Renta variable

El petróleo se prepara para el mayor frenazo en 35 años

El crudo lucha contra un superávit de hasta el 20% del consumo mundial

Los precios del crudo se reactivaron en mayo.

Los precios del petróleo se derrumban bajo el peso de un exceso sin precedentes. El mercado del oro negro se ve afectado por partida doble: por un lado, el golpe de una caída de la demanda derivada de la crisis del coronavirus. Por otro, un aumento de la oferta a medida que Arabia Saudí y Rusia libran una guerra de precios. Así, el crudo lucha contra un superávit de hasta el 20% del consumo mundial y la industria se prepara para un contexto que no vivía a esta escala desde hace 35 años.

Las consecuencias son brutales. Los costes ahora son lo suficientemente bajos como para forzar o una suspensión generalizada de la producción o un cierre. El valor de los barriles de Brent, referencia para Europa, y de West Texas, referencia para Estados Unidos, ronda los 25 dólares. Pero en el mundo del petróleo físico, donde los barriles reales cambian de manos, los productores obtienen mucho menos.

Petrobras, el productor estatal brasileño, está reduciendo la producción en 100.000 barriles por día. Glencore, gigante de los productos básicos, está cerrando sus campos petroleros en Chad. Y en Canadá, Suncor Energy ha cerrado parcialmente su mina de arenas petrolíferas Fort Hills.

Los ejecutivos de la industria creen que muchas otras compañías frenarán la producción en los próximos días. "Necesitamos reducir el suministro de crudo en 10 millones de barriles por día con bastante rapidez", indicó Russel Hardy, jefe del principal comerciante de petróleo independiente Vitol Group. "Los precios del petróleo deberán bajar, para llevar los precios a un nivel que desencadene una respuesta", añadió

La última vez que la industria petrolera enfrentó cierres generalizados fue en 1986, cuando Arabia Saudí también devastó el mercado en una guerra de precios. 

100 millones de barriles al día

Desde Bloomberg advierten que el mundo no puede continuar bombeando al nivel actual de aproximadamente 100 millones de barriles por día, mientras que la demanda es hasta un 20% menor. De esta forma, el excedente abrumaría la capacidad de almacenamiento en pocas semanas.

"El aumento en el inventario en las próximas semanas inevitablemente saturará la infraestructura local, forzando a muchos productores del interior a cerrar pozos",  explicó Damien Courvalin, analista de petróleo de Goldman Sachs.

Pero a medida que el almacenamiento se llena, la producción tendrá que responder. La consultora IHS Markit estima que la provincia canadiense de Alberta tiene tanques continentales capaces de almacenar el equivalente de solo 3,2 días de producción diaria. El centro Estados Unidos tiene espacio para una producción de solo 12,8 días.

"La producción tendrá que reducirse o incluso cerrarse", aseveró Jim Burkhard, jefe de mercados petroleros de IHS Markit. "Ahora se trata de dónde y por cuánto”, concluyó.

 

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.

¿Qué más leer?