Trabajadores Banco Popular protestan por ERE "brutal" pero reconocen avances

Más de cien empleados del Banco Popular en Castilla y León se han concentrado hoy en Valladolid, ante la dirección territorial de la calle Santiago, para rechazar un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que, a su juicio, es "brutal" aunque hoy han reconocido "algunos avances".

Según ha apuntado ante los periodistas el secretario general de UGT Banco Popular en Valladolid, José María Trejo, "el número de despedidos ha bajado de 2.894, que eran en principio, a 2.592, la bajada es de 302 y ese avance es de esta misma semana" ha reconocido.

Además, Trejo ha precisado que "las indemnizaciones están subiendo un poco" y que la empresa no está "tan completamente cerrada como al principio".

No obstante, ha subrayado que el porcentaje de damnificados es muy alto. "En el último ERE de la banca hubo 1.600 despedidos sobre 20.000, aquí estamos hablando de 2.592 sobre 12.900 y eso es una barbaridad".

Mientras llega el próximo día 6 de noviembre, fecha límite para tratar de alcanzar un acuerdo con la empresa, los trabajadores seguirán protagonizando movilizaciones con los denominados "jueves negros".

Trejo ha detallado que en Castilla y León se cerrarán diecisiete oficinas, cuatro en Valladolid y León, tres en Salamanca, dos en Burgos y una en Palencia, Zamora, Segovia y Ávila.

A todas ellas se unen las regionales de Valladolid, con 63 empleados, y de León, con treinta.

La dirección de la empresa ha ofrecido prejubilaciones, traslados y recolocaciones a raíz del cierre de estas oficinas, así como contrataciones a tiempo parcial en días alternos.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.