La bolsa europea, de nuevo favorita para 2016

Con permiso de los riesgos políticos, China, en particular, y los emergentes, en general, la renta variable del Viejo Continente se presume ganadora en el año que acaba de comenzar

El_riesgo_ahora_está_en_las_elecciones_generales_0

La bolsa vuelve a ser el activo estrella. Y, dentro de ella, la europea. Lionel Aeschlimann, de Mirabaud, argumenta que a favor de ella va a jugar la debilidad del euro, así como la política monetaria expansiva del BCE. Como resume Anabel Laín, de Ibercaja, EE.UU. va más adelantado en el ciclo y Europa puede sacar más partido a su relativo retardo. Según Rory Bateman, de Schroders, «los márgenes de los beneficios, especialmente en la zona euro, están en niveles reducidos en comparación con EE.UU. Esta diferencia ha sido muy notoria desde la crisis, y una disminución de esta divergencia favorecería a Europa». Patrice Gautry, de UBP, prevé más sorpresas en los beneficios en Europa que en América. Miguel Ángel García, de Banca March, sintetiza: «En la eurozona hay potencial de aumento de márgenes y ventas, gracias a unos menores costes financieros y energéticos y a un euro menos fuerte». Según Álex Fusté, de Andbank, con un crecimiento en ventas del 3,5 por ciento, los márgenes aumentando al 8 por ciento, el retorno en Europa rondaría el 11 por ciento. 

Bateman advierte: «Aunque mantenemos una visión positiva sobre la bolsa europea en general, es probable que se registren importantes diferencias en cuanto a temáticas y sectores. Creemos que las oportunidades que se presenten en 2016 en el universo de la renta variable precisarán una cuidadosa selección de títulos a medida que se reduzcan las correlaciones, lo que dará lugar a una mayor diferenciación entre acciones». 

Luca Paolini, de Pictet AM, que coincide en su preferencia por la bolsa europea, advierte del riesgo de que a todo el mundo le guste. «Puede haber volatilidad: los inversores pueden cuestionarse cada cierto tiempo la sobreponderación en Europa». Y añade: «En 2015 hemos acertado en sobreponderar Italia, y seguimos estimando que en 2016 lo hará bien, si bien consideramos movernos hacia acciones de Alemania, como apuesta de recuperación, pues beneficios y márgenes están muy altos». Reconoce, además, que las acciones lusas y españolas están más baratas. 

Juan Luis García Alejo, de Andbank, comenta que más que por índices, la diferenciación entre activos de bolsa vendrá por tipo de acciones, entre las más domésticas, que se ven favorecidas por el contexto de recuperación del continente europeo, y las más globales, más afectadas por el enfriamiento emergente. Paolini muestra su apuesta por los títulos cíclicos domésticos. «Preferimos títulos cíclicos baratos con poca exposición a materias primas y perspectivas de aumento de beneficios. Nos gustan tecnológicas y bancos. Infraponderamos sectores defensivos», dice Paolini.
Para Goldman Sachs, los sectores con más atractivo serían el de medios, seguros, 'telecos', tecnología, así como ocio y viajes, salud y bancos. Con consejo de infraponderar tendrían sectores como recursos básicos, alimentación y bebidas, tabaco, bienes y servicios industriales y el químico. La cartera de valores europeos de Andbank estaría formada por nombres como Unicrédito, Ericsson, Publicis, Société Générale, Cap Gemini, EDP, Carrefour o Eni. Renta 4, por su parte, apuesta por compañías ligadas a las materias primas, como Antofagasta y Aperam, el líder mundial en retail aeroportuario Dufry, la tecnológica ASML, la química Basf, Deutsche Post, ING, Novartis, Philips y Vodafone. 

El Ibex-35, hacia los 11.500

¿Qué hay que esperar del Ibex? Según Estefanía Ponte, de BNP Paribas Personal Investors, el escenario habría respaldado este año un objetivo de 12.300 puntos, pero la incertidumbre política y América Latina lo ha dejado limitado a los 10.400 puntos. Para 2016, el objetivo estaría, por fundamentales, en los 11.500 puntos. Para Andbank, el objetivo del Ibex-35 estaría en los 11.450 puntos. Pero, según Víctor Alvargonzález, de Tressis, la renta variable española lo hará peor que el resto de las europeas: los riesgos que han frenado al Ibex-35 este año seguirán presentes.
A la hora de crear una cartera de valores españoles, Diego Jiménez-Albarracín, de Deutsche Bank, apostaría por empresas con elevada rentabilidad por dividendo, por un lado, puesto que opina que el dinero que irá saliendo de la renta fija irá hacia estos valores. Teniendo en cuenta este criterio, se quedaría con Iberdrola, BBVA, Santander, Abertis, Red Eléctrica y Enagás. También apostaría por empresas más ligadas al ciclo, como Acciona o Ferrovial. 

Desde Tressis, Pablo Iturriaga coincide en que un peso importante de las carteras debería estar en defensivos con alta rentabilidad por dividendo, con valores como Red Eléctrica, Iberdrola, Enagás y Ferrovial. Por otro lado, debido a los bajos precios de la energía, apostaría por IAG, Amadeus o Inditex. 

