El Ibex-35 aguanta los 9.200 pese a los renovados temores comerciales

Recortes modestos en las Bolsas ante la posibilidad de que surjan dificultades en las negociaciones entre Estados Unidos y China. El equipo negociador americano tiene un planteamiento más ambicioso del que podría estar dispuesto a aceptar el chino.

La presión bajista y el mal tono de Telefónica dejan al IBEX 35 a la cola de Europa

Pérdidas en los mercados de renta variable a uno y a otro lado del Atlántico. Y ello, en parte, por las dudas sobre la guerra comercial. El representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, ha afirmado que es aún demasiado pronto para saber si China cederá a las demandas de Estados Unidos. Lighthizer está planeando una cumbre bilateral al más alto nivel entre Donald Trump y Xi Jinping que culmine con un acuerdo comercial. Las posiciones de Lighthizer contrastan con el optimismo que en pasadas sesiones ha mostrado el presidente Trump. Un posible escollo puede residir en que Estados Unidos podría no verse satisfecho con el simple aumento de las compras de bienes americanos por parte de China. Las cuestiones sobre la mesa entre Estados Unidos y China "son demasiado serias como para resolverse con promesas de compras adicionales", advirtió Lighthizer. "Necesitamos nuevas reglas", añadió. Sobre todo, posiblemente, en las cuestiones relacionadas con la propiedad intelectual y las transferencias de tecnología. En definitiva, Estados Unidos quiere que su acuerdo con China lleve consigo cambios estructurales significativos en el modelo económico del gigante chino. En declaraciones a Bloomberg, Quincy Krosby, de Prudential Financial, afirmó que Lighthizer tiende a ser el más duro en la negociación con China. Por lo que quizás está mostrando el programa de máximos de Estados Unidos.  

De todas formas, con ello, con la posibilidad de que las negociaciones entre China y EE.UU. no sean tan fáciles o de que hayan encallado, Wall Street se movía a la baja. El Dow Jones retrocedía un 0,45% al cierre de los mercados del Viejo Continente, mientras que el S&P 500 se dejaba un 0,45%, y el Nasdasq, alrededor de un 0,35%. 

De todos modos, las acciones ya bajaban antes de que Lighthizer realizara sus declaraciones ante el Congreso de los Estados Unidos. Los mercados se tenían que enfrentar a decepciones en resultados empresariales, así como a las tensiones geopolíticas en Asia: Pakistán ha derribado dos aviones de combate de India en el marco del conflicto por Cachemira. Se trata del peor choque desde 1971. Y también hay incertidumbre sobre la reunión que mantendrán el líder norcoreano, Kim Jong Un y Donald Trump en Hanoi. 

En Europa, el índice que más volvía a caer era el Ftse 100 británico: terminó el día con un recorte de alrededor de un 0,60%. Ello, ante una nueva apreciación de la libra esterlina frente al euro y frente al dólar. 

Mientras, el selectivo español terminó el día con un descenso del 0,17%, para dar un último cambio en los 9.211,7 puntos

El Ibex-35 arrancaba la sesión con ligeros cambios, pero por encima de los 9.200 puntos. Perdió esa cota y marcó mínimos del día en los 9.160 puntos a las once de la mañana. A partir de ahí empezó a recortar sus descensos. Llegó a intentar entrar en verde, pero sin éxito: los descensos de la Bolsa de Nueva York se lo impidieron.

El Dax alemán retrocedió un 0,46%. El Cac 40 francés terminó la jornada con una pérdida del 0,26%. El PSI-20 de Lisboa cayó un mínimo de 0,04%. 

El único indicador que terminó en positivo fue el Ftse Mib de Milán, que se apuntó un 0,19%. 

La banca destaca en el selectivo español

En el selectivo español, destacó el sector financiero. El Sabadell fue el valor más rentable del día, con una subida del 3,08%. A continuación se colocaron BBVA y CaixaBank, con avances de un 2,44% y de un 2,34%, respectivamente. Bankia también se anotó más de un 2%. Bankinter y el Santander también cerraron en positivo: ganaron un 0,94% y un 0,39%, respectivamente. 

En verde, pocos valores más. entre los mejores se coló Mediaset, que avanzó un 1,61%. Entre los grandes valores, Repsol e Iberdrola también terminaron en positivo, con subidas de un 0,13% y de un 0,11%, respectivamente. 

En rojo, Ence encabezó los descensos, con un recorte del 2,65%. Meliá, IAG, Grifols y Cie Automotive también perdieron más de dos puntos porcentuales. 

La subida del sector financiero pudo tener que ver con el incremento de los intereses de los bonos a nivel global. Así, el rendimiento del título americano pasó del 2,64% al 2,68%; mientras que el de su comparable alemán se incrementó desde el 0,11% hasta el 0,14%. El rendimiento de los bonos españoles subió desde el 1,13% hasta el 1,15%. 

En el mercado de materias primas, subidas para el barril de Brent: avanzaba un 2,18%, después de las declaraciones de Arabia Saudí respecto a su disposición a mantener los recortes de producción durante la segunda mitad de este año, contraviniendo los deseos de Donald Trump, que se quejó a principios de semana de la fuerte subida de los precios que acumula el barril en lo que llevamos de año.

El precio del oro, mientras, se movía a la baja: retrocedía un 0,63%, hasta los 1.320 dólares la onza. 

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.