Faltan las confirmaciones a los rebotes, traspasando niveles claves

Las bolsas americanas dieron un paso atrás en la jornada de ayer, al no poder superar las primeras zona de resistencia significativas, para dejar de clasificar al movimiento como rebote y volver a pensar en él como impulso.

Las bolsas americanas dieron un paso atrás en la jornada de ayer, al no poder superar las primeras zona de resistencia significativas, para dejar de clasificar al movimiento como rebote y volver a pensar en él como impulso. Por ahora puede verse también como un respiro a los últimos avances, que también han sido considerablemente verticales. Así que la jornada de hoy cobrará ya una especial importancia para ver si sólo era cansancio en los avances o se reflejan síntomas de agotamiento mayores. Y, sobre todo, con vistas a encarar el cierre semanal con opciones de refrendar niveles o seguir pendientes con los mismos para volver a apoyar los escenario positivos.

En Europa se compensó la jornada del día anterior y cerraron con números verdes, pero también sin confirmar rupturas de niveles relevantes para dejar de etiquetar como simple rebote dentro de la corrección el avance actual. Pero quedan en mejor situación y se han encarado positivamente en las aperturas los cierres negativos de Wall Street. La mejora al inicio de la sesión de los datos del PMI alemán han permitido un giro que permite reactivar los niveles en positivo, a la espera de la apertura americana, que parece que volverá a dictar sentencia, dentro de esta situación técnica delicada. Ya que es están llegando zonas de resistencia claves que pueden ser consideradas como "pullback" a los primeros niveles claves perdidos, y si no son superados para anular estás posible figuras de cambio, marcarán su confirmación y el cambio de escenario más probables quedaría afectado. Pasaríamos del lateral positivo a lateral negativo. Y tocará ajustar probabilidades, a la baja, del escenario de avances a medio plazo, y aumentar las opciones del de posible corrección peor aún a nivel testimonial. La entrada en la fase de estacionalidad más positiva para la renta variable puede favorecer que se acabe por confirmar los rebotes ya la superación de estos niveles clave. Toca seguir vigilantes y prudentes.

El dólar ha vuelto a apreciarse en las últimas jornadas tras la imposibilidad de consolidara una recuperación de los 1,2800 ha perforado de nuevo el nivel de los 1,2700, y buscará las siguientes zonas de soporte en los 1,2600 y 1,2500, si es que no aguanta. La zona de los 1,2700 queda de pivote, ahora como resistencia, siendo la referencia clave el rango entre los 1,2800-1,2900, para volver a pensar en euro fuerte.

El Dow Jones se quedó tascado sin poder consolidar la superación de la media móvil de 200 sesiones, que ahora está en los 16.587 puntos, que tuvo en la sesión anterior y paso a cerrar por debajo de la misma de forma clara y en los mínimos de la sesión tras tres jornadas consecutivas de avances, y haber avanzado casi 800 puntos desde los mínimos del pasado jueves. Este nivel de los 16.580--16.600 puntos es la referencia que mantennos para validar el rebote, y aunque puede tener una consolidación para lograrlo, es importante que está no ceda la referencia de los 16.350 puntos para no sembrar dudas y volver a apuntar a un sesgo correctivo de entrada en el lateral. El cierre de la sesión fue con un retroceso del 0,92%, para acabar en los 16.461,32 puntos.

Sin cambios en los niveles de soporte más inmediatos, primer nivel en la zona de los 16.400-16.350 puntos, y después se mantiene la referencia de los 16.100-16.000 puntos. La amenaza de quedarnos en escenario lateral está ahí en tanto no se consolide la zona de los 16.400-16.600 puntos con la referencia de la media móvil de 200 sesiones, en los 16.586 puntos, y que se vería confirmado con la cesión de los 16.000 puntos. Y no sería hasta que se perdieran los 15.000 puntos que no entraríamos en una fase correctiva de mayor duración y amplitud. Pero por ahora las probabilidades asignadas a este escenario desde la perspectiva técnica son bajas pero se incrementarán si se produce la pérdida de los 16.000 puntos.

La zona de resistencia clave para validar cualquier nuevo impulso está en la recuperación consistente de la media móvil de 200 sesiones, para después buscar los 16.800 puntos. Este nivel perdido de los 17.000-17.050 puntos vuelve a situarse resistencia para validar cualquier intento de impulso, a superar máximos. Después la resistencia sigue en la zona de altos con los 17.250 puntos como primer nivel y después cerca el siguiente objetivo, que se proyecta sobre los 17.400 puntos. Como rango de siguiente resistencia, que puede extenderse en los 17.500-17.600 puntos, pueden volver a dar vértigo al mercado porque las siguientes cotas ya están en los 17.800-18.000 puntos, que se pondrían en duda por valoraciones fundamentales. Por ahora, este escenario aún presenta opciones, pero sus probabilidades se han visto reducidas con el incremento sustancial de poder confirmar la entrada en el escenario lateral.

Publicidad
Publicidad

El Ibex35 remontó posiciones y se sitúa en condiciones de validar la superación de la zona de los 10.250 puntos, de cara al cierre semanal, que es el nivel clave con una extensión hasta los 10.500 puntos, para pasar de tener el rebote a quedar en disposición de volver a la zona de altos del año. Los osciladores están en la zona de neutral con sesgo positivo, y ello puede ayudar a apoyar el avance a buscar estos objetivos importantes, que puede que no se pasen a la primera. Acabó la sesión con un avance del 0,96%, para cerrar en los 10.249,90 puntos. A pesar de esta mejora, conviene seguir vigilantes y no descartar una consolidación previa antes de poder superar estas referencia clave en cierres semanales. Si se consolida, es importante que no se pierdan los 9.950 puntos.

La siguiente resistencia para pasar ya a modo impulso esta en los 10.500-10.600 puntos. Y sigue pendiente la superación consistente del primer objetivo de resistencia de los 11.000-11.100 puntos, para atacar con éxito la siguiente referencia la zona de los 11.250 puntos y los máximos anuales. Si supera esta zona aún estaría en condiciones de cumplir el objetivo del patrón de vuelta mayor, que sigue vigente y que acaba su proyección entre lo 12.000-12.500 puntos.

Mantenemos como primer soporte ahora la referencia de los 10.000-9.900 puntos. Y a corto plazo se ha de recuperar la referencia de apoyo de la media móvil de 200 sesiones, sobre los 10.485 puntos, y la proyección de la actual directriz de avance, que se ha ajustado y se sitúa por encima de los 10.500 puntos. De confirmarse en cierre semanal la pérdida de estas referencias clave de los 10.000-9.900 puntos marcaría un nuevo mínimo decreciente, y supone la entrada en un escenario lateral con sesgo correctivo hasta la zona de los 9.200 puntos, a los que ha comenzado a aproximarse en los mínimos semanales. Por debajo presiones correctivas sí que amenazarían la entrada en fase de retroceso, a medio plazo, que se vería confirmada con la pérdida de los 8.000 puntos.

Publicidad

Pero, por ahora, seguimos otorgando bajas probabilidades a este escenario, pero que se han visto incrementadas en algunos puntos por la cesión de los 10.000 puntos. Y si no se mantiene cuando menos este nivel en cierre semanal las muestras de debilidad serán crecientes. Si no recupera estos niveles, cabe la posibilidad de cumplir el doble techo mayor, que provocaría un cambio de ajustes de las probabilidades de los escenarios, pero en tanto ello no ocurra, mantenemos, de momento, como escenario aún vigente a medio plazo, con mayor probabilidad la continuidad de los avances, aunque el rango lateral se lo está reduciendo mucho estas opciones positivas.

En portada

Noticias de