Ibex: Lo importante es mantener los 8.600 en cierre semanal

Si logra mantenerse sobre los 8.600 puntos en cierre semanal, el ibex reducirá la debilidad que se está formando técnicamente y podrá volver a un patrón positivo

Por fin Wall Street pudo frenar de forma global sus sesiones de correcciones generalizadas, todo y con el parón por problemas tecnológicos del Nasdaq. Parece que los buenos datos del PMI alemán, mejores que el francés, animaron a la renta variable a recuperar algo del terreno perdido, pero tocará ver si es efímero o tiene algo más de sustancia, al menos en lo que respecta a Estados Unidos. De momento, la sobreventa ya es significativa y las zonas de soporte están definidas para que pueda darse el rebote, pero las dudas aparecerán con la fuerza que pueda tener el mismo. Al menos, el volumen de la sesión americana fue superior en el rebote que en las jornadas de correcciones anteriores. Los mercados de bonos siguen dando muestras de incrementar rentabilidades y, si la economía no da signos viables de crecimiento más sostenido, las bolsas lo acabarán por pasar mal también. El dólar siguió en el rango entre los 1,3300 y los 1,3400 y se mantiene sin decisión direccional clara para buscar siguientes niveles.

Hoy, las bolsas asiáticas han seguido el tono del cierre de ayer y han remontado posiciones lo que ha permitido una apertura moderadamente al alza en Europa, pero sigue la presión sobre los bonos. Pocos datos para la jornada de hoy que nos deja el aliciente del cierre semanal para buscar niveles operativos más consolidados por si toca modificar estrategias.

El dólar probó los 1,3300, que mantuvo como soporte para cavar de nuevo en al zona media del rango que mantiene su resistencia en el nivel de los 1,3400. Y todo apunta a que la sesión de hoy va a ser más de lo mismo.

Los 1,3400 son la resistencia que, si se supera de forma consistente, nos llevaría a buscar niveles en los 1,3500-1,3600. Después, el siguiente objetivo está en la zona de techos del canal en los 1,3800, que dejarían paso a la posible búsqueda de zonas sobre 1,4000-1,4100 en niveles de 2011. Si ello se produce, no hay que seguir descartando debilidad en la renta variable americana.

Se mantiene el soporte débil de los 1,3300 y lo extendemos hasta los 1,3200 ya con más fortaleza ahora. Mantenemos el siguiente nivel de soporte en los 1,3100-1,3000 y, si se pierde, tenemos como nivel clave el nivel de los 1,2800 como zona que marca la pérdida de las opciones impulsivas al sesgar el lateral a la baja si llegara a ceder. El siguiente objetivo ya iría a buscar la zona de los 1,2600-1,2500. Por ahora sigue alejado de este escenario hasta que no se vea un ataque consistente a la zona de los 1,2800, del que seguimos alejados.

El Dow Jones rompía la racha de retrocesos y en una sesión con mayores volúmenes que en las anteriores logró cerrar en positivo. El avance fue moderado pero conseguía acabar en los altos de la sesión sin marcar nuevos mínimos respecto a la jornada precedente y le permite seguir por encima de forma testimonial de su directriz de avance ajustada y respetando soportes, pero sin recuperar por ahora los redondos 15.000 puntos. La subida al cierre fue de un 0,44% para acabar en los 14.963,74 puntos. Sigue vigente la opción de la aparición de un patrón de doble techo, que no se ha anulado al no superar por ahora los 15.700 puntos y plantear la búsqueda del siguiente objetivo en la zona de los 16.000 puntos. Si el cierre semanal confirma mayores correcciones a los siguientes soportes, tomará más cuerpo esta opción. Pero ahora, la sobreventa comienza a ser manifiesta y puede propiciar que se aguanten los niveles de soporte y se de un rebote que será la clave para validar el estado de la tendencia de fondo.

