Bernanke, abierto a todas las opciones, apoyó los avances

Las bolsas americanas siguieron en zonas de máximos o resistencias anuales tras las palabras de Bernanke, que dejaba abiertas todas las posibilidades de actuación en función del crecimiento.

Las bolsas americanas siguieron en zonas de máximos, o resistencias anuales, tras las palabras de Bernanke, que dejaba abiertas todas las posibilidades de actuación en función del crecimiento. Intentaba de esta manera no añadir presión, manejando sólo la opción del calendario de la finalización de los estímulos cuantitativos. Que no hay que dudar que acabarán por finalizar, y quien marque la pauta para ello, será, sin duda, el comportamiento de los bonos, y ya veremos entonces con qué ánimo lo encaja la renta variable.

Las bolsas europeas recuperaron sus inicios bajistas de la jornada con movimientos bruscos y nuevamente fueron lideradas por las plazas fuertes. Los resultados marcaron a su vez estos movimientos, y en la sesión de hoy está va ser también la tónica, con la mirada puesta en los datos de peticiones de subsidios de desempleo americanos, y sin ya, previsiblemente, más sorpresas en el nuevo testimonio, a partir de las cuatro de Bernanke. El dólar, sin moverse del rango, no logró consolidar el ataque a la zona de resistencia, y acabó por replegarse de nuevo a la zona intermedia del mismo.

Tras los buenos resultados de IBM, después del cierre de ayer, para hoy tenemos referencias de Microsoft, Google y Morgan Stanley, entre otros, que pueden marcar movimientos en la jornada. Las bolsas asiáticas acaban en positivo y la apertura europea se plantea mixta, sin grandes movimientos de entrada. La bolsa española, a seguir focalizada en la evolución de la prima de riesgo y de la deuda a diez años, hoy va volver a tener una subasta del Tesoro para marcar nuevas referencias.

El dólar siguió en el rango de los 1,3200 como primera resistencia, que se ve difícil de superar, y con el primer soporte en la zona de los 1,3000 para delimitar los movimientos más inmediatos, que pueden seguir siendo bruscos. La ruptura de cualquiera de estos niveles puede acelerar los movimientos direccionales de corto plazo, en tanto que seguimos en un convulso escenario lateral de rango amplio, a medio plazo, con el soporte del mismo sobre los 1,2800. El sesgo, mientras se sitúe por encima de los 1,3050, puede considerarse alcista, pero puede quedar como nivel de pivote.

El soporte de los 1,2800, que mantiene su importancia como zona que marca la pérdida de las opciones impulsivas al sesgar el lateral, a la baja, si llegara a ceder. El siguiente objetivo ya iría a buscar la zona de los 1,2600-1,2500, y de ahí ya volveríamos a entrar en zona correctiva, con la mirada puesta en los 1,2200-1,2000.

Las lecturas de los osciladores de corto plazo en zona de sobrecompra van a dificultar, a priori, la superación del nivel de resistencia de los 1,3200. Después, el nivel de los 1,3200 como primera prueba de fortaleza para atacar la zona más significativa de los altos anteriores, debe buscar los 1,3400. Y si logra pasarlos de forma consistente, las proyecciones nos llevan a buscar niveles en los 1,3500-1,3600 con su posible extensión hasta la zona de techos del canal, que supondrían buscar niveles en los 1,3800 y que dejarían paso a la posible búsqueda de zonas sobre 1,4000-1,4100, en niveles de 2011.

El SP500 recuperó posiciones respecto a la corrección del día anterior, pero sin lograr superar los máximos en el cierre y quedándose de nuevo por encima de los 1.680 puntos, de una forma testimonial. La sobrecompra comienza, a pesar en los osciladores de corto plazo, y surge la amenaza de un doble techo en torno a estos niveles, pero si lo que acaba realizando, sería un patrón de continuación y acelerará los avances hasta el siguiente objetivo. Al cierre, subía un 0,28%, para acabar en los 1.680,91 puntos. 

