Lane (BCE) descarta rápidas subidas de tipos y apunta a una revisión del QE

El economista jefe del BCE, Philip Lane, considera innecesario elevar los tipos de interés este año. Es más, apunta a revisar el fin del programa de compras si la inflación sigue disparada

El economista del Banco Central Europeo (BCE), Philip Lane, concluyó la semana con numerosas entrevistas con medios de comunicación en las que ha ido lanzando mensajes sobre la posible política monetaria del organismo en el corto plazo

Lane señaló a la CNBC que el BCE no debe precipitarse y dar pasos acelerados en política monetaria. Todo lo contrario, debe tomarse su tiempo y no dejarse llevar por la inflación, aunque esta cerrase marzo en el 7,5 por ciento. 

Publicidad

El irlandés descartaba una subida en los tipos de interés en el corto plazo al asegurar que el Consejo de Gobierno de la institución aprovechará las próximas reuniones para recabar más información sobre el estado de la economía y tener así una visión más amplia para tomar decesiones precisas. 

El mercado y miembros del BCE presionan para el cambio 

Los mercados presionan, y también los ‘halcones’ del organismo. La voz interna más dura en este sentido es el gobernador del Banco de Austria y miembro del Consejo de Gobierno del BCE, Robert Holzmann, que sigue pronunciándose sobre la necesidad de incrementar los tipos

Esta semana declaró que se debía elevar en 50 puntos básicos la facilidad de depósito para finales de este año o se correrá el riesgo de subirla con más violencia en 2023 para reducir la inflación. Esta declaración se une a la expresadas una semana antes sobre la necesidad de una subida de tipos a corto plazo

Publicidad

Con estos miembros, una parte del mercado descuenta hasta seis subidas de 10 puntos básicos este año, lo que llevaría a los tipos de facilidad de depósito a terreno positivo por primera vez desde 2012.

Lagarde se mantiene firme y Lane apoya 

Sin embargo, la presidenta del BCE, Christine Lagarde, dejó claro que ni siquiera se tocarán los tipos de interés hasta “algún tiempo después” del final de las compras netas de bonos, el programa QE, y Lane apoya públicamente esta tesis, pese a que la estrategia estaba pensada para un escenario de inflación del 5,1 por ciento para final de este año. 

Es más, Lane señaló a Bloomberg que, si las perspectivas de inflación se siguen deteriorando, el BCE se replanteará el calendario para poner fin al programa de compras. 

Publicidad

En otra entrevista con Politico, el economista jefe señaló que la situación actual de la inflación es “esencialmente” un “shock de inflación importado”, por lo que insiste en que “la mayor parte de esta inflación se desvanecerá”

Con todo, Lane cree que la inflación “disminuirá a finales de este año y será mucho más baja el próximo año y el año siguiente en comparación con este año”. 

En portada

Noticias de