Las acciones de Telepizza se deprecian un 37 % en su primer año en bolsa

Desde que Telepizza regresara a la bolsa hace hoy justo un año, sus acciones acumulan una devaluación del 37 %, con los inversores a la espera de que sus planes para crecer fuera de España den sus frutos.

Así lo aseguran varios analistas consultados por Efe a la hora de hacer balance sobre estos doce meses de Telepizza en el mercado continuo, donde salió a un precio de 7,75 euros y hoy acabó la sesión en el entorno de los 4,85 euros.

Los títulos de la empresa de restauración española bajaron en su primer día en el parqué hasta 6,25 euros, tocaron suelo en septiembre (llegaron a cerrar a 3,99) y remontaron posteriormente hasta estabilizarse en torno a la barrera de los 5 euros.

Analistas como Víctor Peiró, de Beka Finance, apuntan a que el precio de salida era "demasiado alto" para una empresa con modestas tasas de crecimiento y que se vio penalizada por los "gastos extraordinarios" que supuso su regreso a la Bolsa nueve años después.

"El sector de la restauración en general y el de las pizzas en particular presenta mucha competencia", advierte Peiró en alusión a cadenas como Domino's o Papa John's, que pretenden hacerle frente en el mercado español, donde pese a todo es líder destacado de su segmento.

En opinión de Álvaro García-Capelo, de XTB, la explicación a esta depreciación es que los inversores siguen atentos a sus planes de expansión internacional tras una salida a Bolsa "con demasiada promoción".

"En España llevan muchos años de líderes, pero les falta demostrar que son capaces de seguir creciendo en otros países. Si consiguen dar el salto, puede suponer el fin de su caída", augura.

García-Capelo recuerda que la compañía ya intentó en el pasado dar el salto a mercados como el francés, al que acaba de volver tras trece años de ausencia.

Sólo en los últimos meses, Telepizza ha anunciado su entrada también en Reino Unido, Suiza, República Checa, Malta, Irán, Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudí o Paraguay.

De hecho, la empresa opera ya en más de una veintena de países, cuenta con 1.389 tiendas entre propias, franquiciadas y master franquiciadas, y su facturación global ascendió a 517 millones de euros en 2016, casi dos tercios gracias a su negocio en España.

En opinión del analista de XTB, la firma ha comenzado a entrar en varios países "en fase de pruebas", pero una vez comprueben que el modelo funciona, "se moverán rápido para abrir muchos más locales y hacerse fuertes" en cada mercado.

Desde MG Valores, el analista Nicolás López considera que el problema inicial tuvo que ver con la presencia de fondos de capital riesgo en su accionariado interesados en sacar la empresa a Bolsa para vender y recuperar su inversión.

"Vendieron un proyecto de expansión, pero en realidad Telepizza llevaba años más bien a la defensiva en un mercado maduro como es España y con poca presencia fuera. Eso explica su fuerte caída en los primeros meses, tras lo que se ha estabilizado en torno a los 5 euros", argumenta.

Este analista coincide en que la clave es esta nueva apuesta por crecer en otros países, "algo que ya intentó en el pasado y no cuajó del todo".

La multinacional presidida por Pablo Juantegui -la mayor compañía no estadounidense de venta de pizza a domicilio por número de tiendas- dejó atrás los números rojos el año pasado y registró un beneficio neto de 10,7 millones de euros, gracias en parte al uso de un crédito fiscal por valor de 19,6 millones de euros.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.