Publicidad

El Ibex35, por segunda sesión consecutiva, acabó por ceder posiciones, aunque finalmente lograra alejarse de la zona de mínimos que habían perforado ya los de la sesión de viernes. Siguió fallando en adentrarse en la zona clave de resistencia de los 8.600-8.800 puntos, pero, por el momento, no altera las zonas de vigilancia de soportes, y se permite seguir recortando diferencial con el resto de plazas por su menor corrección. Cedió un 0,37% y acabó en los 8.529,50 puntos, aguantando por encima de los 8.500 puntos una jornada más en el cierre, pues en los mínimos sí que fueron perforados.

La resistencia está en la zona clave del rango de los 8.600-8.800 puntos, que es la referencia más importante en el corto plazo y que, por ahora, no ha conseguido perforar en este último envite. Pero como el avance ha sido vertical, se acumula la sobrecompra en el corto plazo, y puede ser necesaria la consolidación previa para intentarlo. Una extensión de avances al siguiente objetivo, situado en los 9.000 puntos, es la que nos activa el posible cambio de escenario, a medio plazo, con una extensión hasta la zona de los 9.250 puntos. Las siguientes proyecciones ya se sitúan en zonas próximas a los 9.400-9.500 puntos, y dan la continuidad a un escenario alcista a medio. Por el momento, es por el que nos decantamos, si se logran superar finalmente los 9.250 puntos, ya que entonces se puede proyectar una figura de vuelta de suelo mayor en puntos y en plazo temporal, que cambiaría, de forma significativa, las proyecciones a largo plazo para el selectivo español.

Publicidad

Sin cambios en las lecturas de los niveles de soporte ni en debilidad ni en fortaleza. Mantenemos que los distintos gaps dejados en las aperturas, que no se han cerrado, suponen niveles de soporte a muy corto plazo, especialmente en la zona de los 8.300 puntos, que extiende el rango hasta los 8.400 puntos como primera referencia de soporte débil. Siguen los niveles primero en los 8.160 puntos, con el apoyo de la media móvil de 200 sesiones, y el pivote de los 8.000 puntos. Después tenemos la referencia en los 7.800 puntos, que sigue vigente antes de la zona importante, para aguantar las opciones de escenarios impulsivos en la zona de soporte importante, que está en el nivel de los 7.600-7.550 puntos. El sesgo direccional variaría a negativo si se pierde esta zona, y apuntaría ya hacia el soporte de los 7.200-7.000 puntos. Perderlo dejaría de nuevo opciones de buscar la zona de los 6.500-6.450 puntos. Después, los mínimos en los 6.000 puntos es la zona que marca de nuevo la entrada en un escenario correctivo que, por el momento, se mantiene alejada la posibilidad del mismo.

En portada

Noticias de