Terremoto en las Bolsas y en los bonos

El Ibex-35 ha sufrido su peor sesión desde febrero con todos sus valores en negativo y con los bancos llevándose la peor parte. La deuda italiana ha registrado hoy su sesión más aciaga con incrementos brutales de sus primas de riesgo.

bolsa--644x362

Fortísimos los retrocesos de los mercados de renta variable europeos y enorme castigo en la renta fija en una sesión que nos ha traído a la cabeza los peores momentos de la crisis de deuda de los primeros años de esta década antes de que el presidente del BCE, Mario Draghi, le pusiera coto con un contundente mensaje a los inversores. 

Hoy sí, uno de los índices bursátiles más castigados del día ha sido el Ibex-35, que ha sufrido un descenso del 2,49%, el mayor retroceso desde el 6 de febrero, para dar un último cambio en los 9.521,3 puntos. Los analistas creen que es importante que se mantenga sobre los 9.500 puntos. De perderlos, la siguiente referencia estaría, en primer lugar, de acuerdo con Sergio Ávila, de IG, en los 9.317 puntos, aunque hay otros analistas, como Eugeni Siscar, de BNP Paribas Personal Investors, que estiman que el indicador podría irse hasta los 9.200 o los 9.100 puntos. 

El selectivo español está a poca distancia de los mínimos anuales que marcó el 26 de marzo en los 9.381 puntos. 

En las cinco sesiones consecutivas que el índice acumula de descensos retrocede un 6,09%, con sólo Inditex y Amadeus esquivando las pérdidas en estos cinco últimos días. 

En la jornada de hoy, todos los valores del Ibex-35 terminaron el día en rojo. Y los peores fueron los bancos, con caídas importantísimas. El Sabadell perdió un 6,82%. Santander y Bankia bajaron más de un 5%. CaixaBank y BBVA, más de un 4%. Al fin y al cabo, las caídas del precio de los bonos, las ventas de renta fija, les afecta directamente a las entidades porque son ellas las principales tenedoras de esos títulos. Los bancos, por ello, son el canal de contagio de las crisis de deuda. También las aseguradoras tienen una gran posición en renta fija y de ahí que Mapfre sufriera un descenso del 4,01%. 

No sólo han sufrido los bancos españoles. El índice bancario paneuropeo ha perdido un 3,2% en su mayor descenso desde agosto de 2016. El índice bancario italiano ha retrocedido un 4,7% en su mayor caída también desde ese momento.

De vuelta en el selectivo doméstico, entre los peores, también Mediaset, Merlin Properties y Dia, que bajaron más de tres puntos porcentuales. 

En una sesión plena de números rojos, los valores del Ibex-35 que menos cayeron fueron Repsol (-0,13%) y Técnicas Reunidas e IAG, que se dejaron algo más de medio punto porcentual. Los otros títulos que bajaron menos de un 1% fueron ACS, Amadeus y Telefónica. 

Al selectivo español le han ganado hoy en pérdidas el Ftse Mib de Milán, que ha bajado un 2,65%, y el PSI-20 de Lisboa, que ha retrocedido un 2,61%. 

Mientras, el Dax alemán ha caído un 1,53% y el Cac 40 francés, un 1,29%. 

Con ello, todos los índices europeos están ya en rojo en el año, a excepción del francés. El que más baja, el Ibex-35, que se deja un 5,20%. 

Día horrible para la deuda italiana y contagio para el resto

Si en la Bolsa la que más sufrió fue la italiana, en renta fija también fue la de ese país la que se llevó la peor parte. La deuda italiana sufrió hoy su peor sesión en 25 años. 

El rendimiento de los títulos italianos a diez años pasó entre ayer y hoy desde el 2,67% hasta el 3,08%, su nivel más alto desde 2014. Con ello, la prima de riesgo italiana subió en un solo día desde los 230 hasta los 280 puntos básicos, nuevos máximos desde el año 2013. 

