Los máximos históricos del Nikkei cuestionan la rentabilidad de la bolsa a largo plazo

El índice japonés Nikkei ha tardado 34 años en marcar máximos históricos, lo que abre una reflexión sobre la tendencia alcista de las bolsas a largo plazo

El Nikkei japonés ha necesitado 34 años para superar los máximos históricos que marcó en los 38.957 puntos que alcanzó en diciembre de 1989.

Ha conseguido rebasar estos niveles tras la crisis inmobiliaria en la que se vio envuelto el país después de haberse recuperado mucho mejor del crack de 1987 que el resto de bolsas mundiales.

Publicidad

Sin embargo, la caída posterior le llevó en apenas tres años a situarse en las cercanías de los 14.000 puntos, tras una caída del -64 por ciento desde máximos.

Este nivel de los 14.000 puntos sería perdido de forma consistente en la crisis de las puntocom, pues en 2003 marcó mínimos por debajo de los 8.000 puntos.

El rebote desde esos mínimos le llevaba hasta los 18.000 puntos justo antes de la crisis de las hipotecas subprime, que le volvió a pasar factura y cayó hasta los 7.000 puntos en 2009.

20 años después seguía en mínimos, tras dejarse un -82 por ciento desde esos máximos.

El último tramo alcista se iniciaba tras superar los 11.500 puntos en 2013, para ir superando hitos en una estructura de años de avances bastante verticales, seguido de amplias consolidaciones laterales, hasta llegar a esta fecha actual y marcar máximos históricos y quedar en condición técnica de subida libre.

Los grandes gestores apuestan por Japón

En lo que llevamos de año, el Nikkei acumula una revalorización del +20 por ciento y se ha convertido en una de las mejores bolsas de este ejercicio, después de acumular también una buena rentabilidad en 2023.

Publicidad
Publicidad

Japón es una de las apuestas favoritas de los gestores desde hace ya algunos meses, como ha ido apuntando la encuesta mensual de gestores de Bank of America.

La reflexión que tienen que hacer los inversores al analizar lo sucedido con este índice es que la máxima de que la bolsa es alcista a largo plazo hay que tomársela con cautela si se invierte de forma exclusivamente pasiva con índices.

Encontramos grandes periodos, más allá del ejemplo del Nikkei, en los que no hemos encontrado rentabilidad a largo plazo. 

Publicidad

Por ejemplo, en el Dow Jones, desde 1964 hasta 1984, se desarrolló un gran lateral de 20 años en el que no se marcaron máximos históricos consistentes y llegó a corregir más de un 40 por ciento.

Aunque en este caso sí que ha habido otro tipo de activos que han podido actuar como refugio y sumar rentabilidad a las carteras, en este caso con la renta fija.

Un escenario que volvemos a recuperar tras una década en la que ha aportado escaso valor y no ha servido de refugio.

Si esta noticia ha sido útil para ti, apúntate a nuestros boletines ¡No te decepcionaremos! También puedes añadir las alertas de finanzas.com a tus redes y apps: Twitter | Facebook | LinkedIn | Flipboard. Y sigue los mejores videos financieros de Youtube.

Publicidad
En portada

Noticias de