Una 'nueva' Fluidra para conquistar Estados Unidos

La fabricante de piscinas ha solucionado su talón de Aquiles -su falta de exposición a Estados Unidos- a golpe de operación corporativa. Preguntamos a analistas y gestores por la fusión con Zodiac.

Piscina de Fluidra, en Manchester

Para su plan de conquista mundial, Fluidra ha encontrado su complemento perfecto. La fabricante de piscinas española anunció el pasado noviembre su fusión por absorción con la estadounidense Zodiac. Una operación que «tiene todo el sentido», defiende Diogo Pimentel, analista de inversiones de Magallanes Value Investors, «ya que la complementariedad geográfica de ambas compañías es perfecta y se crea el absoluto líder global de distribución de piscinas residenciales». Sería la guinda para coronar un año espectacular en bolsa. Tras años de letargo, incluso en negativo desde su salida a cotizar, las acciones de la misma despertaron en 2017. De los 4 euros que valían el pasado enero a los 11,50 euros en los que se mueve hoy en día. El dinero de los accionistas se revalorizó más de un 170 por ciento en tan solo 12 meses. Desde que anunciara la operación ha escalada casi un 40 por ciento. ¿Está todo descontado ya?

¿Tarde para hacer las Américas?

Incluso sin presencia en el mayor mercado de piscinas, Estados Unidos, Fluidra era una oportunidad atractiva. «Es una empresa bien gestionada con los intereses de los directivos alineados con los de las familias accionistas. El sector está en plena recuperación en Europa, va unido al sector inmobiliario en el área de nueva construcción y al ciclo económico en mantenimiento», afirma Juan Gómez Bada, director de inversiones de Avantage Fund. «Una de sus principales ventajas competitivas es ser el único jugador verticalmente integrado, es decir, que produce la mayoría de los productos que distribuye, así como la capilaridad de su red de distribución a nivel global», explica Pimentel. Tras el estallido de la crisis inmobiliaria Fluidra tomó las medidas necesarias para mejorar su eficiencia a la vez que continuó su plan de expansión. Los productos que comercializa tienen una vida media de entre 5 y 10 años, «con lo cual sabíamos que si la venta de nuevas viviendas mejoraba algo iban a poder acercarse o incluso mejorar los márgenes pre-crisis», señala Mikel Navarro, responsable de renta variable de AlphaPlus (santalucía). 

Ahora, ataca de golpe y de raíz quizás el único «pero» que los analistas ponían a la compañía: no tener presencia en EE.UU. Las ventas norteamericanas de la «nueva Fluidra» pasarán de un 7 a un 31 por ciento del total por geografía. Un mercado demasiado jugoso como para ignorar. «La escala es crítica en este sector», explica Navarro, por lo que estar en el mercado de Estados Unidos, donde se encuentran 6 de los 18 millones de piscinas que componen el mercado mundial, «es una oportunidad que no se puede dejar pasar». 

35 millones en sinergias...o más 

Fluidra cifra las sinergias de costes en 35 millones de euros, que se materializaría entre 2019-2020. Un objetivo «fácilmente conseguible», afirman, y que ratifican los expertos. León Izuzquiza, analista de Fidentiis Gestión, coincide en ver «palanca de sobra». Tanto para maniobrar si el ciclo se diera la vuelta como por arriba. Esos 35 millones responden solo a la optimización en costes: consolidación de la manufacturación, optimización logística, reducción en gastos de operativa, etc. «No se han cuantificado en esa cifra sinergias de ingresos», apunta Izuzquiza. Por ejemplo, que las ventas crecieran como resultado de la fusión. Navarro es más insistente. «Quedaría margen para conseguir mejoras en ciertos aspectos donde se podría haber sido un poco más agresivo con las cifras comunicadas, como es el caso de la optimización logística (la filial de Fluidra, Trace Logistics, ofrece una buena plataforma sobre la que apalancarse)», defiende. 

Apuntando al Ibex-35

Como señala Javier Esteban, analista de Sabadell, en un informe, Zodiac es el fabricante líder mundial de productos 'premium' para piscinas y spas. El compañero perfecto para Fluidra, ya que aporta donde la anterior adolece. La nueva Fluidra se aproximaría al reparto del mercado mundial. «Se sitúa como competidor de primer orden a nivel mundial, no solo europeo», destaca Esteban. La deuda resultante de la fusión, de máximo 3,6 veces deuda neta/EBITDA, en primera instancia, «es elevado», reconoce Izuzquiza, pero no llega a niveles de alerta. Además, si el crecimiento del EBITDA sigue en línea con lo esperado, es decir, si la generación de caja -uno de sus puntos fuertes- sigue como hasta ahora, en 2020 volvería a 2 veces deuda neta/EBITDA. No obstante, la compañía tendría en mente emitir un bono a vencimiento a 5 años en los próximos meses, cuenta Izuzquiza, para «cubrirse» de cualquier refinanciación que pudiera necesitar en años próximos. 

Precisamente por esa espera inevitable de dos años, el analista de Sabadell es más cauto en cuanto a sus proyecciones. «Aunque quedaría potencial por reconocer, también siguen quedando pasos por dar», destaca en su informe. Por su parte, optaría por la prudencia y recogería algo de beneficios por encima de los 11 euros, «que es justo donde las sinergias comienzan a ponerse en precio antes de lo previsto en el 'delivery'». 

En esa línea, Esteban también apunta al riesgo de que el mayor accionista, Rhône Capital, que entró con un peso clave tras la fusión, pueda empezar a salir antes de que se complete la fase de 'delivery'. Pero desde la compañía llaman a la calma. En un encuentro reciente con periodistas, Cristina del Castillo, directora de relaciones con inversores de Fluidra, aseguró que la salida de Rhône Capital, dentro de dos años, se haría «de manera ordenada». Incluso tras la revalorización, el interés de los inversores no ha menguado. Al contrario. Ni siquiera ahuyenta la reducción del 'free float' (títulos en libre circulación) tras la fusión, que pasó del 50 al 28,8 por ciento. Es una barrera temporal al potencial que tendría la compañía, cuyo tamaño se ha multiplicado con la operación para situarse entre las mayores de la bolsa española. Fluidra ya mira hacia el Ibex-35.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.