El expresidente del BES dice que no es culpable de las pérdidas de Novo Banco

Ricardo Salgado, presidente del colapsado Banco Espírito Santo (BES) entre 1992 y 2014, defendió que las pérdidas de casi 1.000 millones de euros del Novo Banco, escisión saneada del BES, no son responsabilidad suya.

"Salgado no dará la espalda a su responsabilidad por la gestión del banco que se distinguió en el apoyo a las empresas y el Estado luso (...) Sin embargo, más de un año y medio después de la resolución, no se le puede responsabilizar por la gestión del Novo Banco", señalaron los abogados de Salgado en un comunicado.

El Novo Banco, escisión creada a partir de los activos saneados del quebrado BES, anunció el miércoles unas pérdidas de 980,6 millones de euros en 2015, influido por unas altísimas provisiones (1.054 millones) asociadas a créditos heredados del BES que presentaban problemas para ser cobrados.

Salgado está en libertad condicional mientras se le investiga por dos casos de fraude fiscal, uno de blanqueo de capitales ("Monte Branco") y otro por el colapso del BES.

En la nota, los letrados del antiguo banquero recordaron que, antes de que el banco quebrara en agosto de 2014, el BES ya se había prevenido por una constitución de provisiones superiores a las que el balance del Novo Banco tenía a finales de 2014.

También mencionó que la administración del BES fue "evaluada" por entidades como el Banco central de Portugal (BdP) y por "un conjunto de inversores y consultoras internacionales" una vez efectuado una ampliación de capital en mayo-junio de 2014.

"Es hora de que el señor gobernador del Banco de Portugal (Carlos Costa) asuma la responsabilidad por sus actos", refiere el comunicado de los abogados de Salgado, en una crítica directa a la gestión del Banco Central, al que el exbanquero acusa de haber contribuido para el colapso del BES.

"Un año y medio después de la resolución, el Novo Banco tiene un 24 % menos de depósitos y concedió un 33 % menos de crédito de lo que el BES tenía el 30 de junio de 2014, lo que demuestra que los clientes tenían más confianza en el BES que en Novo Banco", concluye la nota.

El Novo Banco se creó en agosto de 2014. Entonces fue recapitalizado con un crédito público de 3.900 millones de euros y otros 1.000 millones aportados por el resto de bancos portugueses.

En la actualidad es la tercera mayor entidad del país y se encuentra en proceso de venta, aunque la izquierda radical, socia del gobernante Partido Socialista (PS), ha pedido que se nacionalice.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.