Estamos en torno a la zona de soporte en los 15.000-14.900 puntos, pero el soporte a tener en cuenta si volvemos a tener correcciones lo tenemos los 14.700-14.500 puntos con una extensión hasta los 14.450 puntos para mantener sesgos impulsivos dentro de un posible establecimiento de rango lateral. Puede reforzarse este nivel con la proyección de la media móvil de 200 sesiones que está ya los 14.375 puntos y que sigue con pendiente positiva y puede alcanzarse también en breve. Esta zona nos marca la clavicular del patrón de doble techo y cederlo debilitaría bastante al situación técnica porque puede suponer buscar objetivos teóricos en los 13.500 puntos, con el riesgo de iniciar un escenario bajista. Por ahora, este sigue como escenario de menor probabilidad asignada, pero se acerca septiembre y en el año post electoral no suele ser un buen mes estadísticamente para la renta variable americana.

Publicidad
Publicidad

En el corto plazo, la primera prueba de la zona de resistencia y de validación de las opciones de rebote está en la superación del nivel de los 15.250-15.350 puntos. Si no pasa de ahí, aumentan las opciones de aparición del posible doble techo con la búsqueda del soporte en la clavicular.

Para apostar por más avances hay que buscar la anulación de la opción del patrón de doble techo confirmando el escenario de avances a medio plazo, atacando a la primera extensión sobre los 15.700 puntos de forma consistente y buscando la proyección superior del techo del canal. Todavía mantenemos nuestra preferencia por este escenario de fondo a medio plazo si no perdemos las zonas de soporte relevantes, buscando los 16.000 puntos. De momento, no se ha logrado superar la zona de los 15.500 puntos de forma consistente y podemos quedar más en rango lateral con los soportes en la zona de corrección del último retroceso significativo sobre los 14.600-14.500 puntos y estos 15.600 puntos como techo del mismo. Perder el soporte este entonces sí que activaría el patrón de doble techo.

Publicidad

El Ibex 35 rebotaba con ganas tras haber mantenido la primera zona de soporte importante y, aunque quedó frenado en el nivel clave de resistencia en el corto plazo, si logra mantenerse sobre los 8.600 puntos en cierre semanal reducirá la debilidad que se está formando técnicamente. Subió un 1,98% y acabó en los 8.629,70 puntos, situándose por encima de los psicológicos 8.600 puntos, que tiene que intentar mantener. Seguimos con la clave del posible rebote. La primera resistencia va de nuevo en los 8.650 puntos para tener opciones de validar el mismo y buscar aún los potenciales avances, si finalmente logra romper la directriz bajista.

Se refuerza algo más la primera zona de soporte clave que está en los 8.400 puntos, que extiende el rango hasta los 8.300 puntos y que debe resistir para no debilitar más el aspecto técnico. Después, tenemos los niveles primero en los 8.210 puntos con el apoyo de la media móvil de 200 sesiones y el pivote de los 8.000 puntos de extensión, que son los que se encargarían de anular opciones impulsivas próximas si se pierden.

Por debajo, tenemos la referencia en los 7.800-7.600 puntos para aguantar las opciones de escenarios impulsivos a medio plazo. El sesgo direccional variaría a negativo si se pierde esta zona y apuntaría ya hacia el soporte de los 7.200-7.000 puntos. Perderlo dejaría de nuevo opciones de buscar la zona de los 6.500-6.450 puntos. Después, los mínimos en los 6.000 puntos es la zona que marca de nuevo la entrada en un escenario correctivo que, por el momento, se mantiene alejada si acaban por romperse las zonas de máximos anuales de forma consistente.

Queda pendiente de superar esta resistencia de forma consistente de los 8.600-8.800 puntos, que es la referencia más importante en el corto plazo. Y el cierre semanal dentro del rango aún le deja opciones para volver a tener un patrón positivo. Una extensión de avances al siguiente objetivo situado en los 9.000 puntos es la que nos activa el posible cambio de escenario a medio plazo con una extensión hasta la zona de los 9.250 puntos. Las siguientes proyecciones ya se sitúan en zonas próximas a los 9.400-9.500 puntos y dan la continuidad a un escenario alcista a medio. Por el momento, es por el que nos decantamos si se logran superar finalmente los 9.250 puntos, ya que entonces se puede proyectar una figura de vuelta de suelo mayor en puntos y en plazo temporal que cambiaría de forma significativa las proyecciones a largo plazo para el Ibex.

Publicidad
En portada

Noticias de