Las acciones de Boeing sobrevuelan máximos históricos

Los títulos de la compañía aeronáutica no paran de tocar máximos históricos en la Bolsa norteamericana. El sector goza de una muy buena salud y la cartera de pedidos está más que cubierta.

Las acciones de Boeing se han revalorizado más de un 20 por ciento desde su última presentación de resultados el pasado 26 de julio. Ese mismo día, los títulos de la aeronáutica subieron más de un 8 por ciento. 

En el primer semestre del año registró un beneficio neto de 3.212 millones de dólares (unos 2.761,2 millones de euros), tres veces más que en el mismo periodo del año anterior y la cifra de negocios de los seis primeros meses alcanzó los 43.715 millones de dólares (37.580 millones de euros), un 7,7 por ciento menos. La compañía registró un beneficio bruto de explotación (Ebitda) 3,5 veces mayor respecto a los seis primeros meses de 2016, hasta los 4.428 millones de dólares (3.806,5 millones de euros). El presidente y consejero delegado del Boeing, Dennis Muilenburg, atribuyó estas cifras a la ampliación de la cartera de pedido y a «importantes logros como entregar el primer avión 737 MAX».

«Nuestros equipos están logrando un mejor desempeño en cada segmento del negocio, lo que se refleja en nuestros sólidos resultados del segundo trimestre y en las mejores perspectivas de 2017», señaló Muilenburg.

Enrique Cuadra, director Corporativo de Riesgos y Recobro de Solunion, destaca que tras estas cuentas la «balanza» se comenzó a inclinar por Boeing, tras «varios años en los que Airbus, el principal competidor, mantenía la posición de liderazgo en la aviación comercial».

Asimismo, añade que este cambio de ciclo se confirma tanto con los pedidos cerrados en el certamen bianual de Le Bourget como en los anuncios de I D que viene realizando Boeing en los últimos tres años.

Los emergentes tiran de pedidos 

Publicidad

Boeing es una compañía que tiene una cartera de pedido llena y te da una estabilidad elevada. El analista de Renta 4 Celso Otero recuerda que Boeing tiene pedidos por 473.492 millones de dólares, que tiene una ventas de 90.000 millones al año, por lo que supone asegurarse un mínimo de cinco años. También se está viendo un incremento en el tráfico aéreo y de aerolíneas en países emergentes, que ayuda a que el sector goce de buena salud y favorece a los márgenes de la compañía. 

«En este sentido vemos más recorrido en los emergentes que en Europa», señala el experto. Si miramos su valoración y la comparamos con su histórico vemos cómo está cotizando 25 veces beneficio en 2017 y 23 veces beneficio en 2018. Esto supone situarse en la parte más alta de su cotización en la última década.

Publicidad

No obstante, el analista de Renta 4, a pesar de afirmar que es una compañía de alta calidad, considera que su valoración actual no es barata, al igual que el resto de la Bolsa americana. «Está cotizando con prima», considera, y afirma que a pesar de que le guste mucho ahora mismo no la tiene en cartera por su elevada valoración. Sobre el sector en general, el experto considera que es atractivo y que va mejorando márgenes, no tiene endeudamiento y le gusta a todo el mundo. Aún así, no duda en afirmar que ya se ha visto que en épocas de crisis hay cancelaciones de pedidos y que esto puede volver a pasar, aunque con estas palabras no quiere decir que exista alguna posibilidad. «No todo es bonito, hay riesgo en este tipo de inversión», finaliza.

Apuesta por el taxi volador

La última apuesta de Boeing es la compra de la compañía Aurora Flight Sciences, su socio desde hace mucho tiempo, con lo que obtendrá una cartera de tecnología futurista, como los taxis aéreos no tripulados que algún día quizás recorran los cielos de las ciudades al servicio de Uber Technologies. Esta adquisición ofrece a la aeronáutica mayores conocimientos especializados en copilotos robóticos, aeronaves de carga no tripuladas y otros productos diseñados para reconfigurar la industria aeroespacial. El acuerdo también subraya el enfoque de Boeing en transacciones más pequeñas, mientras competidores como Northrop Grumman y proveedores como United Technologies están tratando de lograr fusiones a gran escala.

Publicidad

El analista de Renta 4 considera que es probable que sea el futuro pero que muchas veces las disrupciones en el mercado son más lentas de lo que pensamos. «Imagínate un taxi volador en Madrid», enfatiza el experto, que explica que es muy complicado que llegue ese momento porque se necesitaría un espacio aéreo, que va asociado a más inversión. Lo equipara al coche autónomo, que dice que llegará pero que será poco a poco. No obstante, afirma que es una «pata más» y considera que si Boeing la ha comprado será porque tiene lógica.

En portada

Noticias de