Navasqüés niega que Blesa les comprara y afea a Bankia por "rebuscar" delitos

El exmiembro de la Comisión de Control de Caja Madrid Ignacio de Navasqüés ha negado hoy que los usuarios de las tarjetas opacas de la entidad fuesen "comprados por Blesa" y ha afeado a las acusaciones particulares, en concreto a Bankia, por "rebuscar en toda la caja" un indicio de delito para emprender la investigación judicial.

"Me parece de mala fe que una cuenta que tiene una definición muy clara no le llame la atención al auditor", ha dicho en relación a la supuesta ocultación por parte de Bankia de la información que vincularía la contabilidad de los gastos efectuados con estas tarjetas con el acuerdo alcanzado en mayo de 1988 por el consejo de administración y que dio origen al sistema.

Navasqüés también ha afeado al fiscal Alejandro Luzón que durante los interrogatorios se haya referido a estas tarjetas como "las 'black'", un reproche muy comentado por las defensas durante los recesos, y ha afirmado rotundamente que eran "públicas y conocidas como ha quedado claro durante el proceso".

En este sentido, ha incidido en que cuando recibió su tarjeta de manos del que fuera secretario de la caja Enrique de la Torre, "la di de alta en la oficina electrónica", razón por la que ha dicho sentirse "sorprendido" por las noticias sobre su opacidad "cuando se da de alta en la contabilidad, se recibe el extracto mensual del uso de la misma y se asienta en una cuenta específica".

Asimismo, el exconsejero ha asegurado que ninguno de los 65 usuarios de las tarjetas, para quienes el Ministerio Fiscal solicita penas de entre seis y un año de prisión por apropiación indebida continuada, causaron "la desgracia económica de la caja", y ha recordado que él ya devolvió las cantidades gastadas.

"He hecho dos depósitos, el primero de 50.000 euros, amedrentado con todo lo que salió en la prensa, y luego todo el importe restante con gran dolor de mi corazón porque yo creo que no he cometido ningún delito", ha relatado Navasqüés.

También se ha referido a su declaración ante el instructor de la causa, Fernando Andreu, ante quien reconoció que un compañero llegó a decir "paga la caja" en relación a unos "gastos de boda", y ha matizado que pese a ser una celebración de ese tipo "nunca hubiese ido de no tratarse de un consejero".

Y es que de los 195.000 euros que le imputa la principal prueba inculpatoria, la hoja de cálculo excel aportada por Bankia a la causa, "el 80 % correspondía a gastos de representación", aunque "eso no quiere decir que todo lo que aparezca se corresponda con mis gastos". EFECOM

smv-eyp/jlm

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.