¿Le conviene a China vender sus bonos estadounidenses?

Los bonos gubernamentales y empresariales son en realidad un préstamo que el comprador del bono le hace a la entidad[…]

Los bonos gubernamentales y empresariales son en realidad un préstamo que el comprador del bono le hace a la entidad que lo está emitiendo. En otras palabras, un bono es un pagaré o una promesa de pago por un préstamo más los intereses. Los gobiernos emiten bonos por varios motivos, pero la razón principal es para financiar sus proyectos en casa, ya sea para mejorar su infraestructura o financiar ciertos programas sociales.

Los bonos se pueden negociar como cualquier otro instrumento financiero sin importar quien los haya comprado. Por ejemplo, un inversor puede haber comprado cierta cantidad de bonos, mantenerlos por un tiempo y después venderlos a otra persona si el precio de los bonos ha subido o simplemente si desea convertirlos en efectivo de nuevo. El precio de los bonos también está sujeto a las leyes de oferta y demanda que determinan el valor de los activos.

China es el segundo poseedor de deuda estadounidense más grande en el mundo con aproximadamente unos 1,1 billones de dólares en bonos del Tesoro, seguido solo por la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos la cual posee unos 2,15 billones de dólares en bonos de la tesorería estadounidense. Japón es el tercer poseedor más grande de deuda estadounidense detrás de China con unos 1,08 billones de dólares en bonos.

En el caso de Estados Unidos, el país norteamericano ha tenido que aumentar recientemente la cantidad de bonos emitidos para financiar la reforma tributaria creada por Trump, que ha recortado los impuestos considerablemente a las empresas estadounidenses. Desde inicios de los noventa, cuando la balanza comercial entre Estados Unidos y China empezó a inclinarse a favor de China, el gigante asiático empezó a acumular grandes cantidades de bonos estadounidenses.

La razón por la que China empezó a comprar bonos estadounidenses fue para poder resguardar las inmensas cantidades de dólares que estaban entrando al país, provenientes de las ventas de sus productos en Estados Unidos. Tengamos en cuenta que las exportaciones chinas a Estados Unidos son pagadas en dólares y China necesita colocar esos dólares en un lugar seguro.
La compra de los bonos soberanos estadounidenses por parte de China ayuda en cierto modo a mantener el valor estable del dólar, algo que le conviene a China debido a las grandes reservas que tiene del billete verde. Al mismo tiempo, al ayudar a mantener el dólar estable o al alza, China puede devaluar su moneda, el yuan, para que sus productos sean incluso mucho más atractivos para el consumidor estadounidense.

Los posibles efectos de una venta masiva de bonos por parte de China

Debido a que los bonos están sujetos a las leyes de oferta y demanda, si China decide vender en masa sus bonos estadounidenses en medio de represalias por los aranceles impuestos por Trump a sus productos, eso inundaría el mercado de renta fija y el precio de dichos bonos bajaría. Si el precio de los bonos baja demasiado rápido, no le conviene a China ya que vendería sus bonos a un precio muy inferior al deseado.

Esos serían los efectos negativos para China, pero para Estados Unidos los efectos también podrían ser bastante perjudiciales debido a que los tipos de interés subirían a medida que el precio de los bonos cayera. El precio de los bonos tiene una correlación inversa con el interés o tasa de desempeño que está pagando el bono. Al bajar el precio de los bonos, los intereses suben y eso ocasionaría que prácticamente todos los tipos de interés en Estados Unidos subieran, incluyendo las tasas de financiación de hipotecas, préstamos bancarios e incluso afectaría a los bonos empresariales.

Publicidad
Publicidad

La opción nuclear que tiene China

A la posibilidad de que China venda sus bonos soberanos estadounidenses se le ha llegado a conocer como la "opción nuclear" de China, debido a que dicha decisión afectaría a prácticamente todos los mercados financieros del mundo, incluyendo a China. Además, si China vende sus bonos estadounidenses, le quitaría la ventaja que tiene para poder controlar el tipo de cambio entre el yuan y el dólar.

Para que un país pueda intervenir en el mercado cambiario de divisas, necesita poseer grandes cantidades de reservas en moneda extranjera para poder manipular el mercado. Sin esas reservas, a China le resultaría muy difícil mantener al yuan en el rango donde lo ha mantenido durante años. Sin embargo, pese a todo esto, China sí ha ido reduciendo su posesión de deuda estadounidense en los últimos años, pero lo ha hecho paulatinamente para no crear desequilibrios en los mercados.

Publicidad

Tendencia alcista en el bono soberano a 30 años

Sobre el gráfico semanal del bono soberano estadounidense a 30 años, cortesía del broker de Forex y CFDs ActivTrades, podemos observar que el instrumento está próximo a completar cuatro semanas consecutivas al alza y rompe por encima del máximo del año pasado para visitar la zona del 152,51. De continuar subiendo, es posible que el 155,63 actúe como resistencia, pero de retroceder a la baja, la zona de la media móvil exponencial de 200 semanas en el 148,95 podría actuar como soporte.

Alexander Londoño, Analista Colaborador de ActivTrades

Publicidad
En portada

Noticias de