¿Es un buen momento para las acereras?

Un gigante del acero se está forjando en Europa. La posible fusión entre la empresa alemana y la india dará mucho de qué hablar este final de año. No obstante, ArcelorMittal seguirá siendo el rival a batir, aunque no esté ahora mismo pasando por su mejor momento en el año.

Un gigante del acero se está forjando en Europa. La posible fusión entre la empresa alemana y la india dará mucho de qué hablar este final de año. No obstante, ArcelorMittal seguirá siendo el rival a batir, aunque no esté ahora mismo pasando por su mejor momento en el año.

La alemana ThyssenKrupp y el grupo indio Tata Steel anunciaron la pasada semana que habían llegado a un acuerdo para fusionar sus operaciones de acero en Europa en una sociedad de riesgo compartido en la que cada una tendrá una participación del 50 por ciento. Con esta fusión se convertirán, si se llega a cerrar el acuerdo, en la segunda mayor acerera de Europa, solo por detrás de ArcelorMittal. 

De este nuevo gigante del acero saldría una compañía con unas sinergias anuales de entre 400 y 600 millones de euros, con una facturación de 15.000 millones de euros y con una previsión de envíos de 21 millones de toneladas de acero al año. La nueva compañía, que pasaría a llamarse ThyssenKrupp Tata Steel, contaría con 48.000 empleados repartidos en 34 ubicaciones. No obstante, la polémica no ha tardado en llegar, ya que ambas empresas prevén que tras la fusión se tendría que recortar el 8 por ciento de la plantilla, unos 4.000 empleos repartidos a la par entre el área de administración y de producción. 

El consejero delegado de la compañía alemana, Heinrich Hiesinger, afirmó que «el negocio del acero se enfrenta a grandes necesidades de reestructuración para poder ser rentable». Por otra parte, el presidente de Tata Steel, Natarajn Chandrasekaran, aseguró que la asociación es «una oportunidad trascendental para ambos socios». El proyecto aún necesita la aprobación del consejo de supervisión de la acerera alemana, donde los representantes de los trabajadores tienen la mitad de las plazas. El principal accionista de Thyssenkrupp, la fundación Krupp, que ostenta el 23 por ciento del capital, anunció el pasado miércoles que aprobaba el proyecto destinado a «preservar a largo plazo la empresa y su independencia». 

UNA FUSIÓN CON DIFERENTES PUNTOS DE VISTA

Las reacciones ante tal movimiento empresarial no se han hecho esperar. La ministra alemana de Trabajo, Andrea Nahles, rechazó la fusión «a cualquier precio» y la titular de Economía, Brigitte Zypries, instó a implicar en las negociaciones a los representantes de los trabajadores. El analista de XTB Antonio Sales considera que lo que han buscado ambas empresas es una reestructuración del negocio y una reducción de costes. «Quieren abarcar los dos mercados de una manera más fuerte y unir los planes estratégicos para reducir empleados, reducir costes y adquirir un mayor volumen de inversión», afirma el analista, que también considera que es una unión «estratégica y buena» y que va a ser «bastante positiva para ambas». 

Publicidad

No obstante, Sales no descarta que vayan a tener problemas, sobre todo por el tema de los despidos. «Hablamos de unos 1.800 administrativos y unos 2.000 en producción», recuerda el analista. Sales se muestra reacio a creer que la fusión verá la luz a principios de 2018, pero disculpa a las acereras pues entiende «que la fecha tan cercana es una forma de lanzarle un mensaje optimista al mercado». Preguntado por cómo afectaría esta nueva compañía a ArcelorMittal, el analista afirma que no le vendrá bien. «Estás juntando dos pescaditos pequeños y estás haciendo uno grande, que tendrá más poder en mejores costes de producción, más capacidad de abastecimiento del mercado y más capacidad de venta». 

Aunque no duda en afirmar que ArcelorMittal será capaz de hacerlo mejor que ellos. Por otra parte, el analista de Ahorro Corporación César Sánchez-Grande afirma que las fusiones las ve normalmente desde un punto de vista positivo porque siempre llevan consigo una reestructuración de la producción, que se deriva en recortes en la capacidad productiva y eso es «siempre bueno para un sector donde hay sobrecapacidad». Iván San Félix de Renta 4 también cree que a ArcelorMittal le vendría bien esta fusión. «Todo lo que sea recortar la capacidad que hay es bueno porque en el sector hay exceso de inventario y si al final recortan la producción esos inventarios se irán definiendo mejor y es positivo para los precios», destaca.

Publicidad

ACERERAS: VOLÁTILES PERO CON RECORRIDO 

Sin duda alguna, este movimiento corporativo será analizado por todo aquel que esté pendiente de la renta variable española. En el Ibex 35, ArcelorMittal y Acerinox son dos valores que suelen estar siempre en el candelero por su fuerte volatilidad. 

Sánchez-Grande ve a Acerinox en un «entorno positivo». Prevé para la compañía un buen ejercicio con un fuerte crecimiento en la demanda final de todos los mercados. «Se prevé un crecimiento del ebitda superior al 50 por ciento, que demuestra el buen funcionamiento de los planes de eficiencia de la compañía». El analista de Ahorro Corporación se muestra muy optimista y piensa que Acerinox aún tiene recorrido, hasta los 15 euros por acción. En Renta 4 son menos optimistas y lo valoran en 14,10 euros, pero también afirman que aún tiene bastante recorrido. 

Publicidad

Desde XTB dicen que el valor tiene una «resistencia en los 12 euros», que tiene un precio objetivo de 12,20 y como mínimo se encuentra el nivel de los 11,70 euros por título. Según el analista de Renta 4 lo mejor que le vendría ahora a Acerinox sería que el euro se relajara. Cabe destacar que la acerera no está pasando por su mejor momento bursátil. En el año pierde un 2 por ciento. No obstante, los analistas coinciden en que es muy probable que el valor termine el año en positivo, según vayan los próximos resultados. 

El caso de ArcelorMittal, según el consenso de analistas, es muy parecido. La acerera está teniendo un comportamiento muy positivo en el trimestre (gana un 7 por ciento) y ha entrado en la senda positiva anual, con un repunte superior al 1 por ciento. El analista de Ahorro Corporación ve un recorrido del valor hasta los 27,30 euros. Mucha más baja es la estimación de Renta 4, que lo ve en 23,70 euros por título. El analista de XTB ve a la acerera en un rango de 21-23 euros por acción y considera que de bajar del nivel de los 20,80 euros, sería un buen momento para abandonar el valor.
No obstante, con todo ello, los expertos coinciden en que es un buen momento para invertir en las acereras, siempre y cuando se les coja el ritmo, porque no hay que dejar de lado que son valores con un alto índice de volatilidad. San Félix concluye que el sector está yendo bien y que la demanda sigue siendo fuerte en las principales zonas geográficas.

En portada

Noticias de