Los expertos de Andbank, por su parte, en España apuestan por Telefónica, Iberdrola, Liberbank, IAG, Acerinox, Meliá, Abertis, OHL; Bankia, Santander, Enagás, Merlin Properties y Naturhouse. Para los expertos de Renta 4, los valores favoritos para 2016 serían Santander, CaixaBank, Repsol, Técnicas Reunidas, Gas Natural, Telefónica, ACS, Sacyr, Acerinox, IAG, BME y Dia. Además, apuntan que podrían surgir buenos momentos de entrada en otros títulos como Iberdrola, Cellnex, Ferrovial, FCC, ArcelorMittal, Amadeus, Indra, Viscofán y Gamesa. 

Wall Street: ¿plana en 2016?

¿Hay que descartar la inversión en la bolsa americana? Según Fusté, aunque la economía americana lo hará bien en 2016, el S&P 500 no irá a ningún lado. Los expertos de Banca March mantienen una opinión neutral en EE.UU., por valoración, márgenes en máximos y subida de tipos de interés. Esa peor opinión de los analistas respecto a Wall Street no elimina del todo a las acciones americanas de las carteras. De hecho, los expertos de Renta 4 recuerdan que 2016 es año electoral en EE.UU. y suele favorecer a la bolsa. En este contexto, Jiménez-Albarracín reivindica una selección de acciones, que excluya a 'telecos', eléctricas y energéticas. Apuesta, en cambio, por tecnológicas como eBay, Paypal, Facebook o Alphabet, mientras que desde Andbank incluyen el atractivo de Citi o Bank of America, los grandes beneficiados por las subidas de los tipos. Gautry añade que en la bolsa americana habría que apostar por valores de crecimiento. Pueden interesar los de consumo. La cartera americana de Renta 4 incluye a Monsanto, Mead J. Nutrition, Disney, Colgate, Accenture, McDonald's, Mastercard, Procter & Gamble, Metlife y Baxter. 

Una pequeña apuesta emergente

Para Paolini, los emergentes están cerca del suelo. Añade: «El sentimiento está deprimido, con la mayor infraponderación desde 2001 y las valoraciones más bajas», aunque, para entrar más seguro, habría que esperar, según Paolini, a los máximos del dólar. Pero cuidado si se mantiene fuerte: para Burgess, supondría otro revés para los emergentes. Porque, como añaden desde BandyWine Global, seguiría distorsionando el crudo y otras materias primas y ya hemos visto en los últimos días cómo se sufre cuando el crudo se desploma. 

China marcará la pauta, aunque no hay gran preocupación. Mark Burgess, de Columbia Threadneedle Inv., sigue diciendo que es un interrogante, dice que, para que el crecimiento entre en negativo, el consumo tendría que desplomarse y el Gobierno tendría que optar por no estimular la economía. Improbable. En todo caso, la ralentización china será un reto para otros emergentes. Según Gautry, pese a todo, en 2016 habrá menos malas noticias de allí. 

Para Banca March, tras el mercado europeo, su favorito es el asiático. También para Paolini, aunque con matices: «Preferimos acciones de Asia por valoraciones y signos de estabilización, con mejora de encuestas manufactureras, especialmente de Taiwán y Corea -muy baratas-, Rusia y de China. Las acciones consideradas de mayor calidad, por bajo apalancamiento, buenas tendencias demográficas y agenda de reformas, como México, Filipinas e India, cotizan con prima». Pero le gustan las acciones de India con vistas al medio y al largo plazo, aunque como peligro señala que cotice con una prima del 60 por ciento respecto a otros emergentes y que a todo el mundo le guste. 

Para Andbank, los efectos de la subida de tipos de la Fed deberían ser limitados: «No hay modelo económico en el que una variación en los tipos de 25 a 75 puntos básicos cause un gran cambio en los patrones de conducta de los consumidores, ahorradores e inversores». En su opinión, hay que estar en mercados emergentes. En China en particular, los expertos de Andbank esperan un retorno del 17 por ciento y en India, de un 14 por ciento. Sobre México, Fusté prevé una subida del 11 por ciento. Y respecto a Brasil, espera recesión en 2016, pero recuperación en 2017, que la bolsa puede recoger desde mediados de año. Los expertos de Renta 4, en América Latina sobreponderan Perú y Colombia, estarían neutrales en México, Chile y Argentina e infraponderarían Brasil. 

Japón: ¿con potencial?

El mercado nipón suscita más controversia. Así, Fusté afirma que no se justifica estar en bolsa japonesa. Pero a Paolini sí le gusta: por la divisa, porque es uno de los mercados más baratos y cuenta con una elevada cantidad de masa monetaria para invertir, proporcionar dividendo o recomprar acciones. Además, el volumen de depósitos bancarios es un 50 por ciento mayor que la capitalización bursátil. Dada la liquidez disponible y que la inflación empieza a aumentar, es previsible, según Paolini, una rotación hacia acciones. En Japón, a Paolini le gustan empresas pequeñas y medianas y los bancos. Los expertos de Renta 4 añaden Heiwa Corp, Mitsubishi Electronics, Hitachi, Daikin Industries, Softbank Corp, JGC Corp, Taiyo Holdings como opciones en Japón.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.