Publicidad
Publicidad

Tras estos nuevos objetivos proyectamos los 1.680 puntos alcanzados, y ya sólo queda extender el avance a los 1.700 puntos, que supondrían extenderse buscando la proyección de techos que arrancaba en la zona de mínimos del año 2009, ahora ya sobre los 1.725 puntos. De momento, la corrección ha saneando la subida y no se castiga la tendencia de fondo, que sostiene las opciones de este escenario de avances a medio plazo. La aparición de un posible doble techo es una amenaza que puede presentarse, pero que se dejaría atrás con una superación consistente de los 1.700 puntos.

Tenemos ahora activada una zona previa de soporte débil, sobre los 1.650-1.640 puntos, en tanto que se refuerza la zona de soporte en los 1.600-1590 puntos. La siguiente, en la zona de proyección de los techos, en confluencia con el retroceso previo sobre los 1.560-1.540 puntos. Después está la proyección del soporte más fuerte en los 1.500-1.480 puntos, para no perder opciones en el impulso acelerado, que se refuerza al tener ya la proyección de la media móvil de 200 sesiones, sobre los 1.522 puntos por encima. Perder este nivel sí que nos colocaría en lateral, con otra referencia de soporte en la zona de los 1.430-1.400 puntos que, si cediese, nos sesgaría negativamente con búsquedas a los 1.340 puntos. Cediendo el nivel de los 1.340 puntos, se plantea un recorte mayor que una consolidación, y ya se entra en escenarios negativos que, por el momento, es la opción con menor probabilidad asignada.

Publicidad

El Ibex35 recuperó posiciones, aunque otra vez por debajo de las plazas europeas, y sigue sin lograr superar niveles que mejoren su aspecto técnico y lo alejen de la debilidad en la que está instalado. Mantuvo, por poco, la zona de los 7.800 puntos, y el patrón de ajado puede ser de agotamiento respecto a la corrección, pero necesitamos ver los cierres de hoy por encima de los 7.950 puntos para ver una confirmación de estas opciones de volver a rebotar y atacar las zonas claves de resistencia del corto plazo. Subió un 0,19% y finalizó en los 7.812,70 puntos.

No hay cambios en la zona de soporte, ya que tenemos una referencia débil en los 7.800 puntos, que se sigue poniendo a a cada sesión. A medio plazo, para aguantar las opciones de escenarios impulsivos, la zona de soporte importante está en el nivel de los 7.600-7.550 puntos, que ha logrado resistir este primer ataque y el segundo, en el que no fue alcanzado. El sesgo direccional variaría a negativo si se pierde esta zona, y apuntaría ya hacia el soporte de los 7.200-7.000 puntos. Perderlo dejaría de nuevo opciones de buscar la zona de los 6.500-6.450 puntos. Después, los mínimos en los 6.000 puntos, es la zona que marca de nuevo la entrada en un escenario correctivo que, por el momento, se mantiene alejada la posibilidad del mismo, pero ganaría opciones si se atacan los mínimos anuales, con consistencia, y se abre un nuevo tramo correctivo.

Queda por franquear, de forma definitiva, el rango de resistencia entre los 8.000 puntos y la zona resistencia que tenemos extendida hasta el hueco dejado en los 8.100 puntos, en confluencia con la media móvil de 200 sesiones en los 8.130 puntos, otro escollo más para volver a los avances. Para restaurar el sesgo positivo dentro del rango, necesitamos más apoyos y recuperar cierres por encima de los 8.250 puntos. Las siguientes referencias se escalan encima de los 8.450 puntos y la zona clave en el rango de los 8.600-8.800 puntos, que es la resistencia más importante en el corto plazo.

Una extensión de avances al siguiente objetivo, situado en los 9.000 puntos, es la que nos activa el posible cambio de escenario, a medio plazo, con una extensión hasta la zona de los 9.250 puntos. Las siguientes proyecciones ya se sitúan en zonas próximas a los 9.400-9.500 puntos y dan la continuidad a un escenario alcista a medio. Por el momento, es por el que nos decantamos, si se logran superar finalmente los 9.250 puntos, ya que entonces se puede proyectar una figura de vuelta de suelo mayor en puntos, y en plazo temporal, y repetir el escenario chartista similar al que se dio en 2004. Todavía no descartamos esta opción, pero el panorama sigue complicado.

Publicidad
En portada

Noticias de