El dólar suaviza su alza en Argentina tras fuertes embates frente al peso

El dólar cotizó hoy nuevamente en positivo frente al peso argentino pero suavizó su ascenso tras las fuertes alzas registradas la pasada semana, que solo dieron un breve respiro el viernes, cuando el Banco Central se vio obligado a subir la tasa de interés y el Gobierno a bajar su meta de déficit fiscal.

Los mercados abrieron este lunes la semana con fuerte expectación por el comportamiento de la moneda local, que por la mañana abrió estable pero finalmente, al cierre, se depreció un 0,45 % frente a la divisa estadounidense, que cerró a 22,30 pesos, diez centavos por arriba del pasado viernes.

Ese día, las medidas oficiales -la venta masiva de dólares por parte del Banco Central, tres subidas en solo una semana de los tipos de interés (hasta el 40 %) y la reducción de la meta de déficit fiscal- lograron revalorizar levemente el peso, que en solo siete días había pasado de costar 20,80 pesos -el 26 de abril- a 23,30 el jueves.

"No es un buen comienzo. La acciones argentinas han caído, los bonos argentinos también, el dólar ha subido un poquito respecto al viernes y a esta hora todavía no sabemos si el banco central ha vendido reservas", contó esta tarde a Efe, al poco de cerrar el mercado de cambios de Buenos Aires, el economista José Luis Espert.

Fuerte defensor del libre mercado y autor del libro "La Argentina devorada", en el que aboga por la necesidad de un cambio radical del modelo económico seguido por todos los Gobiernos del país durante décadas, Espert asegura que para mantener esta "levísima calma" en el mercado cambiario, el Gobierno va a tener que anunciar "algo más" que la drástica subida de tasas, como un paquete fiscal más sólido o un nuevo programa monetario.

Las variaciones cambiarias influyen de forma especial en Argentina, donde a pesar de que la gente cobra su sueldo en pesos, los históricos vaivenes de la moneda han educado a la sociedad a depender fuertemente de la moneda estadounidense y tratar de guardar sus ahorros en esa divisa.

A esto se suma la constante inflación: en 2017 los precios subieron un 24,8 % y solo en el primer trimestre de este año avanzaron un 6,7 %.

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, en una entrevista este domingo, insistió en que la gente "tiene que estar tranquila" y confiar en las políticas del Gobierno, y auguró que la volatilidad cambiaria de aquí en adelante va a ser "mucho más baja".

"Lo que se ha movido el dólar en Argentina en el último mes es muy parecido a lo que se ha movido el rublo ruso o la moneda de Sudáfrica. Ahora, cuando empezamos a notar una presión adicional nos juntamos y coordinamos políticas para llevar tranquilidad a los mercados", señaló Dujovne.

El ministro destacó que el haber reducido la meta de déficit fiscal para este año del 3,2 % al 2,7 % -lo que permitirá ahorrar 3.200 millones de dólares, achicando principalmente el presupuesto en obra pública-, posibilitó que el mercado cambiario se estabilizara el viernes por la confianza transmitida.

"Y estamos seguros de que va a seguir con una volatilidad mucho más baja", añadió.

Sobre la subida de las tasas de interés -del 27,25 % al 40 % en una semana-, Dujovne afirmó que en el corto plazo representa un rol "muy importante" para evitar un "shock", pero reconoció que si persistieran "muy altas por mucho tiempo" habría un impacto en el nivel de actividad.

El Gobierno reitera que la subida del dólar ha afectado a otras monedas emergentes por la subida de las tasas de interés en Estados Unidos, pero enfatiza en que en el caso argentino ha influido especialmente la "incertidumbre" ante la actitud "demagógica" de la oposición para "dañar al Gobierno".

En las últimas semanas, diversos grupos han impulsado en el Congreso un proyecto para frenar los aumentos que el Ejecutivo ha impulsado para actualizar las durante años estancadas tarifas de la electricidad o el gas, que según el oficialismo tendría un millonario costo fiscal y que se prevé que Macri vete en caso de ser aprobado.

"El retrasar las tarifas implicaría aumentar el déficit fiscal en unos 100.000 millones de pesos por año (4.557 millones de dólares). Es demagógica por el costo y porque no es el rol del congreso fijar la política tarifaria", añadió el ministro.

En mayo, el ministro auguró que la inflación será "un poco más alta" de lo esperado, pero más baja que la de abril por el impacto de la depreciación del peso, aunque por el momento, el Gobierno no tiene previsto variar la meta inflacionaria para todo el año, que mantiene en el 15 %, a pesar de la desconfianza de muchos analistas en que pueda cumplirse.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.