Fondos que devuelven una parte de la inversión a la sociedad

El Observatorio Ibercaja organizado por Inversión analiza el impacto de la inversión responsable y el interés por los fondos que devuelven una parte de la inversión a la sociedad

El impacto de la Inversión Socialmente Responsable (ISR) es cada vez mayor y no solo por los beneficios que genera en la sociedad o en el medio ambiente sino por la creciente rentabilidad que aporta a las carteras que invierten con estos criterios.

Esta ha sido una de las principales conclusiones del Observatorio Ibercaja que bajo el título 'El impacto de la inversión responsable' organizó la revista Inversión.

Publicidad

En el evento participaron José Carlos Vizárraga, director de Ibercaja Pensión; Luis Royo, coordinador autonómico del Plan de Empleo de Cruz Roja Española en Aragón, y Carlos Ballesteros, director de la Cátedra de Impacto Social en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de Comillas ICADE, que estuvieron moderados por Cristina Triana, directora de Social Investor.

Los ponentes destacaron el interés de las gestoras en ofrecer fondos y planes de pensiones responsables y el de sus clientes por invertir en ellos debido a que una parte de la comisión de gestión que pagan se destina a proyectos impulsados por ONG.

José Carlos Vizárraga puso como ejemplo el Plan Ibercaja Sostenible y Solidario en el que “un porcentaje de la comisión de gestión que recibimos de nuestros clientes la devolvemos a la sociedad a través de ONG que hacen llegar estos fondos a los más desfavorecidos a través de proyectos de carácter social y medioambiental".

Una de estas ONG es Cruz Roja, para la que “estos fondos son fundamentales”, aseguró Luis Royo. Además, "llegaron en lo más duro de la pandemia y han ayudado a muchas personas que lo necesitan. El retorno que han ofrecido ha sido excepcional”.

Publicidad
Publicidad

Gracias a estos fondos Cruz Roja puso en marcha una iniciativa en Aragón de la que se han beneficiado 435 personas, que “han mejorado su formación, sus competencias digitales y muchas de ellas han conseguido acceder a un empleo”, apunta Royo.

El crecimiento exponencial de la ISR

Carlos Ballesteros afirmó que la inversión de impacto es muy “positiva” debido a que contribuye a generar “un mundo mejor y aporta ayuda a causas y a personas que de otro modo no la recibirían”.

Esto hace que el crecimiento de la ISR en todo el mundo sea “exponencial”, asegura, y en España “todavía es mayor porque se ha generado una presión social que incide en la necesidad de que tenemos que contribuir todos en mejorar la sociedad y a este carro se suben cada vez más ciudadanos, empresas y entidades financieras”, argumenta Ballesteros.

Entre ellas Ibercaja, que ha destinado más de un millón de euros a proyectos de ONG como Cruz Roja, Cáritas o Ayuda en Acción. “Llamamos a este proyecto ‘Tu dinero con corazón’, porque son fondos que sin ser más caros y siendo tan eficientes como el resto devuelven una parte de la inversión a la sociedad”.

Los proyectos a los que dirigen sus aportaciones son de carácter social y relacionados con la investigación y el medio ambiente.

Publicidad

“Tratamos de repartir la ayuda y que llegue tanto a las grandes ONG como a las pequeñas entidades que no tienen estructura para poder llegar a este tipo de fondos y que hacen una actividad magnífica. Nuestro objetivo es diversificar la cooperación”, afirma el director de Ibercaja Pensión.

Cambios regulatorios

Otro de los temas que centraron el Observatorio de Ibercaja fueron los cambios regulatorios que se avecinan relacionados con la Inversión Socialmente Responsable, como la Mifid verde europea.

Se trata de un nuevo reglamento que se implantará en agosto y obligará a las entidades financieras a preguntar a sus clientes sobre si quieren que el producto en el que invierten cumpla requisitos ambientales, sociales y de gobernanza.

José Carlos Vizárraga reconoció que la regulación sobre inversión responsable está aterrizando y aún faltan muchas cuestiones de carácter técnico para poder ubicar bien los productos catalogados como sostenibles en los nueve artículos que existen.

