Las firmas de inversión rebajan su entusiasmo por Tesla

Tesla presentó unos resultados de récord, pero el mercado ha mostrado dudas acerca de su capacidad de crecimiento a corto plazo

Tesla presentó el jueves unos resultados de récord para el año financiero 2021, pero el mercado ha acogido su facturación total del año de 53.823 millones de dólares y su beneficio neto de 5.519 millones de dólares con cierto escepticismo, mostrando la preocupación de los inversores ante la necesidad de que Tesla finalice la construcción de sus nuevas plantas para seguir creciendo.

Los resultados presentados por Tesla suponen una mejora del 665 por ciento interanual en los beneficios de la compañía, y del 73 por ciento en su facturación, pero el propio aviso de la empresa acerca de sus problemas con la cadena de suministros ha hecho que los expertos rebajen su entusiasmo por unas acciones que, en este momento, parecen haber tocado techo.

Publicidad

Tesla reconoce que seguirá afrontando dificultades en 2022

"Tenemos previsto aumentar nuestra capacidad de fabricación lo más rápidamente posible. En un horizonte de varios años, esperamos alcanzar un crecimiento medio anual del 50 por ciento en las entregas de vehículos", aseguraba la compañía.

En el propio anuncio de resultados, sin embargo, Tesla también reconocía que "el ritmo de crecimiento dependerá de la capacidad de nuestros equipos, la eficiencia operativa y la capacidad y estabilidad de la cadena de suministro", añadiendo:

"Nuestras propias fábricas han estado funcionando por debajo de su capacidad durante varios trimestres, ya que la cadena de suministro se convirtió en el principal factor limitante, lo que probablemente continuará hasta 2022".

Y precisamente esta perspectiva de que los contratiempos de Tesla en su producción serán persistentes a lo largo del año, es lo que ha puesto a los inversores de uñas respecto a la capacidad real de crecimiento del fabricante estadounidense de vehículos eléctricos

Publicidad
Publicidad

Europa como campo de batalla del vehículo eléctrico

Desde Bloomberg Intelligence, por ejemplo, se señala que la próxima fase de crecimiento de Tesla depende principalmente de la eliminación de las limitaciones de capacidad en Europa, una vez su fábrica alemana comience a realizar entregas.

"El momento de salida de Berlín puede ser el acontecimiento más importante para Tesla este año, ya que el impulso gubernamental para que los fabricantes de automóviles vendan vehículos eléctricos en Europa [...] fuerza la proliferación de modelos y la comercialización de una tecnología que impulsará la adopción por parte de los consumidores más rápidamente que cualquier otra región", indica Bloomberg Intelligence en su informe.

La perspectiva de que Europa será una región clave para discernir el futuro de Tesla se realza ante la visión compartida en el informe sobre sus resultados, donde se pone de relieve que la competencia en el mercado estadounidense seguirá siendo lenta, "ya que las marcas extranjeras necesitan tiempo para aumentar la producción, y otros fabricantes siguen centrados en proteger la cuota del segmento de las camionetas con ofertas de vehículos eléctricos".

Este último punto también resulta muy importante porque el mercado ha estado aguardando un lanzamiento del modelo Cybertruck de Tesla que ahora se sabe que no estará listo hasta 2023, por lo que Tesla seguirá competiendo con otros fabricantes de vehículos que vayan adaptándose al mercado eléctrico con sus dos modelos de referencia, el modelo S/X y el 3/Y.

En este sentido, desde Bloomberg Intelligence apuntan que, con un crecimiento del 133 por ciento de las ventas del modelo Y en 2021 para ocupar el primer puesto de volumen del año, "la saturación es un riesgo que limita su potencial de volumen al alza, incluso sin la amenaza competitiva del lanzamiento de nuevos vehículos eléctricos por parte de otros fabricantes".

Publicidad

Las acciones de Tesla pierden ímpetu

En este contexto, y a pesar de los buenos resultados presentados, el mercado ha rebajado las expectativas puestas en la empresa de Elon Musk durante el último año, dando muestras que apuntan a un techo bursátil para la compañía en los próximos 12 meses.

En lo que va de año, Tesla ha perdido un 21,87 por ciento que ha dejado su cotización en torno a los 937 dólares, una cifra que se sitúa por primera vez en los últimos meses en línea con las expectativas del consenso de analistas, que Tesla llevaba superando desde hace alrededor de seis meses.

Tras las actualizaciones de una buena parte de analistas que siguen a la empresa después de que esta presentara sus resultados, el precio objetivo medio de los títulos de Tesla se sitúa en 966 dólares, lo que deja un potencial de retorno del 3,1 por ciento que, de cumplirse, palidecería ante el 49.8 por ciento logrado en 2021.

Que la empresa llegue a desafiar estas previsiones dependerá, en gran parte, de que consiga abrir las puertas de sus gigafactorías en Alemania y Estados Unidos.

Publicidad
En portada

Noticias de