Trading

Europa comienza a subirse al carro de los avances con el repunte del sector bancario

Ya queda sólo como cita importante la FED. Se ha dejado atrás a Draghi y al referéndum italiano y por ahora las influencias ha sido positivas para Europa, en tanto que en EE.UU. siguen gozando del beneplácito de estar situados los índices en zonas de máximos históricos. Sin duda la recuperación del sector bancario, contando el rescate en la banca italiana del Monte DiPaschi, está permitiendo a los índices europeos atacar las zonas de resistencia clave para poder confirmar un cambio de escenario. Contando con el apoyo de las plazas americanas y de la favorable estacionalidad positiva de estas fechas, que nuevamente ha variado en lo habitual, ya que los inicios de diciembre suelen ser más bien correctivos para pasar a los avances de cara a final de ejercicio y veremos si tras los vencimientos trimestrales de esta semana no varía el sesgo. El crudo tras las distintas reuniones de los países productores con acuerdo de reducción también ha aportado su grano de arena al consolidarse de forma clara por encima delos 50 dólares el barril y buscando nuevos máximos anuales que aún no ha podido consolidar. Las tensiones en los plazos largo de deuda se han reducido, pero manteniendo este incremento de rentabilidad para poder buscar una normalización en los tipos de interés en los que la reunión de la FED, la última del año tiene la palabra y en la que hay altas probabilidades de que pueda producirse una subida de tipos. Todo ello para encarar la imprevisibilidad que nos deja el mandato de Trump. Aún puede darse un cierre en negro en los índices europeos para el ejercicio, donde las últimas sesiones serán las "jueces" para que ello pueda darse o no y acabar cerrando un año sin pena ni gloria precisamente en donde se apuntaba que podría haber mayor rentabilidad y que finalmente ha demostrado ser una predicción poco correcta, en un año en que se ha llevado la palma por ello con los múltiples sucesos acontecidos.

El dólar está aguantado la zona de soporte por encima de los 1,0500 en la banda baja del gran lateral. Se resiste a perder por ahora este nivel y apuntar hacia la paridad con bruscos rebotes como los que se dieron en la semana pasada que incluso llegó a superar los 1,0800 peor que no tuvieron continuidad ni opciones de consolidación. Las palabras de Draghi fueron las que motivaron, para no variar, estos bruscos movimientos. Ahora como posibles productores de los mismos solo queda ya la FED. 

Los rangos y niveles se mantienen, el soporte en los 1,0500 es el que determina la opción de la extensión de la fortaleza del billete verde frente al euro para poder buscar la paridad, aunque el primer objetivo se quedaría sobre los 1,0400-1,0350. 

Las zonas de resistencia se suceden. La primera sobre los 1,0680-1,0700 que se necesita superar de forma consistente para validar cualquier rebote técnico. Para que este pase a considerase como impulso se ha de superar de forma consistente la referencia de los 1,0800 y el nivel clave de los 1,0900 nos puede devolver al rango menor anteriores. El nivel delos 1,1100 con el apoyo de la media móvil de 200 sesiones nos marca el sesgo positivo que sólo se vería confirmado superando los 1,1200. Ahí el objetivo volvería a estar en la zona de altos en los 1,1400-1,1500. Para poder atacar el cambio de dirección sería necesario superar los 1,1600-1,1700 para buscar el objetivo de un posible suelo a medio plazo en la zona de los 1,2000. Por ahora este escenario tiene las mínimas probabilidades asignadas en favor de una posible ruptura y extensión de la apreciación con el nivel de los 1,0500 perdido.

El Dow Jones sigue imparable y con fuerte volumen. La ruptura de los 18.800 puntos que marcan la salida del rango lateral está siendo bastante vertical, y se corresponde al largo periodo en que se ha estado gestando esta fase de consolidación en rango. El objetivo de los 20.000 puntos está muy próximo y ahí psicológicamente tras un primer intento de superarlo puede necesitar parar y tomarse un respiro para validar la fortaleza de la ruptura. Como quedamos en situación de subida libre es difícil realizar proyecciones más allá de este nivel de la amplitud del canal lateral doblado. Amén de lo que es posible que suceda una vez Trump se encuentre ejerciendo de presidente.

El respiro posible en la zona de los 20.000 puntos o alrededores no compromete el escenario de avances a medio plazo en tanto no perdiese de nuevo la zona delos 18.800 puntos. Y puede tener niveles de soporte intermedios sobre los 19.250 puntos y en los propios 19.000 puntos.

La zona de los 18.500-18.000 puntos es el rango para perder para validar de nuevo la entrada en el rango lateral y la zona de pivote del mismo en los 17.000 puntos es la que marca el cambio de sesgo a negativo. Por el momento muy poas probabilidades asignadas a este evento. Y sin patrones de cambio se hace muy difícil asignar algo de probabilidad a una entrada en fase de corrección a medio plazo que se nos activa con la pérdida de los 16.000 puntos.

El Ibex35 ha encontrado finalmente el apoyo del sector bancario, y con ello de sus pesos pesados, para atacar el rango clave que se inicia en los 9.250 puntos y que extendemos hasta los 9.550 puntos. De momento encara el último vencimiento del año que es este viernes con esta disposición. Quedarse dentro del rango o en torno a los niveles actuales no nos confirma nada. Lo importante es que logre ciérrese semanales consistentes por encima de los 9.550 puntos. Si lo logra se habrá confirmado el cambio de escenario a medio plazo y estaremos dentro de un lateral mayor, habiendo abandonado el escenario correctivo. El siguiente objetivo dentro de este escenario está en los 9.800-10.000 puntos en donde confluyen nuevas zonas de resistencia y, de ser superadas, permitirían encara la zona de los 10.550 puntos que nos marca el cambio de sesgo a positivo dentro del lateral. Por encima de estos niveles permitiría pensar en atacar la zona de altos del lateral, que no mencionábamos ya desde hace algunos meses porque las probabilidades eran ridículas con el aspecto técnico (y aún ahora son muy reducidas) y que se sitúa por encima delos 11.600 puntos. Pero es necesario para ir incrementando estas opciones la superación de la zona de los 9.550 puntos de forma consistente y con intención. Para ello se ha de seguir contando con el apoyo del sector bancario, los índices americanos y que se respete la estacionalidad, que veremos si no va con el pie cambiado y se ajusta tras los vencimientos trimestrales.

Un nuevo fallo en el intento por superar este nivel clave mayor nos devuelva a la situación de partida. Cediendo los 9.000 puntos podemos ir a buscar la zona de soporte de los 8.600-8.500 puntos que cuenta con el apoyo de la media móvil de 200 sesiones que ya presenta una leve pendiente positiva. Perder estos niveles complica la situación técnica al permitir atacar a última defensa de los 8.200-8.000 puntos antes delos mínimos anuales. Estos mínimos anuales por encima de los 7.650 puntos marcan la continuación del escenario correctivo que podría extenderse hasta los 6.500 puntos. Es cierto que seguimos sin poder descartar este escenario, pero se ha visto reducida su probabilidad de ocurrencia en tanto nos mantengamos por encima de los 9.250 puntos y será significativa esta reducción si con consistencia se superan los 9.550 puntos.

Aún se podrá salvar el ejercicio de los números rojos, a ver que nos deparan las últimas doce sesiones del ejercicio.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.