Publicidad

A su juicio, la regulación tiene pendientes tareas que hacen ir a las gestoras más despacio de lo que les gustaría.

Indicó que la regulación en temas de ISR es nueva para todos incluidos el Banco de España y la CMNV, pero “poco a poco conseguiremos ubicar los productos y las inversiones en el contexto adecuado para poder transmitírselo correctamente a los clientes e ir solventando lo que hoy vemos como un problema real”.

Se muestra optimista ante la resolución de este problema y estima que “para el año que viene se habrá solventado”.

Carlos Ballesteros reconoció que "nunca se regula a gusto de todos" y que es urgente una regulación adecuada relacionada con la ISR con el objetivo de afrontar temas como el del cambio climático.

El gran esfuerzo de la industria

El directivo de Ibercaja afirmó que, a pesar de los problemas de regulación, “nadie tiene que pensar que se están haciendo mal las cosas a nivel de inversión”.

En su opinión, las entidades y los gestores están haciendo un esfuerzo muy importante para analizar las compañías, por lo que “los clientes deben estar muy tranquilos porque, en general, cuando se está vendiendo un producto como sostenible lo es”.

Publicidad

Insiste en que en la ISR “hay que ir poco a poco”, ya que sería una mala táctica forzar la maquinaria y querer tener en muy poco tiempo un porcentaje muy elevado de inversión con criterios ISR.

“No podemos ponernos metas muy cerradas en un corto periodo de tiempo porque podríamos obligar a que los gestores hicieran cosas precipitadas que no fueran en beneficio del fondo”, advierte.

A su juicio, la sostenibilidad ha venido para quedarse por lo que "tenemos muchos años por delante, por ello hay que hacer las cosas bien porque los mimbres ya están puestos para conseguirlo”.

Demasiada confusión

Los expertos destacaron el desconcierto que pueden generar los nuevos debates que se están produciendo sobre la energía nuclear o la industria de armamento.

“Estos temas están creando muchos interrogantes en las gestoras y en los inversores”, estima José Carlos Vizárraga, y pone como ejemplo el conflicto bélico entre Rusia y Ucrania.

“Estamos enviando armas a un país invadido y esas armas tiene que fabricarlas alguien. También en Francia se vuelve a habar de potenciar la energía nuclear, que ahora parece que es verde. Todo esto genera confusión”, señala el director de Ibercaja Pensión.

“Lo social y lo verde es rentable”

Uno de los catalizadores que ha aumentado el interés de los inversores por las inversiones responsables es la rentabilidad que están dando estos productos.

Los ponentes consideran que han quedado atrás los años en que se decía que la ISR era poco rentable. “Esto ha cambiado y ese comentario está totalmente desfasado”, afirma tajante el director de Ibercaja Pensión.

También Carlos Ballesteros opina que se trata de un discurso peligroso y falso porque "lo verde y lo social sí es rentable". Argumenta que "en la inversión de impacto hay rentabilidad" y pone como ejemplo el de empresas del IBEX 35 que están apostando por esta inversión porque quieren ganar dinero.

Asegura que hay que acabar con el discurso de que “si quiero ser bueno voy a perder dinero”, porque “esto no es así. Si quiero ser bueno puedo serlo ganando dinero, como se está demostrando ya".

Vizárraga pone como ejemplo el Plan Ibercaja Sostenible y Solidario, que se ha colocado en los últimos años primero en rentabilidad en la categoría de renta variable mixta, en la que entran tanto fondos que invierten con criterios ISR como otros que no los siguen.

Estos retornos se deben a que los fondos "están invirtiendo en negocios con una buena gobernanza, con transparencia en sus juntas y en sus consejos de administración, por lo que a corto, medio y largo plazo van a tener una mejor gestión y van a vender más que otras compañías", asegura Vizárraga.

También pone como ejemplo el cambio que ha experimentado el Fondo de Pensiones del Gobierno de Noruega.

“Hace años presumía de que le costaba mucho dinero ser responsable y hablaba de lo que había dejado de ganar por invertir con criterios ISR. Eso se ha dado la vuelta y ahora asegura que las inversiones de impacto están siendo muy positivas y generan buenos resultados y altos beneficios a sus partícipes”.

En portada
Publicidad
Noticias de