Respiro

Efecto rebote en la Bolsa española, que hoy ha avanzado un 0,47 % con el que afianza los 9.500 puntos, en una sesión de "respiro", en la que el repunte del sector bancario y el escenario volátil han mitigado las abultadas caídas sufridas por las plazas internacionales en los últimos días.

Los efectos de la inestabilidad política que atraviesan España e Italia quedaban en un segundo plano tras la apertura, cuando el IBEX 35 cambiaba el signo predominante durante la semana para anotarse el 0,15 % con el despertar de sus cotizadas.

A la espera de que mañana el Congreso debata la moción de censura al Gobierno de Mariano Rajoy, los inversores conocían el dato de la inflación en mayo, mes en el que el índice de precios al consumo (IPC) se disparó hasta el 2 % interanual a consecuencia del alza del petróleo, según el Instituto Nacional de Estadísticas (INE).

Avance similar al registrado en Alemania, donde subió el 2,2 %, el mayor en 15 meses, lo que ha animado a ganar posiciones al euro, que al cierre cotizaba a 1,166 dólares.

La volatilidad de los mercados asediaba a un parqué madrileño que, hastiado por las ventas de las cinco últimas sesiones, ampliaba sus tempranas ganancias a mediodía y ganaba un 0,30 % gracias al apoyo de la banca y al sosiego de la deuda.

Tras el descalabro de la víspera y, a pesar de la tensión arancelaria entre China y Estados Unidos, Wall Street se contagiaba del nerviosismo alcista del Viejo Continente y hacía subir a su principal indicador, el Dow Jones, un 0,48 %, apenas media hora después del inicio de las negociaciones.

En Europa, Milán ha recuperado un 2,09 % coincidiendo con la última subasta de deuda celebrada por el Tesoro italiano, mientras que Fráncfort ha ganado un 0,93 % y Londres, un 0,75 %. París ha descendido un 0,2 %.

Todo ello en una jornada en la que el precio de barril de Brent, petróleo de referencia en la región, ha continuado su progresión hasta los 77,26 dólares.

De vuelta a España, la prima de riesgo se ha encomendado a la "calma chicha" de su entorno, y ha logrado estabilizarse y bajar hasta los 116 puntos básicos, 20 menos que al cierre anterior.

Los grandes valores del IBEX 35 se han apuntado esta vez al verde, especialmente Repsol, que ha aprovechado el tirón del crudo para avanzar un 4,19 %, seguido del Santander, un 1,11 %; BBVA, un 0,65 %; Iberdrola, un 0,23 %, y Telefónica un 0,18 %; sólo Inditex ha optado por un final alternativo al dejarse un 2,32 %.

Pleno de revalorizaciones en el resto del sector bancario, con Bankia subiendo un 1,26 %; Bankinter, un 1,22 %; CaixaBank, un 1,11 %, y Sabadell, un 0,03 % en una sesión en la que se han negociado más de 2.800 millones.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.