Mientras, el interés de los títulos españoles a diez años subió apenas desde el 1,50% hasta el 1,59%. Y la prima de riesgo, desde los 116 hasta los 130 puntos básicos, su nivel más elevado desde la primavera del año pasado. 

Esto significa que los inversores exigen una prima de 150 puntos básicos sobre la rentabilidad de los bonos españoles para invertir en los italianos, lo que no se ha visto nunca. Nunca han estado tan lejos España e Italia en esta cuestión.

Mayores deterioros que en los bonos españoles observamos también en los griegos (pasaron desde el 4,34% hasta el 4,64%) y en los portugueses (su interés avanzó desde el 2% hasta el 2,12%). 

Pero las diferencias en cuanto al castigo que el mercado propina a unos países y a otros se observan sobre todo en los plazos más cortos. Así, el rendimiento de los títulos italianos a dos años subió desde el 0,87% hasta el 2,38% entre ayer y hoy. El interés de sus comparables españoles pasó desde el -0,20% hasta el -0,15%. El de los portugueses, desde el -0,06% hasta el 0,14%.

Mientras todo esto sucede en la periferia europea, los intereses de los bonos alemanes continúan a la baja: el rendimiento de su dos años pasa desde el -0,70% hasta el -0,78%. Mientras tanto, el diez años pasa del 0,33% hasta el 0,26%. La deuda alemana está ejerciendo su tradicional papel de refugio para el dinero miedoso. 

Otro síntoma de nerviosismo sobre la divisa lo vemos en la propia moneda: el euro, al cierre de la sesión del Viejo Continente, cedía un 0,7% frente al dólar, hasta el nivel de 1,1543 unidades, mínimos desde el pasado julio.

Riesgo de redenominación

Borja Gómez, de Dunas Capital-Inverseguros, señala que síntomas tales como la ampliación de las primas de riesgo frente a Alemania de los bonos de la periferia, pero también de otros países como Francia u Holanda, además del aplanamiento de las curvas fruto de una más intensa subida de los rendimientos de los cortos plazos que de los largos, así como la caída de los intereses de los bonos alemanes sin que la trayectoria de sus CDS sea descendente implican que está comenzando a emerger la prima de convertibilidad, el riesgo de redenominación, el riesgo de ruptura del euro

La decisión de Mattarella de vetar al ministro de Economía propuesto por el Movimiento Cinco Estrellas y de la Liga parece haber provocado más nerviosismo del que había con anterioridad en los mercados, quizás porque da credibilidad y verosimilitud a la idea de que esos dos partidos querían sacar a Italia del euro. 

Y, ante unas nuevas elecciones que podrían tener lugar este verano o el próximo otoño, el Movimiento Cinco Estrellas, no, pero la Liga está reforzándose, según las encuestas. La próxima campaña electoral podría plantearse como un referéndum sobre el euro después de los últimos acontecimientos. 

En una sesión de gran nerviosismo, el gobernador del Banco de Italia, Ignazio Visco, afirmó que el país está a sólo unos pasos de perder la confianza de los inversores. Aunque las declaraciones que han encendido al país han sido las del comisario Gunther Oettinger, que ha dicho: "Espero que los mercados sean una señal para que los electores no den su apoyo a los populistas de izquierdas y derechas". 

De ahí que el mercado vea con más riesgo la crisis política italiana tanto interno para el propio país como para el conjunto de la zona euro que la incertidumbre que en España se ha abierto después de la sentencia contra el PP por el caso Gürtel y que ha desatado una reacción en la oposición para apartarle del poder. Para Borja Gómez, lo peor de la cuestión española es el momento en que se ha desatado, es decir, que ha coincidido con otra de cariz más esencial y más peligrosa, la de Italia. En España no hay partidos euroescépticos ni eurofóbicos. La situación política española no supone un riesgo sistémico para la zona euro. 

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.