Tercera sesión a la baja para el Ibex-35, que logra cerrar sobre los 8.900 puntos

Las eléctricas toman el control del IBEX 35 tras superar a la banca como sector con mayor ponderación del selectivo

El Ibex-35 fue de más a menos a medida que pasaron las horas. El indicador español comenzó la jornada por encima de los 9.000 puntos, marcando su nivel más alto cerca de los 9.050 puntos, pero a partir de las once y media de la mañana, se vino abajo, para entrar en unas pérdidas que se agravaron a partir de la apertura de la Bolsa de Nueva York: si el índice estaba instalado en el entorno de los 8.960 puntos antes del inicio de la sesión americana, llegó a marcar sus mínimos del día en los 8.880 puntos. Al cierre dio un último cambio un poco más arriba, en los 8.927,10 puntos, lo que supone un recorte del 0,72%. 

Los peores índices del día fueron los de la periferia europea y entre todos, el que más cayó fue el Ftse Mib de Milán, con una caída del 1,26%. El PSI-20 de Lisboa, por su parte, retrocedió un 0,77%. El Cac 40 francés también terminó el rojo, con una caída del 0,18%. El mejor de todos fue el Dax alemán, que fue capaz de terminar la sesión al alza, con una revalorización del 0,33%, quizás debido a que el Gobierno de Angela Merkel acaba de aprobar incremento de la inversión en defensa e infraestructuras en un plan que prevé un incremento del gasto del 2,7% y lograr estabilidad presupuestaria hasta el año 2020: Alemania espera estar sin déficit hasta ese año. El Ftse 100 británico terminó el día también en verde, con un avance del 0,10%. 

En el selectivo español, Ferrovial encabezó los ascensos, con una revalorización del 1,22%. Después se colocó Aena, con una revalorización del 0,97%. Grifols, por su parte, se anotó un 0,87%. Entre los valores al alza, de los grandes, únicamente Inditex e Iberdrola, que ganaron un 0,33% y un 0,10%, respectivamente. 

En rojo, el Popular fue el peor, con un descenso de casi un 3%. Después se colocaron OHL y Repsol, con pérdidas de alrededor de un 2,70%. Sacyr y el Santander también se dejaron más de dos puntos porcentuales. Entre los peores, también Bankia y CaixaBank, que se dejaron alrededor de un 1,95%, mientras BBVA perdió un 1,88% y Mapfre, un 1,76%. Más de un punto porcentual también se dejaron Dia, Bankinter, Indra, Telefónica y Técnicas Reunidas. 

En el Índice General de la Bolsa de Madrid, Vidrala encabezó los ascensos, con una subida del 10,84%. Después se colocó Adveo, con una revalorización del 8,64%. Dogi y Elecnor ganaron más de un 5%. En negativo, los títulos "B" de Abengoa fueron los que peor se comportaron, con un descenso del 7,41%. Después, Tubos Reunidos, que retrocedió un 6,29%. 

En el Eurostoxx 50, los que se comportaron peor fueron los bancos. El que más cayó fue Unicredito, con un descenso del 3,09%. Después se colocaron Deutsche Bank, Société Générale e Intesa, con pérdidas de más de dos puntos porcentuales. En verde, el mejor fue L'Oreal, con una subida del 2,23%. Unilever, Fresenius, Danone y Essilor ganaron más de un punto porcentual. 

Una clave del día: el euro-dólar

Quizás el buen mejor tono mostrado por el Dax alemán tuvo que ver, además de con la ampliación presupuestaria, con la depreciación del euro: la moneda comunitaria perdía al cierre de la sesión alrededor de un 0,4%, hasta el nivel de 1,1171 unidades. Quizás esa apreciación del dólar tiene que ver con que incluso Charles Evans, de la Fed de Chicago, ha afirmado que los tipos de interés subirán de manera más agresiva de lo que está descontando el mercado. Quizás por eso Wall Street comenzaba la sesión en negativo.

En el mercado de deuda, vimos movimientos dispares, aunque dentro de una horquilla estrecha. El bono que peor se comportó fue el italiano, puesto que su rentabilidad subió desde el 1,26% hasta el 1,30%. En el otro extremo, el estadounidense, cuyo rendimiento bajó desde el 1,94% hasta el 1,91%, pese a las declaraciones de esta semana de varios miembros de la Reserva Federal. 

El interés del bono alemán, por su parte, bajó desde el 0,21% hasta el 0,20%. El del bono español se mantuvo en el 1,53%. 

Por tanto, pese a las caídas de bolsa, no hubo demasiado dinero entrando en el mercado de renta fija, salvo en títulos americanos. Tampoco entró dinero en el oro, otro gran activo refugio, sino que salió: el precio de la onza retrocedió un 2%, hasta los 1.223 dólares.

Caídas también en el crudo, quizás como consecuencia de la apreciación del dólar con respecto al euro. El barril de Brent, de referencia en Europa, perdía un 2,56% al cierre de la sesión, hasta los 40,72 dólares. El de West Texas, de referencia en Estados Unidos, caía al término de la sesión europea un 0,88%, hasta los 39,60 dólares.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.