Calviño teme las condiciones del plan del BCE

Nadia Calviño no quiere ni oír hablar de la posibilidad de que la nueva herramienta del BCE introduzca criterios de condicionalidad

España debe acostumbrarse a vivir en un entorno de deuda más cara, que elevará el gasto por intereses. Nadia Calviño, ministra de Economía y vicepresidenta primera del Gobierno, ha reconocido esta mañana que las medidas anunciadas por el Banco Central Europeo (BCE) la semana pasada ha logrado normalizar la prima de riesgo española.

"Hemos regresado al nivel de los 109-110 puntos básicos", explicó en una intervención durante el curso de verano de la APIE y la Universidad Menéndez Pelayo. Una zona que, para la ministra, muestran que el BCE ha logrado normalizar el mercado de deuda.

Publicidad

Calviño volvió a reiterar que el Tesoro, reduciendo el tipo medio de la deuda y alargando la vida media, ha llegado bien preparado a este momento y que este año ya están cubiertas un 60 por ciento de las necesidades de financiación.

El nuevo precio lo pone la inflación

El lado negativo de la normalización es que la subida de los intereses que estamos viendo en los mercados ya estaría solo alineada con los cambios de política monetaria.

Hace 12 meses, el mercado exigía rentabilidades del 0,46 por ciento al bono español a 10 años; hoy se ha elevado hasta el 2,47 por ciento. La AIREF ya ha adelantado que estos nuevos niveles ya anticipan que el esfuerzo que va a tener que hacer España para pagar los intereses de la deuda subirá, lo que es un factor de presión para las cuentas públicas y que podría ir a más.

El proceso de subida de tipos de interés en la zona euro no está cerrado y el BCE parece decidido a doblar la curva de la inflación. Este mismo miércoles, Luis de Guindos, vicepresidente del BCE recordaba que la intensidad de la subida del precio del dinero en la zona euro no está cerrada.

Publicidad

La subida de tipos de septiembre no está cuantificada y podría superar a la de julio

La subida de 25 puntos básicos en la zona euro en julio ya está garantizada, pero la cuantía del siguiente salto no está cerrada y parece que será superior.

Publicidad

De Guindos dejó este miércoles la puerta abierta y el BBVA ya estaría esperando hasta 50 puntos básicos, pero el ritmo y la magnitud estará ligado a la evolución de los datos económicos y la inflación está muy lejos del 2 por ciento, que es el objetivo del BCE para el medio y el largo plazo.

El propio vicepresidente del BCE reconoce que los últimos datos de inflación de la zona euro han sido una sorpresa negativa -se coloca por encima del 8 por ciento-, y aunque espera que termine el año en la zona del 6 por ciento son muchas de las

Limpiando a los especuladores de los precios de los bonos españoles -con esa referencia de los 110 puntos que valida Nadia Calviño- el BCE cuenta con libertad para cumplir con su mandato primario y actuar para estabilizar los precios.

Miedo a la condicionalidad

Con este contexto, las posibilidades de que la rentabilidad del bono español corrija de forma significativa sus intereses parece complicado y queda por conocer cómo puede ser el mecanismo para corregir la desfragmentación de la deuda del BCE.

Nadia Calviño no quería ni oír hablar de la posibilidad de que ese nuevo sistema introduzca criterios de condicionalidad. Preguntada por varios periodistas sobre ello, la ministra señaló que ni en el Eurogrupo ni en el Ecofin se habían abordado los detalles de esta nueva herramienta.

Publicidad

Luis de Guindos tampoco arrojó luz sobre ello este miércoles. "Todavía no hemos discutido las características de este programa, será diferente al OMT por las circunstancias que tenemos ahora", señaló y deslizó que no es el BCE el que impone las condiciones, sino que esa es la función de la Comisión Europea.

Ha sido la Comisión la que ha eliminado las imposiciones derivadas del pacto de estabilidad; no el BCE.

En portada
Publicidad
Noticias de