Trading

El uranio se convierte en el activo más rentable del mundo

El metal radiactivo sube un 31% este año, con lo que se convierte en el activo con mayor rendimiento

En la apertura de mercado el Dow Jones y el S&P 500 retroceden un 1,5%, mientras que el Nasdaq se mantiene plano./ EFE

Si bien la crisis del coronavirus golpea a la mayoría de los activos, los precios del uranio se están disparando.

El metal radiactivo utilizado en el combustible nuclear ha subido un 31% este año, lo que lo convierte en el activo con mayor rendimiento del mundo. 

Las ganancias han sido impulsadas por los cierres de minas que han eliminado más de un tercio de la producción mundial anual en un momento en que la demanda de las centrales eléctricas se ha mantenido relativamente estable.

"Este es un golpe doble en favor del uranio", dijo Nick Piquard, gerente de cartera de ETF de Horizons. "No solo es probable que el Covid-19 no haya afectado mucho la demanda de energía nuclear, sino que ciertamente está impactando el suministro".

Si bien la demanda de energía, incluida la nuclear, se está viendo afectada debido a la pandemia, se espera que muchas plantas de energía atómica se mantengan abiertas. 

Esto se debe en parte a que las plantas que funcionan con carbón y gas son más fáciles de encender y apagar que las instalaciones nucleares, por lo que vale la pena mantenerlas en funcionamiento incluso si la demanda de electricidad disminuye un poco, dijo Piquard.

En crisis desde 2011

La industria del uranio ha estado en crisis desde el desastre de Fukushima en Japón en 2011, que provocó el cierre de la mayoría de los reactores nucleares de ese país, así como un replanteamiento de la energía nuclear en todo el mundo. 

El cambio llevó a un exceso de metal acumulado en los almacenes, lo que provocó una caída de los precios de hasta el 75% desde los máximos de 2011.

En respuesta a los bajos precios, dos gigantes de la industria, Kazatomprom y Cameco Corp., han estado reduciendo la producción de uranio en los últimos tres años para reducir el exceso global.

La crisis de Covid-19 ha acelerado ese proceso con una sacudida. Kazatomprom, el mayor productor de uranio, anunció a principios de abril que reduciría las actividades operativas en sus minas de uranio en Kazajstán durante unos tres meses.

Mientras tanto, Cameco disminuyó aún más su propia producción el mes pasado al detener la producción en Cigar Lake, en Canadá, la mina productora más grande del mundo, y luego extendió la suspensión por un período "indeterminado" el 13 de abril.

La compañía también cerró algunas operaciones en su Port Hope instalación de servicio de combustible durante cuatro semanas.

En total, las paradas eliminaron alrededor del 35%, de la producción mundial anual de uranio, durante tres semanas, según el analista de Cantor Fitzgerald Mike Kozak.

Al igual que en otros países, los reactores estadounidenses se consideran infraestructura esencial, y las empresas de servicios públicos están implementando planes de resiliencia para garantizar que permanezcan en funcionamiento para mantener el flujo de energía. 

La Comisión Reguladora Nuclear emitió una guía en marzo para que las empresas de servicios públicos soliciten turnos más largos para los trabajadores si es necesario, y también está permitiendo que las compañías difieran algunas inspecciones.

"Quieren que toda la industria alcance la máxima potencia", dijo Paul Gunter, director de Beyond Nuclear, una organización de vigilancia.

Futuros al alza

Los futuros de uranio negociados en la Bolsa Mercantil de Nueva York se han disparado un 36% desde mediados de marzo a 32,50 dólares la libra. Las acciones y los fondos negociados en bolsa han seguido la recuperación. 

Entre los ganadores, Cameco, Uranium Participation Corp., el ETF de North Shore Global Uranium Mining y el ETF de Horizons Global Uranium Index han subido al menos un 50% desde sus mínimos de marzo.

Los aumentos pueden ser sostenibles. El escenario actual tiene el potencial de convertirse en "el punto de inflexión en un mercado bajista a 10 años", dijo el analista de Scotiabank Orest Wowkodaw

Alimentando la recuperación de uranio está el temor de asegurar el suministro futuro. Por lo general, las empresas de servicios públicos tienen de 1,5 a 5 años de inventario como cobertura frente a problemas logísticos para mantener el flujo de energía. Más recientemente, las empresas de servicios nucleares, los principales clientes, han podido completar sus necesidades mediante inventarios excesivos acumulados en todo el mundo.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.

Intereses