La banca propone aplicar incentivos que fomenten la inversión sostenible

El sector financiero español propone buscar incentivos que ayuden a fomentar la inversión sostenible, como por ejemplo, conceder incentivos fiscales en el caso de la constitución de las hipotecas verdes.

En España, siete entidades financieras, el Ayuntamiento de Madrid y varias asociaciones han puesto en marcha el proyecto "Hipotecas Piloto a la Eficiencia Energética", que ha sido lanzado por la Federación Hipotecaria Europea (European Mortgage Federation) junto con otros organismos.

Estas hipotecas, según explicaron las firmas involucradas en el proyecto, podrían conllevar condiciones favorables de financiación para edificios energéticamente eficientes y rehabilitaciones que supongan ahorro de energía.

No obstante, la banca española advierte de que no todo "lo verde" debe estar exento de riesgo, y que no debe tener un trato ventajoso, y que habrá que analizar operación por operación.

Así lo han explicado fuentes financieras, que no obstante, han reconocido que este nuevo campo de las finanzas sostenibles ofrece oportunidades de inversión al sector.

La banca nacional está comprometida con este cambio de cultura, y está trabajando en los foros más importantes donde se aprueban iniciativas en este sentido, como Santander y BBVA, que colaboran con otras catorce entidades dentro de un grupo piloto promovido por Naciones Unidas para analizar el impacto financiero sobre el cambio climático.

La Comisión Europea publicó en marzo un Plan de acción sobre finanzas sostenibles, que tiene como objetivo reorientar inversiones hacia proyectos que favorezcan la lucha contra el cambio climático, la transición energética o la sostenibilidad medioambiental, ya que Europa necesitará cada año 180.000 millones adicionales en inversiones para cumplir sus objetivos de clima para 2030.

El presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), José María Roldán, valoró hace unos días estas iniciativas europeas llevadas a cabo para el desarrollo de finanzas sostenibles, pero echó en falta una mayor presencia del sector bancario en los grupos de trabajo que se llevan a cabo.

Durante su participación en un curso de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) de Santander, Roldán se refería a las recomendaciones de la Task Force o grupo de trabajo con el que la Unión Europea quiere abordar una economía sostenible, en el que el sector no ha participado en la medida que hubiera sido deseable.

Para Roldán, los bancos son precisamente "la palanca que van a utilizar las autoridades públicas para garantizar una transición hacia una economía más sostenible" que permita preservar la estabilidad financiera.

Las ventajas para el sector son evidentes, según añadió, ya que lo que impulsa la inversión socialmente responsable es, "además de motivos altruistas", una rentabilidad claramente demostrada, como perciben ya los inversores institucionales que apuestan por estos activos.

El BBVA anunció en marzo la movilización hasta 2025 de 100.000 millones de euros en proyectos que luchen contra el cambio climático y que potencien la financiación verde, las infraestructuras sostenibles, el emprendimiento social y la inclusión financiera.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.